Tras 53 años, llegó la hora para Estados Unidos y Cuba

Las sorpresivas medidas se dan cuando Obama centra su atención en lo que será su legado, mientras que Raúl Castro trata de mejorar las condiciones económicas de su nación ante las penurias de sus aliados productores de petróleo


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Después de 53 años de hostilidades entre Estados Unidos y Cuba, el momento para resarcirse era perfecto para ambos gobiernos.

El avance en las relaciones cubano-estadounidenses se dio con la liberación del ciudadano estadounidense Alan Gross y de un espía estadounidense no identificado, así como con la liberación de tres espías cubanos. Los añejos enemigos anunciaron que tomarían medidas para reanudar relaciones diplomáticas, y Washington dijo que levantaría restricciones económicas y de viaje.

Las sorpresivas medidas se dan cuando el presidente Barack Obama centra su atención en lo que será su legado como presidencia, mientras que Raúl Castro trata de mejorar las condiciones económicas de su nación ante el estancamiento de reformas y la caída del precio del petróleo, que ha afectado con fuerza a sus aliados.

"A partir de hoy todo cambia", dijo Carlos Alzugaray, un ex diplomático cubano que vive en la isla y tiene relaciones cercanas con el gobierno de Castro.

"Esto promete ser el cambio más grande en nuestras relaciones en 50 años", dijo Ted Henken, analista y autor de "Entrepreneurial Cuba", que examina los cambios económicos y sociales que Castro ha instituido desde que sucedió a su hermano Fidel en el poder en 2006.

Esos cambios han permitido a los cubanos comprar y vender propiedades, comprar autos, viajar al extranjero sin necesitar autorización, abrir sus propios negocios y contratar empleados. Pero las reformas no han tenido mucho éxito debido a la falta de dinero de los cubanos.

La moribunda economía de Cuba creció sólo 1,4% este año, de acuerdo con los propios cálculos del gobierno, y muchas empresas privadas que abrieron a bombo y platillo en el último par de años han cerrado. Una reciente ley de inversión extranjera no ha atraído mucho capital.

En tanto, el espectacular desplome de los precios del crudo ha causado estragos en el principal benefactor de Cuba: Venezuela, que provee a la isla con unos $3.000 millones al año en crudo subsidiado. Otro aliado clave, Rusia, también atraviesa problemas económicos.

"Si miras al mundo, (Cuba tiene) una urgente necesidad de recursos económicos, de divisas. Rusia está bajo sanciones. Irán está bajo sanciones, los chinos son empresarios muy prácticos", dijo Paul Webster Hare, ex embajador británico en La Habana. "Así que quieren abrir el grifo de nuevas divisas, y Estados Unidos es el primero en la lista".

Elemento personal

Otra razón para la apertura de Cuba podría ser más personal.

Raúl tiene 83 años, y Fidel, 88, y ambos están bien conscientes de que no les queda mucho tiempo más para supervisar la revolución que dirigieron en 1959. El presidente Castro ha dicho que pretende renunciar en 2018 y que quiere dejar al país bien encaminado a un sistema reformado, bajo sus propios términos.

Alzugaray dijo que Castro podría enfrentar oposición del sector más conservador, pero que tiene la influencia política para lidiar con cualquier disidencia, algo que su sucesor podría no tener.

Para Obama, el momento también fue adecuado. El anuncio, que fue inmediatamente criticado por legisladores cubano-estadounidenses en ambos lados del espectro político, se hizo el día después que el Congreso concluyó su periodo de sesiones, y antes de que los republicanos tomaran el control de ambas cámaras en enero.

También se da después que investigaciones de The Associated Press revelaron vergonzosos programas encubiertos por parte de la USAID, incluido un plan para establecer un servicio clandestino similar al Twitter y otro para reclutar a cantantes cubanos de hip-hop.

The New York Times también publicó una serie de editoriales en las que hace llamados para un cambio en la política hacia Cuba. El jefe de la USAID anunció el miércoles que renunciaría.

Desde la derrota de los demócratas en las elecciones legislativas de noviembre, Obama se ha embarcado en una misión para demostrar que no se quedará con los brazos cruzados en los últimos momentos de su mandato, y ha usado su poder ejecutivo para hacer cambios de política migratoria y ambiental, además de anunciar un acuerdo con China sobre combate al cambio climático.

Los analistas dicen que las actuales negociaciones podrían llevar a una reunión personal entre Obama y Castros en la Cumbre de las Américas a realizarse en Panamá en abril, a la que Cuba fue invitada por primera vez.

Aun así, diversos obstáculos se interponen en la normalización de relaciones. Washington aún prohíbe el turismo de estadounidenses a Cuba, y el gobierno de Obama no puede levantar el embargo comercial sin aprobación del Congreso, algo que resulta improbable mientras haya un Castro en el gobierno de La Habana.

Cualquier acuerdo final muy probablemente necesitará contemplar compensación para los exiliados cubanos que perdieron propiedades cuando huyeron de su patria hace décadas.

Por su parte, Castro ha dejado claro que su país sigue comprometido a los ideales comunistas de la revolución, lo que significa que una democracia multipartidistas, la libertad de prensa y el sistema capitalista no son posibilidades reales en el corto plazo.

Y aunque los lazos comerciales podrían fortalecerse, Obama no estará cortando listones en algún McDonald's o Starbucks en Cuba en el futuro cercano.

"Está creando el impulso que a fin de cuentas llevará a la apertura de un Marriott", dijo Sweig. "Pero no abriremos un Marriott mañana".

Sostenbilidad y financiamiento