El uso del Twitter está disperso en Gobierno

Uso del microblog depende del estilo de cada funcionario

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

No existen reglas ni estrategia en el Gobierno para usar una red social como Twitter, que reúne a profesionales y personas vinculadas a las nuevas tecnologías.

Cada funcionario lo hace a su estilo, como puede y sin medir el impacto como figuras públicas.

Por ejemplo, desde mayo del 2010, el perfil de la Presidenta Laura Chinchilla se un caracteriza por dar mensajes más oficiales que personales. En contraste, en la época de campaña, la participación de Chinchilla era más personal.

Como resultado, @Laura_Ch es muy seguido, leído, mencionado y retuiteado, pero tiene muy poca conversación.

Una actitud similar tiene el ministro de comunicación, Francisco Chacón, quien usa esta red social para informar sobre el trabajo y logros del Gobierno.

En tanto, quien sigue a Leonardo Garnier, ministro de Educación, siente la presencia más personal del funcionario en Twitter. Algo similar perciben los seguidores de Roberto Gallardo, ministro de Planificación, que emplea los 140 caracteres del servicio para compartir actividades, subir links de temas relacionados con la función y tener intercambios y comentarios sobre deporte y familia.

Así se desprende de un análisis de los cuatro perfiles de estos funcionarios públicos Twitter, por parte de Rogelio Umaña, director creativo de medios interactivos de la agencia Tribu DDB.

El estudio se realizó utilizando una herramienta llamada KloutScore que mide la influencia de los cibernautas en redes sociales.

En el caso de Twitter, la herramienta toma en cuenta aspectos como la influencia de los retweets y las menciones, la cantidad seguidores, la actividad del usuario en la creación de contenido y el intercambio de contenido entre twitteros con influencia.

En Costa Rica, el servicio del microblogging es conocido por un 89% de la población del Gran Área Metropolitana, es usada por un 12% de ellos, pero es la red principal para apenas un 1,2%. Los datos surgen del estudio Red 506 de este año, que elabora Unimer para EF.

Más personal es mejor

El análisis evidencia que los cuatro funcionarios públicos tienen una influencia global aceptable en Twitter.

De los cuatro,Chinchilla es quien tiene una mejor calificación, de 70 en una escala de uno a 100. Leonardo Garnier (Klout Score, con 63 puntos, ocupa el segundo puesto. En tanto Gallardo y Chacón obtuvieron 56 y 57 puntos respectivamente.

Empero, Umaña califica como muy exitosos el perfil de los ministros de Educación y Planificación porque hacen un buen balance entre la actividad privada y pública en el microblog .

“Garnier tiene mucha interacción y conversación natural con la gente, incluyendo una que otra vez que le ha entrado a la discusión fuerte sobre los temas del ministerio”, comentó Umaña.

“ Tiene la característica que ha sido aceptado dentro de la comunidad de usuarios de Twitter en Costa Rica, no sólo por su puesto, sino por ser usuario asiduo”, dijo.

Nuevo escenario

Luego de los golpes en la imagen provocados por el video de la ex viceministra de cultura, Karina Bolaños y los chistes y críticas sobre la trocha fronteriza y el hueco en la pista General Cañas que inundaron las redes sociales este año, el Gobierno quiere revertir este efecto y usar estos espacios a su favor . Para ello, invertirá ¢40 millones.

Entre los planes está hacer un mapeo para identificar a los funcionarios claves que utilizan Facebook y Twitter.

También planean crear un manual para el uso y manejo de las redes sociales en el aparato estatal. Un paso que han dado países como Colombia para responder adecuada y ágilmente a las consultas, quejas y crisis que se enfrentan en el ciberespacio.

Pablo Valenti, especialista en Gobierno electrónico del BID, explicó que las redes sociales son una nueva realidad de la que se está aprendiendo, cuyo protagonista es la gente.

Por ello, el uso de estos espacios va más allá de invitar a los ciudadanos a participar del perfil de Facebook y de que un presidente sea exitoso en Twitter.

“Implica un relacionamiento con los ciudadanos. El gran riesgo es suponer que viene a ser una nueva forma de marketing público”, dijo el especialista.

La razón es que las redes sociales están modificando la manera de gobernar, porque cada individuo pasa a ser un formardor de opinión. “Es una gestión compartida. Hay plataformas de redes sociales que permiten a un ciudadno identificar y reportar un problema al gobierno, que éste tiene que atender”, dijo Valenti.

Sostenbilidad y financiamiento