Por: Agencia AP.   1 septiembre, 2017
John Zimmer es cofundador de Lyft, el rival de Uber que ha aprovechado la crisis de imágen que pasa su competencia para sacarle ventaja en el negocio del transporte de pasajeros solicitado por apps.

San Francisco.- Ante los escándalos de mala gerencia, acoso sexual y espionaje corporativo que han agobiado a Uber, su rival Lyft ha aprovechado la oportunidad para sacarle ventaja en el negocio del transporte de pasajeros solicitado por apps.

Lyft está reclutando choferes desilusionados con Uber, prometiendo ser más atento a los clientes. También mejoró su app, intensificó sus campañas de mercadotecnia y aumentó en 160 la cantidad de ciudades de Estados Unidos donde ofrece servicio, para un total de 350.

El jueves, Lyft anunció otra expansión: ofrecerá servicio en 32 estados adicionales en la Unión Americana, para un total de 40. Tales tácticas han cambiado la imagen de Lyft.

Durante cinco años la empresa había estado satisfecha de mostrarse simplemente como el rival de Uber, pero ahora se presenta como un competidor serio contra la compañía mayor.

Aun así, la brecha entre las dos empresas sigue siendo enorme, en cuanto a recursos financieros, tamaño de la clientela y amplitud de operaciones. Si bien Lyft ofrece millones de traslados por año, solo en Estados Unidos, Uber realiza 10 millones al día y abarca el mundo entero, con más de 5.000 millones de pasajeros en más de 80 países desde 2009.

Uber ha recaudado casi $14.000 millones de capital desde su creación, comparado con los $2.600 millones de Lyft.

Uber está haciendo todo a su alcance para mantenerse en la vanguardia. Esta semana, contrató al director general de Expedia, Dara Khosrowshahi, como su ejecutivo máximo. Y si bien reconoce que los problemas de este año han afectado su crecimiento, señala que su clientela sigue aumentando porque los usuarios valoran su servicio.

Ahora se encuentra en una campaña que ha bautizado como "Ciento Ochenta Días de Cambios" con el objetivo de transformar una cultura que fomentaba el rápido crecimiento pero también conductas inapropiadas. Sin embargo, no se puede ignorar que Lyft ha estado ganando terreno.

Para el momento en que Uber destituyó a su controversial CEO Travis Kalanick en junio, la clientela de Lyft había crecido más del 100% frente a los primeros seis meses del año pasado. A fines de junio, tenía 162,5 millones de pasajeros, más que todo 2016.

A decir verdad, Lyft ya estaba en un crecimiento vertiginoso desde antes de los escándalos de Uber. La participación de Lyft en el mercado de transporte de pasajeros en los últimos dos años creció al doble de la tasa de Uber: de 12% a poco más de 30%, según cifras internas de Lyft.

Los fundadores de Lyft –Logan Green y John Zimmer, ambos de 33 años de edad– insisten en que no han hecho nada aparte de apegarse a la doctrina de tratar al pasajero como si fuera un huésped en un hotel simpático o incluso como un turista en Disneyland.

Ambos se visten de manera informal y en la sede de la empresa es difícil distinguirlos del resto del personal. Aunque se abstienen de ufanarse, sí han reconocido que la crisis en Uber está fomentando el crecimiento de Lyft.