Apagón analógico apura a televisoras locales y de bajo presupuesto

Canales con bajos ingresos buscan opciones para adaptarse a tecnología digital

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /tecnologia/television_digital-encendido-apagon_ELFCHA20140919_0001_5.jpg
    326x204
    Apagón analógico apura a televisoras locales y de bajo presupuesto
    / 19 SEP 2014

index

En la carrera por evolucionar hacia la televisión digital, las empresas que cuentan con presupuestos limitados y las regionales se quedan en la retaguardia.

Para avanzar, estas televisoras planean unirse en grupos con el objetivo de atraer inversión y comprar equipo en conjunto.

Cumplir con los requerimientos para migrar hacia la tecnología digital requiere de profesionales y técnicos preparados, equipo nuevo y una inversión inicial que va de los $100.000 hasta los $300.000, según los cálculos que han hecho las televisoras.

Aunque solo faltan tres años para el apagón analógico, momento en que la señal digital sustituirá a la analógica, las compañías avanzan a pasos desiguales.

De los 72 canales existentes, Repretel, Teletica, Enlace, Sinart y Canal UCR están listos para encender su frecuencia digital, y algunos menos populares también cuentan con los transmisores necesarios para cuando llegue el apagón analógico.

Otras televisoras que tienen ingresos menores como Anexión TV o Telefides apenas empiezan a vislumbrar los retos y las posibilidades de adaptarse al cambio.

El rezago del cual son protagonistas se debe en parte a sus dificultades económicas. “Aunque es una inversión moderada, nosotros no podemos sacar $300.000 de nuestro bolsillo”, dijo Saray Amador, presidenta de la Cámara Nacional de Radio y Televisión.

Hasta el momento, las conversaciones entre los canales se han llevado a cabo de manera informal. Sin embargo, Amador confirmó que entre cinco y seis televisoras se reunirán para buscar financiamiento internacional en conjunto.

Colaboración del Estado

Los 12 canales regionales también se han mantenido en la línea de salida hacia la televisión digital. Su capacidad adquisitiva, afirman, es menor que la de los canales nacionales, por lo que su adaptación es más lenta.

“Se han quedado midiendo la inversión y el proceso”, dijo Vanesa Castro, vicepresidenta de la Cámara de Infocomunicación.

En conjunto con otros de ingresos bajos, piensan solicitar ayuda al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones para adaptarse al proceso y no perder sus frecuencias ni las oportunidades de la televisión digital.

Son precisamente las zonas rurales las que más consumen televisión abierta en comparación con quienes pagan por televisión de suscripción.

Mientras en el Valle Central solo un 37% requiere el servicio de televisión gratuita, en la región Brunca (en el pacífico sur) el porcentaje aumenta al 62%: solo un 38% paga por tv de cable.

La jerarca del Micitt confirmó que aún no se ha definido ningún tipo de colaboración para que las pequeñas empresas se ajusten a la tecnología digital.

Otras alternativas

Entre las conversaciones que mantienen los representantes de las televisoras, surgen ideas como utilizar transmisores compartidos y comprados entre todos los actores (uno de los mayores focos de inversión) o aprovechar las frecuencias asignadas al canal estatal Sinart para viajar a través de su infraestructura, donada por Japón.

Sin embargo, para lograr este tipo de alianzas es necesario crear un clima de seguridad jurídica, indicó Castro.

“Todo depende de que existan normas muy claras para que las concesiones de cada uno no se pongan en peligro”, dijo.

Otra de las posibles opciones consiste en mantener un conjunto de técnicos entre todas las empresas, con el fin de abaratar costos y recibir asesoría en el proceso de transición.

La inversión para las empresas con bajos ingresos es sostenible a mediano plazo, según coinciden las televisoras.

La ventaja de la televisión digital, comentó el operador de televisión Antonio Alexandre, es que la potencia de los transmisores digitales es menor y tiene mayor cobertura que los analógicos.

Sostenbilidad y financiamiento