ECONOMÍA Y POLÍTICA

Ferri entre Costa Rica y El Salvador arrancaría hasta finales del 2016

Naviera española trabaja en promocionar el servicios para que sea rentable, asegura MOPT


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El Gobierno sigue pateando la bola y, ahora, asegura que el ferri entre Costa Rica y El Salvador empezará a operar a finales del 2016. Eso sí, ya no se aventuran a dar una fecha exacta.

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, anunció en cadena nacional el 18 de octubre del 2015, que el servicio de transporte marítimo entre los puertos de La Unión, en El Salvador, y Caldera, en Costa Rica, arrancaría en enero del 2016.

El siguiente anunció emitido por Sebastián Urbina, entonces viceministro de Transportes, postergaba la fecha de inicio del ferri para mediados del 2016.

LEA: Condiciones de nuevo ferri entre El Salvador y Costa Rica no están claras para exportadores

A inicios de agosto del 2016, Luis Guillermo Solís aseguró que el servicio de ferri finalmente arrancaría en setiembre. Sin embargo, ya ese mes terminó sin novedades sobre el tema.

El Financiero conversó este martes con Jorge Mora, de la División Martítimo Portuaria del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT). El funcionario aseguró que hay dos razones que atrasan el inicios de operaciones del ferri.

"El primer motivo es que existen importadores y exportadores interesados en enviar mercancías como cargas sueltas, el contenedores que harían los viajes sin furgón. Esas demandas no están contempladas en el reglamento de transporte multimodal aprobado por la Dirección General de Aduanas del Ministerio de Hacienda", precisó Mora.

De acuerdo con Mora, el reglamento de transporte multimodal —que permite unir el traslado de mercancías por vía terrestre y marítima mediante un solo contrato—, debe incluir esos cambios para que los exportadores e importadores puedan enviar sus cargas sueltas en los contenedores.

infografia

Mora agregó que ese proceso requiere que haya cambios en la normativa que deben ser elaborados por el Ministerio de Hacienda, para someterlos a consulta y finalmente aprobarlos.

El otro factor que frena el inicio de operaciones del ferri es la rentabilidad del negocio para la empresa española Naviera del Odiel, empresa que ofrecerá el servicio.

"Este ferri es un negocio privado que operará una naviera, entonces ellos están tratando de hacerlo rentable, de atraer nuevos clientes. Incluso valoran hacer más viajes semanales para obtener mejores ingresos", indicó Mora.

Según el funcionario, la naviera valora mover cargas de Costa Rica El Salvador, Nicaragua, Honduras y México para mejorar los resultados económicos de la operación.

A nivel local, hay varios esfuerzos e instituciones que deben alinearse para crear las condiciones óptimas que permitan dar el banderazo de salida al ferri.

Deben participar en el proceso, el Ministerio de Comercio Exterior (Comex), la Dirección General de Aduanas, la Dirección General de Migración, la administración de Puerto Caldera (ahora en manos de la empresa portuaria chilena SAAM), el Servicio Fitosanitario del Estado, el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) y el Instituto Nacional de Seguros (INS).

Mora no se aventuró a dar una fecha exacta de inicio para el ferry, pero dijo que podría ser a finales de noviembre o diciembre. Así en condicional.

(Video) Luis Guillermo Solís se refirió al ferri junto a su homólogo salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, el 27 de julio de este año en una rueda de prensa en la cancillería.

Nebulosa de dudas

Una nebulosa de dudas cubre al ferri entre Costa Rica y El Salvador prácticamente desde que se anunció en octubre del 2015, en palabras del presidente Solís.

Los cuestionamientos de por qué establecer un servicio de transporte martítimo directo con El Salvador, cobran más fuerza cuando se revisan los datos de exportaciones nacionales a ese país.

En 2015, El Salvador fue el quinto destino de las exportaciones de Costa Rica en Centroamérica con $295 millones.

El primer lugar en la región lo ocupa Panamá con $575 millones, según datos de la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer).

En la decisión de llegar a El Salvador no pesó un estudio de factibilidad, según confirmó el MOPT y el propio Urbina, sino un tema de oportunidad.

Inicialmente, la ruta trazada para este proyecto era puerto La Unión-Corinto, Nicaragua; sin embargo, una gestión de permisos en esta última terminal obligó a la naviera a buscar nuevos destinos, y así llegaron a Caldera en Costa Rica.

El presidente Luis Guillermo Solís también aseguró en la cadena nacional, que el servicio de ferri permitiría reducir de tres días a 22 horas el tiempo de transporte de cargas entre El Salvador y Costa Rica.

En tanto, el mandatario agregó que los costos de mover un contenedor entre ambos países también bajarían de $1.500 a $700, aunque los precios dependen directamente de la naviera que operará el servicio y todavía no ha revelado montos.

"Al importador especialmente, le interesa que los tiempos de traslado de carga sean no sólo reducidos sino también predecibles y confiables. Esta eficiencia en el tiempo trae consigo innumerables ventajas para la competitividad de las empresas que deben abastecerse de materias primas , componentes, insumos y productos finales para distribución", comentó Emmanuel Hess, gerente general del Centro para la Productividad de Georgia Tech.

Hess dijo que ya hay al menos 12 empresas salvadoreñas y nueve costarricenses interesadas en usar los servicios del ferri para mover sus mercancías, por eso el atraso tiene impacto para los exportadores e importadores.

El ferri moverá entre 60 y 100 caminones por día, tres veces por semana. Además, puede transportar a 375 personas por viaje.

Sostenbilidad y financiamiento