¿Para qué sirve el bono de la recarga en prepago? De muy poco y casi de nada

Los operadores limitan el consumo de los bonos o saldos extras que se obtienen en cada recarga, con lo que algunos usuarios no llegamos a aprovecharlos


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Utilizó el servicio de prepago, al igual que el 79% de los usuarios móviles del país.

Soy de los peores clientes: recargo ¢1.000 cada ocho días. Con eso compro un paquete de datos, hago hasta tres llamadas máximo (todas de pocos minutos) y me sobra saldo que se lo terminan consumiendo los datos.

Como paso conectado al wifi en la casa y el trabajo, el paquete de datos comprado me alcanza para revisar redes y correos a ratitos cuando voy en bus o en tren.

Cada vez que realizo la recarga, mi operador avisa que obtuve un bono o saldo extra, el cual debo consumirlo antes de la fecha de vencimiento. Y recientemente recibí de la compañía un SMS donde me avisaban que por "ser tan buen cliente" (¿me puedo reir?) me daban otro saldo de premio.

En resumidas cuentas en este momento mi saldo regalado es de ¢7.997. Aumentó, pues hace una semana eran solo ¢6.000; como hice una nueva recarga el domingo (por supuesto de ¢1.000) me dieron el bono y eso sumó.

¿Qué puedo hacer con eso? Casi nada, en mi caso.

Con ese saldo no puedo llamar a teléfonos fijos o celulares de otro operador.

Con ese saldo no puedo consultar el buzón de voz de mi mismo operador para escuchar los mensajes que me dejaron.

Con ese saldo tampoco puedo comprar paquetes de datos al operador.

De hecho lo intenté. Ingresé a la app, confirmé el monto del saldo (no tenía nada en el saldo regular, solo el saldo extra), me fui a compra de paquetes y elegí uno: de buchón el de 1 GB por ¢4.000 con vigencia de siete días.

Espero.

De inmediato recibo un SMS: "No cuenta con saldo para la activacion del paquete Semana 4G. Recargue e intentelo de nuevo...".

Tengo una llamada en el buzón (uno o varias, pues me llaman y no me doy cuenta ya que siempre lo ando en silencio). La voz automática me dice que no tengo saldo para escuchar el mensaje que me dejaron. Eso que es una llamada dentro de la misma red del operador.

Entiendo. Llamar a usuarios de otros operadores o enviarles SMS generaría costos por interconexión y por tráfico. Evidentemente no es negocio regalar un saldo que incrementa el gasto de la compañía y afecta su utilidad, beneficio o ganancia.

El obligarlo a llamar a usuarios del mismo operador también tiene el propósito de incrementar el uso de la red. Así se reduce la subutilización de la red, se obtienen economías y se mejora la rentabilidad.

De todas formas, como ya lo he contado, llamo muy poco y esas pocas llamadas no duran nada. Soy un consumidor de datos y para los que somos consumidores de datos no hay ningún premio.

Ni siquiera un paquetico de datos para usar de 12 medianoche a 5 a.m., cuando la red no la usa nadie o muy pocos.

Averiguo sobre en qué casos podría utilizar el saldo extra. Reviso el sitio web y luego lo consulto por WhatsApp. Si hago una recarga de ¢2.000 en adelante sí podría llamar a usuarios de otras compañías y tendría siete días "gratuitos" para redes sociales, incluyendo WhatsApp (21 MB) y para Instagram, Waze y Twitter (50 MB). Que no es mucho.

Pero ¢2.000 es demasiado con la cantidad de llamadas que realizo por semana.

Para ver a quién más le pasa esta situación, preguntamos en redes sociales (en mis cuentas y en las de EF) si se aprovecha el saldo extra. Y no soy el único.

Un amigo me responde esto: "Tengo tres años de usar el sistema, y como solo sirve para llamadas y yo no hago llamadas… prácticamente no me sirve de nada".

Una amiga sí hace recargas de ¢2.000 y usa WhatsApp.

Los planes de los diferentes operadores no difieren mucho en eso. Uno de ellos dice que con el bono se pueden hacer llamadas a otros operadores. Pero no se puede comprar datos.

¿Cómo que no? Si ese es un mercado en crecimiento.

Según la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) durante el 2015 el consumo de datos creció 209% desde el 2013. Y en el 2015 habían 3,5 millones de usuarios prepago usando el servicio de datos y aportando a las compañías el 51% de los ingresos de Internet móvil.

Si tuviera más datos para consumir cuando ando en la calle, probablemente compraría más datos y andaría como esos zombies que pasan por la calle con la cabeza como guindando, viendo el celular.

Las limitaciones para usar el bono o saldo "regalado" demostrarían una de las características del mercado de prepago:no hay innovación y está estancado. Lo dice el informe de la Sutel.

¿Eso qué significa? Que las compañías no están viendo las necesidades de sus clientes.

Si alguna llega a ofrecer la facilidad para los que sólo consumimos datos, con esto de la portabilidad y siempre que el servicio no sea peor, uno se cambia de compañía. Cero fidelidad. Así de simple. Ya les dije: soy pésimo cliente.

img-title-blogs author-image

La Ley de Murphy Carlos Cordero

Aquí hablamos de experiencias, de lo que nos ocurre como usuarios, como clientes de negocios o como ciudadanos que creemos se debería aprovechar más la tecnología en los servicios y en la sociedad, con la idea de aprender, de ser irreverentes para ver si alguien hace algo, y también para reír un poco de los fallos.

Post por fecha

Agosto 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31