Lucía Fernández impulsará figuras de inversión de la normativa actual y aplicará reformas para mejorar el acceso de inversionistas a la industria

Por: María Fernanda Cisneros 11 noviembre

María Lucía Fernández asumirá la silla principal de la Superintendencia General de Valores (Sugeval) a partir del 1 de diciembre, y desde ese momento buscará darle impulso a esta industria.

Su meta es lograr que el mercado sea "abierto", es decir, que más inversionistas se puedan acercar y la oferta de productos sea mayor.

Para esto, impulsará las figuras de inversión actuales (como los fondos de inversión) y tiene en mente aplicar una serie de reformas a la Ley Reguladora del Mercado de Valores.

A continuación, la entrevista que le brindó a EF el 9 de noviembre anterior.

¿Cuál es la primera gran tarea que quiere abordar cuando ingrese a Sugeval?

–Desde el punto de vista amplio, el plan estratégico que tiene la Sugeval vigente y con vencimiento hasta este año, requiere de una actualización y revisión.

“Eso nos va a permitir fijares cuáles van a ser los ejes sobre los cuales la Superintendencia desarrolle sus iniciativas en los próximos tres años, que es mi estimación de plazo, de tres a cuatro años, de tal manera que una de las principales tareas que tiene que entrar es retomar el plan estratégico para fijar las prioridades sobre las cuales la Superintendencia se guiará en los próximos años”.

¿Desde qué año data el plan que está vigente en Sugeval?

–Ese plan estratégico era del 2014 al 2017, como lo verás queda perfecto porque inicia mi gestión, con lo cual me va a permitir fijar las prioridades principalmente atendiendo las grandes necesidades que el mercado manifiesta que se requiere una mejora.

“Todo bajo una dirección para el mejoramiento del mercado actual, aprovechando por un lado, la regulación que ya existe, más bien aprovechando al máximo normativa y mejorando la normativa existente. Y por otro lado, plantearnos todo lo que sería de cara a que la Sugeval (junto con el Conassif) se retome darle impulso al desarrollo del mercado a través de ser un facilitador”.

Dentro de ese nuevo plan estratégico que usted quiere impulsar, ¿cuál sería ese primer punto que usted quisiera abordar?

–Utilizando la regulación actual que nos permita dar resultados de corto plazo, estaríamos hablando, por un lado, de todo lo que es el fortalecimiento de las normas de gobierno corporativo bajo un principio de proporcionalidad.

“Usted ya ha visto todos los hechos que han surgido en el sistema financiero, así que es fundamental que las entidades reguladas por la Superintendencia de Valores, se fortalezcan en su gobierno corporativo. Ahí hay todo un campo de acción importante.

“Por otro lado, ya la Superintendencia viene trabajando en un plan de mejora regulatoria, en la parte principalmente de simplificación del marco normativo y para dar alguna mayor flexibilidad a todos los procesos de registro y nuevas emisiones en tiempos de respuesta. Esos son los que tenemos que fortalecer o continuar fortaleciendo con unas metas específicas para que demos un mejor resultado de lo que hasta la fecha se ha logrado alcanzar.

"Podemos hacer un trabajo junto con la Cámara de Fondos de Inversión para buscar un mejor acercamiento hacia los inversionistas"

“Inclusive, también aprovechar figuras de inversión que tienen un marco regulatorio, por ejemplo los fondos de inversión, para que se muevan a dar mayor acercamiento a los inversionistas y a los ahorrantes para ampliar su base de ahorrantes.

“Ahí creo que podemos hacer un trabajo junto con la Cámara de Fondos de Inversión para buscar un mejor acercamiento hacia los inversionistas y en eso yo sería una fiel creyente de formar un plan de mejora de la educación financiera. Eso creo yo que todos lo podemos desarrollar en el corto plazo.

“Respecto a la supervisión basada en riesgos, si bien es cierto todas las superintendencias han venido avanzando, unas en niveles diferentes de avances, ya la Sugeval lleva un plan sobre el cual se está avanzando. Esa es una de las acciones que hay que incorporar dentro de ese plan estratégico para que en un periodo de un año ya nosotros podamos implementar los primeros planes piloto para la ejecución de la supervisión basada en riesgos”.

¿En qué etapa está la supervisión basada en riesgos?

–Como usted sabrá, voy a entrar apenas a ver. Pero sí sé que vienen desarrollándose toda la parte de acompañamiento con las instituciones externas que nos están dando asesoría, capacitación del personal, pero el marco normativo para la supervisión basada en riesgos es el paso siguiente que se requiere aterrizar.

¿Algún otro aspecto que buscará abordar en el corto plazo, aprovechando la ley vigente?

–Sí, hablar de proyectos en la gestión, porque esto involucra parte de esto. Significaría lograr que sí demos los pasos para las mejoras que se quieren hacer a la ley reguladora del mercado de valores. De tal manera que, conjugando toda la base de conocimiento – porque aquí hay equipos de trabajo conformados por Conassif, Banco Central –, ir revisando posibles reformas a la ley.

¿A través de qué herramientas buscaría darle un impulso al mercado de valores o cuáles valora, por el momento, utilizar?

–Un primer paso es que todos estemos hablando del mismo idioma.

"¿Qué significa esto? Que tenemos que lograr trabajar en consenso con los participantes del mercado, una mayor apertura tanto de parte de ellos como de nosotros, para buscar elementos claves o acciones claves que nos den un mercado más grande, un mercado de mayores participantes, de intermediarios bursátiles en todos los campos relacionados con el mercado de valores, para dar más oferta de productos, de servicios, inclusive de plataformas de negociación.

"También, sin perder de vista que esté bajo un marco normativo que le dé la protección al inversionista y al ahorrante.

"Sí veo que esas reformas nos den una mayor apertura para el mercado".

“Entonces, veo que esas reformas de ley nos den una mayor apertura para el mercado. Significa que haya más participantes en el mercado, con diferentes intermediarios que cuenten con una capacidad económica de acuerdo a los riesgos propios de los productos y servicios que ofrezcan al mercado, que tengan capacidad técnica y tecnológica para atender demanda de los clientes, demanda de los inversionistas en diferentes tipos de productos, no productos sino más bien una variedad mayor de productos.

“Eso al final es lo que nos debería llevar a buscar más eficiencia del mercado, mayor competitividad y lógicamente esto acompañado de mejores prácticas”.

¿Qué se necesita para dar esa mayor eficiencia y mayor participación en el mercado? Una de las quejas del mercado han sido las trabas, al mismo tiempo que la industria requiere de más emisores privados para abandonar la concentración en bonos del Gobierno.

–Eso es porque, por un lado, tal vez la regulación se ha desarrollado mucho para inversionistas con cierto nivel de capacidad de ahorro, una alta capacidad de ahorro, y no pensando en inversionistas de mediano o menor ahorro. Tenemos que buscar que haya productos que atiendan esos segmentos de ahorro, esos segmentos de la población que quiere ahorrar.

"Tal vez la regulación se ha desarrollado mucho para inversionistas con cierto nivel de capacidad de ahorro, una alta capacidad de ahorro, y no pensando en inversionistas de mediano o menos ahorro".

“Eso significaría que la misma estructura del mercado tiene que facilitar la incorporación de los ahorrantes al mercado de valores.

“Cuando usted me pregunta qué se necesita, creo que es seguir trabajando en la normativa para dar más espacios a operadores o intermediarios, que entren al mercado a participar como oferentes de sus productos”.

Ahora me hablaba de aprovechar figuras de inversión para que también se pueda ampliar la base de ahorrantes, ¿cuáles figuras existentes quiere impulsar?

–En el caso concreto de los fondos de inversión, la industria se ha concentrado, por un lado, en los fondos de mercado de dinero (como competencia de una cuenta corriente) y por otro lado, están concentradas sus inversiones en certificados de depósito a plazo o en títulos de gobierno.

“Deberíamos pensar, y eso es como una perspectiva, de que si logramos atraer más empresas que puedan participar en el mercado, posiblemente no con grandes volúmenes de captación pero que, a través de los fondos de inversión, creamos vehículos para absorber parte de esas necesidades de las empresas y por otro lado, buscamos los ahorrantes que inviertan a través de esos vehículos de inversión. Ahí podríamos conjugar muy bien la oferta y la demanda.

“Podrían ser fondos de inversión especializados, dependiendo de las características mismas que se le puedan dar al tipo de producto. Puede ser una combinación, por ejemplo, cuando usted quiere invertir… si lográramos que la infraestructura se financiara a través del mercado de valores, pues entonces, se toman participaciones de esa infraestructura y se incorporan a los fondos de inversión y se los ofrecemos a inversionistas individuales.

“Creo que ahí es mucho la imaginación y la capacidad de creación".

El mercado está concentrado en opciones de muy corto plazo (mercado de dinero) y muy largo plazo como los fondos inmobiliarios, ¿considera necesario ampliar la oferta de productos?

–La oferta y mayor educación. Acercarse más, explicarles más las figuras.

¿Cuáles son los mayores retos del mercado de valores?

  • Atraer a más intermediarios de valores
  • Profundizar el mercado secundario (diversificar la oferta).
  • Retomar la iniciativa de creadores de mercado.
  • Fortalecer las capacidades técnicas de los asesores de inversión, agentes corredores, administradores de cartera, operadores, analistas, comités de inversiones y riesgos.
  • Impulsar la estrategia nacional de educación financiera.

–Por un lado, promover más intermediarios de valores en el mercado, especializados.

“Tenemos que impulsar un mercado de deuda abierto, de tal manera que promueva la participación de instituciones del sector público y privado, a través de figuras de alianzas público privadas para que logren presentar proyectos de inversión y que se puedan ir canalizando a través de diferentes vehículos de inversión que se puedan ofrecer al mercado.

“Eso ayudaría muchísimo a los fondos de pensión que hoy en día requieren dónde colocar los ahorros. Ahí hay una necesidad significativa, porque hay un crecimiento continuo del ahorro sobre el producto interno bruto pero, debería canalizarse hacia actividades económicas del país, porque eso tiene un efecto de rebalse importante dado que se estaría apoyando la actividad económica, y el crecimiento del ahorro.

“Por otro lado, me parece importante mejorar la profundidad del mercado secundario.

"Ya todos los conocemos, tenemos debilidades en la formación de precios, tenemos debilidades en la concentración de emisores en el mercado secundario, que precisamente lo que se negocia en el país es deuda del Gobierno o Banco Central. Ahí tenemos que ver cómo se diversifica más esa oferta de valores en el mercado secundario.

“Creo que hay que darle capacidad, y eso probablemente requiera de acciones legales, de acceso directo de inversionistas institucionales a ese mercado secundario. Porque al final lo que están haciendo los inversionistas institucionales es que están comprando la deuda de los emisores públicos, en ausencia de emisores privados, y lo que hacen es que se lo dejan al vencimiento, entonces la formación de precios no existe.

“Ahí hay que retomar la iniciativa de creadores de mercado (...). Tenemos una gran oportunidad para retomar la discusión sobre esta figura.

“Otro de los aspectos, es que hay que fortalecer las capacidades técnicas de los asesores de inversión, de los agentes corredores, de los administradores de cartera, de los operadores, de los analistas encargados de las evaluaciones financieras para inversionistas institucionales. Fortalecer los comités de inversiones y de riesgos, crear mayores competencias y mayor capacidad para el análisis de riesgos, para que tomen decisiones de las inversiones que se ofrezcan.

“De nada le sirve a usted crear un buen instrumento de inversión, si el comité de riesgos y el comité de inversiones de los fondos de inversión o de los inversionistas institucionales (llámese fondos de pensión u otros) no tienen el equipo que las analice, los riesgos y la valoración financiera de los instrumentos.

“Otra de las cosas es que me parece que es retomar la estrategia nacional de educación financiera".