Revalorización brutal del franco impacta de lleno en la economía suiza

Desde el jueves, el franco suizo, que ya no está limitado por un tope de cotización, se ha revaluado un 20% respecto a otras monedas


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La inesperada decisión de Suiza de renunciar el jueves a frenar artificialmente el alza de su muy codiciada moneda seguía el viernes impactando en los mercados financieros y en la vida económica del país.

Así, la bolsa helvética seguía bajando desde su apertura, y cedía hasta un 5,78%, después de cerrar con una pérdida de 8,67% el jueves, un récord desde 1988.

El viernes por la mañana, el gran banco suizo UBS fue el primero en cortar sus previsiones de crecimiento para Suiza en 2015, debido a esta nueva situación que dispara la revalorización del franco suizo y va a afectar a las exportaciones del país, mucho más onerosas para los compradores extranjeros.

El UBS apuesta ahora por un crecimiento del país del 0,5% en 2015, en lugar de 1,8% en una anterior previsión, y 1,1% en 2016, en lugar de 1,7%.

Desde el jueves, el franco suizo, que ya no está limitado por un tope de cotización, se ha revaluado un 20% respecto a otras monedas.

Ahora se cambia a paridad con el euro, es decir 1 euro = 1 franco suizo (CHF), en lugar de 1 euro = 1,20 CHF, como era el caso el miércoles.

El conjunto de los medios económicos del país expresaron su preocupación ante esta medida totalmente inesperada del Banco Nacional Suizo (BNS).

En un comunicado, la patronal suiza indica que esta decisión "ha sorprendido a los mercados y las empresas".

"A los ojos de la economía, esta medida es incomprensible en el momento actual", indica la patronal helvética Economiesuisse, que prevé que las empresas exportadoras tengan ahora que "reducir su actividad".

Además, ello estimulará aún más el "turismo de compra" --los suizos que atraviesan la frontera para hacer sus compras--, en detrimento de los comerciantes locales de Suiza, alega la patronal.

Suiza ya conoció una situación similar en el verano boreal de 2011, en plena crisis mundial, cuando el franco suizo se había convertido en valor refugio, y su valor se disparó.

Este gran apetito internacional por la divisa helvética llevó en septiembre de 2011 al BNS a adoptar una medida excepcional, ese tope de cotización, para limitar el alza de su moneda.

Durante tres años y medio, el BNS compró los euros necesarios cuando demasiados especuladores se interesaban por el franco suizo, y lo presionaban al alza. En ese período, las reservas en euros del BNS se multiplicaron por diez.

Según los expertos, la situación se volvía cada vez más insostenible para el BNS,cuyo presidente Thomas Jordan afirmó el jueves en conferencia de prensa que la agravación de los disparidades monetarias, que condujeron a renunciar al tope, "podrían acentuarse", dando a entender que la medida podría haber tenido efectos mucho más dolorosos de haber sido tomada más tarde.

La industria relojera ha visto cómo los precios de sus relojes subían de 15% a 20% para los clientes extranjeros. Ello se produce cuando el Salón internacional de la Alta Relojería, que acoge a miles de extranjeros, se abre el lunes en Ginebra.

El viernes, el jefe de una pequeña marca de relojería, H. Moser & Cía, instalada en el norte de Suiza, en Neuhausen am Rheinfall, cerca de la frontera alemana, publicó una carta abierta al presidente del BNS.

En esta carta le anuncia que "los primeros minoristas" que comercializan sus relojes, 95% de los cuales son vendidos en el extranjero, "anularon sus pedidos tras el anuncio que usted hizo".

El empresario, Edouard Meylan, añade que está tentado por la idea de deslocalizar su empresa a la cercana Alemania.

Sostenbilidad y financiamiento