INFORME PRESUPUESTARIO DE LA CGR

Seis municipalidades empiezan 2016 sin nuevo presupuesto aprobado

La Contraloría General de la República (CGR) improbó los presupuestos de Atenas, Belén, Los Chiles, Turrubares, Golfito y Naranjo.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Seis municipios comenzaron el 2016 con un desfase presupuestario que tendrá consecuencias en los proyectos de desarrollo de los cantones y en la actualización del salario de sus trabajadores.

La Contraloría General de la República (CGR) le improbó el presupuesto a Atenas, Los Chiles, Turrubares y Belén porque incumplieron con la normativa para presentarlo. Naranjo y Golfito, por su parte, no presentaron el documento.

La información se extrae de un informe presentado por la CGR la mañana de este martes sobre los presupuestos de todo el Estado. Esta institución aprueba o imprueba el 66% del dinero que gasta el Estado según la normativa a la que debe apegarse.

LEA TAMBIÉN: Superávit de municipalidades aumentó un 46% en cuatro años

El presupuesto ordinario es el documento de planificación por excelencia de las instituciones. Allí se incluyen los gastos que proyecta hacer el gobierno local en el desarrollo de proyectos de infraestructura, por ejemplo. 

"Estas seis municipalidades deberán operar en el periodo correspondiente al año 2016, con un presupuesto –ingresos y gastos– similar al del año inmediato anterior (2015), según lo establece el Código Municipal y otras normas legales conexas, es decir, operaran con un presupuesto ajustado", indica el informe de la CGR. 

Los seis municipios pueden actualizar su gasto en presentaciones extraordinarias a la CGR, pero irá rezagado en la obtención de los recursos para financiar sus proyectos específicos. "Empezaron ya con tres meses de desfase y ahora tendrán que pasar por todo el proceso de aprobación en el Concejo Municipal y el de la Contraloría", comentó la vocera de la Contraloría, Mariela Azofeifa.

Además, los extraordinarios no son documentos de planificación, sino de aprobación de partidas específicas.

La consecuencia para los cantones es que estos proyectos, que suelen mover la economía o satisfacer necesidades de sus cantones, se retrasarán.

Sostenbilidad y financiamiento