Por: Carlos Cordero.   7 septiembre
En el país se disponen de las tecnologías que las instituciones y gobiernos locales pueden aprovechar para el desarrollo de ciudades inteligentes que permitan ahorros en operación, generación de ingresos y mayor eficiencia en servicios.

Tras casi dos décadas de soñar, pensar e impulsarlas, actualmente al fin se cuenta con las tecnologías que permitan el desarrollo de ciudades inteligentes tanto a nivel de redes e infraestructura como de aplicaciones y sistemas.

Lo que falta es que las instituciones y especialmente los gobiernos locales articulen esfuerzos con los operadores y proveedores de servicios para el desarrollo de los servicios en sus localidades.

“Se necesita todo un ecosistema que se debe desarrollar e implica decisiones políticas”, dijo José Pablo Arguedas, asesor y experto en desarrollo tecnológico para ciudades inteligentes de Radiográfica Costarricense S. A. (Racsa).

Grupo ICE realizó este viernes 7 de setiembre el Segundo Congreso de Ciudades Inteligentes en Costa Rica en el Hotel Real Intercontinental.

En la actividad se presentó el portafolio de productos y soluciones de infraestructura, movilidad, servicios públicos, gestión de residuos, empresariales, y para edificios y viviendas.

En infraestructura se incluyen alumbrado público, postes, red eléctrica y medidores inteligentes.

Para empresas se brindan soluciones colaborativas, para innovación y pagos electrónicos.

En movilidad hay soluciones de gestión de tráfico, vehículos eléctricos y control de acceso vehicular y parqueo.

También se cuenta con servicios para gobierno y datos abiertos, casas y edificios inteligentes.

En el país se han desarrollado proyectos de videovigilancia a nivel local y también en la actualidad se está implementando un plan piloto de postes inteligentes en Tibás y en Grecia, en conjunto con las municipalidades respectivas.

Los postes inteligentes brindan servicios de iluminación LED, cámara de vigilancia con visión 360°, pantalla con información para la ciudadanía de servicios en la localidad y conectividad wifi, entre otros.

Los servicios de ciudades inteligentes abarcan soluciones de seguridad, gestión de transporte y residuos, conectividad, y para empresas y viviendas.
Poco a poco

En el congreso se mostraron tecnologías, soluciones, servicios y megatendencias de gestión de ciudades inteligentes, transporte, innovación y participación ciudadana, seguridad, eficiencia energética, turismo, comunicación, gobierno y servicios públicos.

También se presentó cómo se han aplicado este tipo de soluciones en el ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, que pertenece a la comunidad de Madrid, España, un municipio de más de 84.000 habitantes.

El proyecto inició en 2004 con el despliegue de una red de fibra óptica por el mismo municipio, con la cual se brindan servicios de banda ancha y se alquila espacio sobrante a los operadores de telecomunicaciones.

El 80% de las viviendas cuenta con el servicio de Internet.

También se incorporaron servicios de conectividad inalámbrica vía wifi, seguridad ciudadana, atención de emergencias, control de tráfico, comunicación convergente (voz, vídeo y datos) de extremo a extremo e Internet de las cosas (IoT).

Las plataformas le permiten al municipio ahorros en sus costos, aumento de la eficiencia institucional, generación de ingresos e implementación de servicios a la población.

Sólo con la instalación de alumbrado con tecnología LED se pasó de un gasto de 1 millón de euros a alrededor de 300.000 euros en pocos años. El paso que actualmente se está impulsando es la instalación de postes inteligentes.

En el campo de seguridad, donde el ayuntamiento tiene menos de 150 agentes, se cuenta también con un sistema para prevención de delito y generar alertas automáticas, cámaras de vigilancia, información de ciudadanos y vehículos, y monitoreo de estadísticas.

Entre los datos que se pueden obtener se encuentran los sitios, días y horarios de mayor cantidad de llamadas de emergencia, entre otras.

Incluso en espacios públicos se pueden realizar tareas remotas, incluyendo el manejo del aire acondicionado e iluminación, activación de recursos o instalaciones, control de generación y consumo de energía limpia, y hasta monitoreo de calidad de aire.

También se pueden desarrollar servicios como alquiler de bicicletas donde se revisa el estado de las instalaciones donde se disponen las unidades.

“La ciudad inteligente es una carrera de fondo, que no se hace de la noche a la mañana sino en el tiempo poco a poco”, dijo Carlos Ventura Quilón, representante del ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid.

La estrategia de desarrollo de ciudad inteligente implica considerar todos los ámbitos, sectores, zonas, instituciones, infraestructura y redes de telecomunicaciones, para empezar con los elementos básicos y luego escalar los niveles, las plataformas y los servicios.

Adán López, gerente de soluciones para Latinoamérica de Huawei, recalcó que eso obliga a pasar de una administración convencional a una gestión de ciudad inteligente, para lo cual es imprescindible disponer de información a través de un tablero o dashboard.

La información debe permitir reconocer lo que ocurre en diferentes niveles: desde el general hasta los específicos y se obtiene con plataformas de big data, analítica, IoT e inteligencia artificial, entre otras.