Por: Cristina Fallas Villalobos.   15 octubre

Desde hace tres meses el Hospital Clínica Bíblica inició una nueva etapa en la que tuvo que despedirse de quien fue su director general por 25 años: Bernal Aragón.

Uno de sus logros principales fue convencer a la junta directiva de la organización sobre la necesidad de crecer en infraestructura, aumentar la inversión en tecnología y apostar por normas de calidad internacionales.

Esa receta empresarial es una de las razones por las que la Bíblica ocupa la octava posición del ranking de mejores clínicas y hospitales de Latinoamérica para el 2019, de la revista de negocios América Economía.

Gerardo Sánchez Cordero es el nuevo director general de Hospital Clínica Bíblica. Fotografía: Alonso Tenorio

Mantenerse o crecer en esa u otras mediciones es ahora una tarea en manos de Gerardo Sánchez, quien asumió la dirección general del complejo hospitalario tras ocupar otros puestos dentro de la organización durante los últimos 25 años.

El nuevo director general conversó con EF sobre el legado de Aragón –también exdiputado y magistrado suplente de la Sala Constitucional– los cambios que planea implementar y la competencia en el segmento de salud privada.

EF también intentó hablar con el exdirector general del hospital, pero a través de la agencia de comunicación de la Bíblica, indicó que por un tiempo se abstendría de brindar declaraciones.

–¿Por qué decidieron realizar el cambio?

–Él (Aragón) estuvo por mucho tiempo, no solo como director sino también en la junta directiva (desde 1974), así que ya sabíamos que llegaba su tiempo.

No representa un desgaste ni un tema de conflicto con junta directiva o de estilo, simplemente es parte de un proceso ordenado en el que la organización entendía y sabía que don Bernal debía acogerse a su pensión; era justo y merecido el retiro.

–Usted asumió la dirección formalmente en julio, ¿qué empresa le entregaron?

–Somos la mejor opción de salud a nivel nacional y regional y sustentamos esto con todas las referencias que tenemos de América Economía donde nos hemos mantenido en los primeros lugares durante los últimos 11 años pese a que hospitales gigantes también participan.

Definitivamente tenemos una solidez financiera muy fuerte, somos una empresa responsable y muy sólida donde logramos hacer las cosas paso a paso. Tenemos una solidez financiera bastante positiva con el respaldo de muchos bancos e instituciones financieras.

También tenemos un impacto social muy fuerte con todos los programas de acción social y sin duda logramos incorporar una cultura de calidad y un enfoque de seguridad al paciente.

–A nivel de ingresos, ¿cómo la encuentra?

–Percibimos tasas de crecimiento menores entendiendo el contexto económico en que estamos, pero hemos mantenido nuestro crecimiento gracias a la fidelidad de los pacientes, los médicos y las compañías de seguros.

En los últimos cuatro años veníamos a tasas del 11% y pasamos a tasas del 8%; seguimos creciendo en términos reales y no nominales. Esto demuestra que tenemos resultados positivos con la incorporación de nuevos servicios y entendiendo que la entrada en operación del hospital en Santa Ana ha sido un generador de ingresos frescos.

–¿Cuáles son sus planes para el hospital?

–Queremos seguir haciendo lo que hemos hecho bien y mantener la búsqueda de la excelencia en la gestión, pero adicionalmente queremos incorporar elementos nuevos en la parte de innovación y educación.

Tenemos un instituto parauniversitario donde hemos formado a algunos técnicos en la parte de laboratorio y de farmacia, pero el siguiente paso en esa dimensión estratégica es convertirnos en una opción de educación a nivel de posgrado con alianzas con universidades estatales y con el exterior. Queremos ser un referente en generar publicaciones científicas.

Además está la parte de promoción y prevención de la salud y un acercamiento mayor con el paciente. Queremos que el paciente disponga de plataformas tecnológicas donde le de seguimiento a todos sus tratamientos, sus exámenes, en el que él o ella se sienta dueño de su expediente médico, y que no solo tenga acceso si no que le ayude a tomar decisiones como cuándo debe realizarse el chequeo anual o cuáles exámenes debería hacerse de acuerdo a la edad.

“Dentro de los pilares estratégicos estaba predefinido y conversado que en el 2019 teníamos que hacer la transición del director general”, Gerardo Sánchez, nuevo director general del Hospital Clínica Bíblica.

Luego, esta industria es muy intensiva en inversiones y, dentro de este concepto, queremos fortalecer que el paciente comprenda que somos una red de servicios. No somos la replica de consultorios pequeños, farmacias o laboratorios que no solucionan al paciente, no somos la replica de un consultorio en un centro comercial; ya esos errores los cometimos en el pasado.

Somos una red de servicios con una alta capacidad de resolución donde Santa Ana es el primer movimiento fuerte que hacemos y que eso va derivar en la materialización y la inversión en sedes como Heredia y Tres Ríos que serán parte de esa red de servicios.

También seguiremos con la filosofía de reinversión permanente en nuevas tecnologías, identificar cuál es el momento oportuno de incorporar cada una de las tecnologías al país para no perder el liderazgo que tenemos.

–Hace casi un año abrieron en Santa Ana, ¿cómo avanzan los proyectos de Heredia y Tres Ríos?

–Estamos en la parte de planos y definiendo detalles operativos. Ambos proyectos están contemplados en los próximos cinco años (...) probablemente en un espacio de 18 meses tendremos los primeros movimientos en Heredia y luego, dejando un espacio de crecimiento, estaría Tres Ríos.

Es una inversión cercana a los $50 millones y la cantidad de colaboradores crecería en aproximadamente 300; ahora tenemos casi 1.200 personas.

Decidimos abrir en esos sitios debido al crecimiento de la población, el tipo de empresas que desarrollan proyectos inmobiliarios y porque las encuestas decían que en la zona oeste se requería un operador como nosotros.

– Una mayor cantidad de hospitales y el surgimiento de sistemas como Medismart intensifican la competencia, ¿cómo luchan contra esto?

– La competencia nos hace mejorar a todos (...) No hemos perdido nuestro norte de que si bien tenemos que ser una oferta competitiva, como lo somos, nuestra filosofía y nuestra estrategia de operación es diferente entendiendo que nos identificamos mucho en calidad y seguridad al paciente, donde no tenemos la oportunidad de incorporar insumos médicos que no son de primera calidad y donde escogemos equipos médicos son amigables con el ambiente.

No obstante, entendemos y creamos espacios comerciales para acercarnos todavía más consumidor con promociones propias. Estos dos últimos meses generamos las ofertas más atractivas para planes de maternidad y logramos crecer un 40% en los partos y seguimos con la promoción en los próximos meses.

Otro ejemplo es que tenemos un programa muy agresivo en temas de cirugía menor donde consideramos que somos una alternativa para muchos pacientes que no han podido realizarse una cirugía menor por un tema económico o por acceso a la seguridad social.

De igual forma trabajamos con Orbe Vida que es una compañía similar a Medismart. Es una compañía que tiene una oferta bastante atractiva en temas de consulta médica y en farmacia para generar ahorros a los consumidores en este momento del mercado.