Por: Carlos Cordero Pérez.   13 febrero
La nueva firma tiene dos oficinas, ambas en Escazú. (Foto Alonso Tenorio)

Hay iniciativas que abren su propio camino y coinciden, de una u otra manera, con el tiempo. Todo depende de la visión, de los instintos, de los proyectos, de los genes.

Las agencias Brandy y Dint anunciaron esta semana su fusión. Seguirán operando bajo la marca de Brandy Creativity & Technology, enfocada en brindar soluciones de creatividad, estrategia y tecnología.

Juan Ignacio Jiménez, Andrés Masís y Amadeo Quirós encabezan esta nueva empresa, todos reconocidos emprendedores que se ven a sí mismos como un equipo en continua renovación, a la vanguardia de las nuevas formas de comunicación comercial.

El legado es familiar.

Hace tan solo cinco años Juan Ignacio era director de mercadeo de Codisa, la reconocida firma fundada por su padre, Ronald Jiménez, y una de las primeras en abrir brecha para la industria tecnológica de Costa Rica en el país y en el exterior desde la década de los 90’s.

“Estaba cómodo”, reconoce.

Fue cuando su hermano Ronald y un amigo, Miguel Bruno, le propusieron formar parte de la fundación de la agencia que vino a denominarse como Brandy.

Ronald y Miguel, quien falleció, habían estudiado y trabajado en Buenos Aires, Argentina, en la industria publicitaria, por lo que conocían y tenían experiencia de las nuevas tendencias de publicidad y diseño.

La empresa empezó a operar en abril de 2015, asociando –como no– tecnología y comunicación.

El primer cliente fue un gimnasio de Santa Ana y una ferretería ubicada en Rohrmoser, que actualmente comercializa sus productos en Internet.

Lo que le dio un giro al negocio fue la contratación de reconocidas marcas internacionales como Coors Light, la cerveza estadounidense.

El contrato validó a Brandy en el mercado. La agencia empezó a expandirse.

En orden usual, Andrés Masís, socio fundador de la firma Dint; Juan Ignacio Jiménez, CEO y fundador de Brandy; y Amadeo Quirós, socio fundador de la firma Dint. (Foto cortesía Brandy Creativity & Technology)

Durante ese 2015 y durante el 2016, los hermanos Ignacio y Ronald se unieron con Amadeo Quirós para lanzar una app denominada Sucanje.

Amadeo también es un emprendedor con diversidad de iniciativas, pues es el fundador de la aceleradora Caricäco y también de su propia agencia, Dint.

Sucanje, al estilo de eBay, promovía que los usuarios realizaran canjes de productos.

No funcionó.

Luego llegó 2019 donde la situación económica y las transformaciones de las industrias han provocado que los empresarios y los emprendedores repiensen sus negocios y su futuro.

Fue un año complicado.

En Brandy realizaron una transformación tanto del área administrativa y financiera como de su cartera de clientes, pues pasaron de 25 a solo 11.

El perfil de los clientes también cambió.

Ahora empezaron a trabajar con marcas medianas y grandes como la Universidad Hispanoamericana, RostiPollos, Hacienda Alsacia (de Starbucks) y Portafolio Bacardy.

Con Amadeo quedó una buena relación y amistad. Sus dos agencias competían por los contratos de algunos clientes y en otros proyectos se apoyaban una a la otra.

Dint tiene (o tenía) una rica experiencia en mercadeo de resultados y Brandy en creatividad. Sencillamente se complementaban.

En tres proyectos (Universidad Hispanoamericana, Starbucks y Portafolio Inmobiliario) incluso trabajaron en conjunto, resultados y el éxito.

En agosto del 2019 empezaron a conversar de la fusión. Lo formalizaron y anunciaron en esta primera quincena de febrero de 2020.

11/02/2020 Juan Ignacio Jiménez Agencia Brandy, en las oficinas en Escazú. foto Alonso Tenorio

La nueva compañía reporta ventas anuales de $2 millones.

El portafolio de servicios está compuesto por cuatro líneas principales, todas integradas:

-Manejo de marca: planificación estratégica, gestión de marca, gestión de contenidos, medios y comunicación multicanal.

-Desarrollo de marca: aplicaciones web y móviles y de otros recursos (como juegos), comercio electrónico y automatización y optimización de las herramientas y canales digitales.

-Mercadeo de experiencia: se asesora a las firmas desde el concepto para generar las mejores experiencias a los clientes, generando mayores impactos y conocimiento en la audiencia sobre la marca.

-Fabricación de marca: producciones audiovisuales, libro de marca, modelado tridimensional (3D) y animación.

El centro es producir impacto por medio de emociones y storytelling, con estrategias eficientes y medibles.

La firma se enfoca en lo que denominan Brandformance, unión de los términos branding y performance, donde convergen la construcción y gestión creativa de una marca con estrategias basadas en resultados.

Cada proyecto deberá alcanzar resultados en términos de bases de datos, oportunidades de negocios (leads), y conversión (desde que el cliente llene un formulario hasta la venta final).

Un activo fundamental es la combinación de las herramientas tecnológicas y del talento del equipo de Brandy Creativity & Technology.

La nueva compañía cuenta con 55 colaboradores y dos oficinas en Escazú, una en Guachipelín y otra en San Rafael, donde se ubican las oficinas de Codisa.

La intención es crecer.

Ese crecimiento, sin embargo, no será por ninguna inyección de capital, sino que deberá ser orgánico, a partir de los negocios e ingresos que obtenga la nueva agencia.

Se mantiene el enfoque en grandes marcas, donde hay mucho espacio aún.

Entre sus clientes los hay de turismo y del sector inmobiliario, que se dirigen a potenciales compradores en mercados externos.

Así mismo los hay de la industria de consumo masivo.

La nueva empresa cuenta con el apoyo y la experiencia directiva tanto de sus socios como de sus propios familiares, así como de la familia Bruno.

“Hemos heredado las buenas prácticas de negocios”, admite Juan Ignacio.