Consumidor adoptó un aire de menos pesimismo al arranque del año

ICC de EF reflejó un leve incremento en febrero motivado por una baja inflación y otros factores


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El consumidor se alejó del pesimismo pronunciado que mostró durante el año pasado y, al inicio de este 2016, muestra señales de una menor incertidumbre.

La baja inflación, la estabilidad cambiaria y la expectativa de una producción más dinámica son los factores que están dando impulso a la confianza de los compradores, sin que esto se traduzca aún en optimismo.

A finales del año pasado, las previsiones apuntaban a todo, menos un repunte en la confianza, pues no había motivos para que los hogares dejaran de lado, principalmente, dos preocupaciones: el creciente déficit fiscal y el desempleo.

LEA: Confianza del consumidor sin ánimo para mejorar en el 2016.

Sin embargo, en adelante, estas podrían ser las piedras que frenen esa menor desconfianza si no hay mejoras.

El inicio de este 2016 trajo consigo la sorpresa de un muy ligero, pero significativo repunte.

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC), realizado por Unimer para EF, se ubicó en febrero en 4,1 puntos, un nivel que no había alcanzado desde octubre de 2014.

El indicador se ubicó en 3,9 puntos en febrero del año pasado, pero, posteriormente, fue cayendo y en junio llegó a 3,6 puntos, piso en que se mantuvo estancado hasta octubre.

Aunque el índice subió escalones, la cifra continúa reflejando un escenario negativo porque el índice utiliza una escala de 1 al 10, donde una cifra menor a 5 puntos significa que las opiniones negativas superaron a las positivas.

Como es usual, la muestra del ICC fue de 400 jefes de hogar, encuestados vía telefónica, entre el el 1 y el 22 de febrero.

El cuestionario incluye cinco preguntas sobre la economía familiar y nacional, que abordan la coyuntura actual y las expectativas de los consumidores en al menos un periodo de un año.

Dentro de la lista de temas particulares que se consultan están el empleo y los negocios, las tasas de interés, precios, y compras discrecionales (casa y vehículo).

Menos incertidumbre

Durante el 2015, la confianza optó por dos caminos: reducirse o estancarse. Este 2016 rompió la tendencia marcada del pesimismo.

El ICC mostró que el consumidor costarricense aún no es optimista, pero sí es menos pesimista que el año pasado.

La primera explicación viene con la inflación. Los bajos niveles, y hasta negativos en la variación interanual del Índice de Precios al Consumidor (ICC) han detonado una valoración menos negativa sobre la situación económica.

La baja inflación permite que el poder adquisitivo de los ingresos no se deteriore, por lo que el consumidor percibe que su dinero rinde un poco mejor, explicó el economista Luis Mesalles.

La variación interanual del IPC cumplió ocho meses de variaciones negativas en febrero pasado, cuando el cambio negativo fue de 0,03%.

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) considera que este comportamiento es coherente con la convergencia gradual hacia el rango meta definido en el Programa Macroeconómico 2016-2017 (entre 2% y 4%), algo que está previsto para finales del segundo semestre de este año.

El segundo impulso que recibió la confianza es el comportamiento de las tasas de interés.

La reducción de las tasas alivia a las personas que tienen un préstamo.

Entre febrero del 2015 y el 2 de marzo pasado, el Banco Central redujo su Tasa de Política Monetaria (TPM) en 350 puntos base.

En ese mismo lapso, la Tasa Básica Pasiva (TBP) y el promedio de los tipos de interés activos de los intermediarios financieros bajaron entre 160 y 167 puntos, respectivamente.

Mientras, la estabilidad cambiaria sería el tercer incentivo que impulsó la confianza.

Por ejemplo, el tipo de cambio de venta inició el último trimestre del año pasado en ¢541 por dólar, y terminó el año en ¢544.

En adelante, el comportamiento de la inflación, las tasas de interés y tipo de cambio, dependerá de varios elementos.

Algunos son los precios internacionales de las materiales primas, en especial, del petróleo. Por ahora, no hay expectativa de alza en los hidrocarburos.

En las tasas de interés, pesará el tipo de medidas que se adopten para controlar el déficit fiscal, y sí existe una expectativa de que los rendimientos podrían subir si el Gobierno necesita financiarse.

LEA: Deudores deberían esperar aumentos en las tasas de interés en el 2016

Otro factor que afectará será el desempeño del mercado de trabajo, que no tuvo una evolución positiva durante el 2015, dijo el economista Alberto Franco.

Sostenbilidad y financiamiento