Por:  12 junio, 2013
Con sólo cambiar el uso del aceite líquido por el formato en aerosol, una persona puede evitar hasta cinco kilogramos en su alimentación de un año.
Con sólo cambiar el uso del aceite líquido por el formato en aerosol, una persona puede evitar hasta cinco kilogramos en su alimentación de un año.

Para usted puede ser muy saludable cocinar con aceite en aerosol, sin embargo esto puede no ser cierto dependiendo del modo en que lo utilice a la hora de preparar los alimentos.

Esta semana quiero contarle sobre el aceite en spray; sus beneficios y perjuicios así como recomendaciones de utilización, para que usted pueda deleitar a su familia con platillos saludables y nutritivos con tranquilidad.

Primero que todo debo decirles que con sólo cambiar el uso del aceite líquido por el formato en aerosol, una persona puede evitar hasta cinco kilogramos en su alimentación de un año. Esto pasa porque mientras una cucharadita de aceite líquido representa un total de 45 kilocalorías, un disparo de dos segundos de aceite en aerosol, contiene sólo 14.4 kilocalorías, es decir, 60% menos del contenido calórico.

Entre los beneficios de usar aceites en aerosol están el poder controlar la cantidad de aceite, no se derrama, no salpica, es más fácil de guardar, facilita la dosificación y evita que se peguen residuos en los utensilios. Además, es de mayor rendimiento que los aceites embotellados y cubren los alimentos de una mejor manera.

Pero como todo, en exceso es malo.

El paquete puede decir "0" para las calorías, grasas, carbohidratos y proteínas... pero el tamaño de la porción puede ser un 1/4 de segunda pulverización con 1.800 porciones por envase. Además unapersona promediousa suspray para cocinardurante unos 6segundos, que es36calorías y4gramos de grasa.

Ahora, si utiliza aceite en aerosol para cubrir la sartén antes de saltear verduras, y otra vez antes de verter en los huevos, acaba de agregar70calorías parael desayuno. Lo que es peor aún,en los restaurantestienden a utilizarel doble deaceite en aerosolque usaría encasa.

Para tratar de ahorrar calorías y grasas siga los siguientes consejos:

  1. Agitar muy bien el aceite antes de usar.
  2. Rociar únicamente durante 3/5 segundos sobre el alimento. El tiempo varía según el tamaño del alimento que vamos a consumir.
  3. Revisar la etiqueta del aceite que sueles comprar. (Abajo estas explican cuantas calorías aporta por 1/3 o ¼ de segundo).
  4. Sustituir con caldo de pollo cuando saltear verduras, calentando unas cucharadas en el sartén y agregárselas a las verduras e ir añadiendo más líquido como sea necesario hasta que estén cocidos.
  5. Para cortar o reducir la cantidad de aceite en aerosol se utilizan sartenes antiadherentes, que le ayudarán para cocinar al igual que esteras de silicona o papel pergamino para hornear. Recuerde que el aceite es para que no se le pegue el alimento al sartén no para darle sabor a los alimentos.
  6. Por último la mejor forma de reducir las calorías a la hora de cocinar es humedecer una servilleta de papel con el aceite de su gusto y con esto untar el sartén.
La decisión de llevar una alimentación baja en grasas saturadas beneficia la salud de quien opta por cambios de hábitos sencillos y prácticos.

Etiquetado como: