Por: Jéssica I. Montero Soto.   17 septiembre
La apertura del nuevo local de la cadena de restaurantes generó 20 empleos directos. Foto: Cortesía de KFC

La franquicia de restaurantes de comida rápida KFC anunció el 17 de setiembre la apertura de su punto de venta número 45 en Costa Rica. La inversión alcanzó los $800.000, generó 20 empleos directos y ocupa el local donde se había ubicado el primer comercio de este tipo en el país en San José Centro, al costado oeste del Banco Central de Costa Rica.

En este punto es donde estaba el primer restaurante de McDonald’s que funcionó en Costa Rica.

Isidro Perera, gerente general de KFC Costa Rica, explicó que el restaurante cuenta con un área de 390 metros cuadrados (m2) y capacidad para 114 personas, aunque está rediseñado con las consideraciones sanitarias propias de la coyuntura de pandemia.

“Como parte del plan de expansión y crecimiento industrial 2020, esta semana inauguramos nuestro restaurante número 45. A pesar de que el país enfrenta una profunda crisis económica, la empresa ve con confianza el futuro y ha decidido abrir este nuevo restaurante, que nos brinda una posibilidad más de estar cerca de nuestros clientes siempre acatando las medidas sanitarias emitidas por el Ministerio de Salud”, dijo Perera.

El nuevo local ofrece espacio de salón, Wi-Fi y un kiosko de helados. Los usuarios pueden realizar sus pedidos por WhatsApp y Facebook Messenger, para la modalidad pick up, que permite ordenar y pasar a recoger el pedido.

“Para la tranquilidad de nuestros clientes mantenemos un riguroso cumplimiento de las medidas sanitarias. La más reciente novedad en este sentido, son las estaciones de cuido, para la toma de temperatura digitalmente y la aplicación de alcohol en gel sin contacto. También contamos con acrílicos protectores en el área de cajas y de entrega. Todo nuestro personal usa mascarillas y hemos fomentado el uso del pago sin contacto para maximizar la seguridad de nuestros clientes y colaboradores”, comentó Perera.

El plan de expansión de KFC en Costa Rica para el 2020 comenzó antes de los primeros efectos de la pandemia: abrieron un local en enero en Limón, remodelaron dos puntos de venta en las semanas siguientes y estaban en proceso de comenzar la construcción de un nuevo restaurante en marzo.

Posteriormente invirtieron $600.000 en su nuevo local de Sabana y presentaron un app para el servicio de entrega de producto (pick up) y apuestan por la recuperación de sus inversiones en el país a largo plazo.