Por:  26 febrero, 2015
Para el 2020 la OMS indica que seremos el sexto país con una de las poblaciones más obesas a nivel mundial
Para el 2020 la OMS indica que seremos el sexto país con una de las poblaciones más obesas a nivel mundial

Para muchas personas, la ansiedad es uno de los principales problemas a vencer en la oficina ya que ante diversos factores como el trabajar bajo situaciones de estrés; el cuerpo tiende a emitir estímulos para responder a estas emociones y la ansiedad como tal, es una reacción que conlleva múltiples consecuencias para el organismo como lo puede ser el aumento de peso.

Una de las respuestas que emite el cuerpo cuando la ansiedad nos absorbe es sentir la necesidad de consumir constantemente alimentos, por lo que lo primero que esté a nuestro alcance sin importar su contenido nutricional, es lo que vamos a comer.

Quiero conversarles sobre este tema principalmente porque el sedentarismo y obesidad proyectan a la sociedad costarricense con un panorama desalentador y parte de la cultura de malos hábitos alimenticios se practica en la oficina.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el 2020 seremos el sexto país con una de las poblaciones más obesas a nivel mundial. Rutinas de hasta nueve horas frente a una computadora impiden la práctica de ejercicios el cual es el complemento perfecto para la alimentación.

Le recomiendo que más allá del factor tiempo realice algunas prácticas que pueden facilitarle a prevenir la ansiedad como lo son:

  • Desayune: un desayuno balanceado con alimentos fuente de carbohidrato y proteína, evitará que al llegar a la oficina sienta el deseo de ingerir alimentos ya que su cuerpo se encuentra satisfecho con el primer platillo del día.
  • No pasar muchas horas sin comer: ante esto es recomendable seguir los cinco tiempos de comida entre desayuno, merienda de media mañana, almuerzo, merienda de media tarde y cena.
  • Tomar líquidos: el estar deshidratado produce en algunas personas sensación de ansiedad y cansancio.
  • Comer despacio y masticar correctamente los alimentos: muchas personas comen de forma rápida para aprovechar el tiempo en otras actividades a realizar y no mastican correctamente los alimentos.
  • Estirar y caminar: durante el horario laboral estire su cuerpo y dé un pequeño recorrido por las instalaciones del lugar lo cual le favorecerá a dispersar un poco la mente y a realizar actividad física.
  • Evite las dietas: si restringe de forma excesiva las calorías y elimina grupos de alimentos, tenga por seguro que su ansiedad se disparará.
La clave del equilibrio. Debemos alimentarnos con las porciones de comida correctas y manteniendo un estilo de vida equilibrado que debe iniciar desde el hogar.

Es más práctico y saludable llevar el almuerzo a la oficina preparado desde la casa, que frecuentar restaurantes afuera donde no somos conscientes de controlar las porciones que nos ofrecen de alimentos. Por el contrario, cuando preparamos los alimentos en el hogar tenemos mayor capacidad de limitar correctamente las porciones y reducir las cantidades de grasa y sal por citar ejemplos.

A la hora de organizar reuniones, los invito a buscar opciones de alimentos más sanos en lugar de repostería o galletas. Recordemos que los carbohidratos producen un efecto calmante por la liberación de serotonina que producen y por esto es común ir tras ellos en situaciones de ansiedad o estrés. Sin embargo al comerlos, también se libera dopamina, la cual produce una sensación placentera y en algunos casos, puede generarnos el deseo de continuar comiendo.

¿Qué debo consumir para reducir la ansiedad? La sensación de ansiedad puede aumentar en ciertas personas al consumir exceso de cafeína, sal o azúcar. Hay muchos alimentos que puede sumar a su dieta para un mejor control de esta sensación y que además, son prácticos de llevar a la oficina como lo son:

  • Semillas: los ácidos grasos dan grandes beneficios a la salud y además por la proteína que aportan, ayudan a controlar la ansiedad. Lo preferible es buscar opciones sin sal. Le recomiendo siempre llevarse la porción indicada para evitar comer más de lo deseado.
  • Leche o yogurt: estos alimentos son fuente de triptófano el cual es el precursor de la serotonina y brindará una sensación de bienestar y tranquilidad.
  • Chocolate oscuro: lo ideal es buscar uno que sea 80% cacao y consumir una porción pequeña. Si genera la sensación de no poder detenerse comiéndolo, es mejor evitarlo.
  • Vegetales en trozos y piezas de fruta: tanto la fibra de estos alimentos como su característica crujiente, ayudará a la saciedad y a disminuir la ansiedad.
  • Combinación de carbohidratos complejos con proteína: como por ejemplo galletas altas en fibra con yogurt o sándwich de pan integral con queso. Esto ayudará a mantener más estables los niveles de azúcar en sangre.
  • La manzanilla: un té de manzanilla le contribuye a reducir los niveles de tensión.
  • El aguacate: la deficiencia de vitamina B es uno de los factores que conllevan a la ansiedad por lo que en su almuerzo puede sumar en moderación este alimento a las ensaladas y platillos que deguste.
  • Naranjas o mandarinas: comerse una naranja brinda de forma inmediata el aporte de vitamina C necesario para regular la presión arterial y estrés.
Estos alimentos nos ayudarán con la sensación de ansiedad a corto plazo, pero recordemos que una rutina de ejercicio, una variada y balanceada alimentación y cuidar nuestra salud emocional son las mejores estrategias para mantener la ansiedad fuera de vista.

Referencias:

  • Declaración del Abordaje Integral de las Enfermedades Crónicas No Transmisibles y Obesidad 2013-2021 del Ministerio de Salud, Costa Rica.