Se investigará supuestos incumplimientos de información sobre los bonos del Fideicomiso Altara El Tucano-Scotiabank

Por: María Fernanda Cisneros 2 enero
El fideicomiso Altara El Tucano hizo una emisión por $7 millones en bonos.
El fideicomiso Altara El Tucano hizo una emisión por $7 millones en bonos.

La Superintendencia General de Valores (Sugeval) abrió el procedimiento administrativo ordinario en contra de BCR Valores Puesto de Bolsa y tres agentes de bolsa inscritos, por posibles faltas a la Ley Reguladora del Mercado de Valores.

La entidad dictó la resolución de apertura del proceso el 7 de diciembre de 2016, por cuatro posibles incumplimientos por parte de BCR Valores y otras supuestas fallas que habrían sido ejecutadas por tres agentes de bolsa al momento de la negociación de los bonos del Fideicomiso Altara El Tucano-Scotiabank de Costa Rica 2012.

Al iniciar este procedimiento, la Sugeval da paso a una investigación y valoración de la información. Esto no implica un juzgamiento o condena de la entidad cuestionada.

En 2012, BCR Valores, actuando por cuenta de algunos de sus clientes, colocó bonos emitidos por el Fideicomiso Altara El Tucano-Scotiabank, producto de una oferta pública registrada por la Sugeval y que en ese momento contaba con una calificación de riesgo favorable.

Vanessa Olivares, gerente de BCR Valores, explicó que "en razón del no pago del emisor, que aclaramos era un riesgo revelado en el prospecto que regula la figura y aceptado por los inversionistas, y la consecuente suspensión de la cotización de las emisiones Altara - Tucano, se procedió con la ejecución de la garantía conforme al procedimiento previamente dispuesto en dicho prospecto y demás contratos relacionados".

Ese proceso culminó "en una dación en pago mediante la cual los inversionistas se adjudicaron las acciones de la sociedad propietaria del complejo turístico El Tucano y cancelando los bonos", añadió.

Ante esta situación, es que la Sugeval abre la investigación, que se encuentra en su etapa inicial. Al respecto de este proceso, BCR Valores destaca que "sus actuaciones de han apegado siempre al marco regulatorio".

El detalle de la investigación

A BCR Valores se le investiga por incumplir con: su deber de perfilar a los inversionistas, así como el de contar con los mecanismos necesarios para obtener y conservar la documentación que demuestre que un inversionista es sofisticado.

El tercer punto de la investigación es por una supuesta infricción al no haber entregado información relevante sobre los bonos del fideicomiso antes mencionado.

Según el hecho relevante, el puesto de bolsa supuestamente no informó a los inversionistas que adquieron los bonos en el mercado primario, sobre el posible conflicto de interés que podría existir ya que el puesto de bolsa recibiría una comisión del 2%, por parte del emisor, al colocarlos.

En cuarta instancia, la entidad habría inclumplido con el deber de actuar diligentemente en el servicio de asesoría contratado por los inversionistas. "Al no haberlos perfilado con anterioridad, éstos podrían no haber contado con elementos suficientes para poder determinar si el instrumento se ajustaba a sus intereses y necesidades de inversión en ese momento, especialmente tratándose de una oferta pública restringida", explica el comunicado.

Asimismo, el documento señala que la investigación también incluye a tres agentes de bolsa de apellidos Escalante, Solano y Peñaranda.

Escalante y Solano son investigados por posibles incumplimientos en la perfilación de los inversionistas, no haber entregado infromación sobre la comisión y el conflicto de interés, y por últmo por aparentemente no actuar diligentemente. A Peñaranda se le investga por su posible participación dolosa en la infracción de BCR Valores al no entregar información sobre la comisión y los efectos que esta acarrearía.

En el caso de que las supuestas faltas de BCR Valores sean demostradas, podría recibir una amonestación privada que consiste en amonestación escrita o una multa por un monto hasta de 20 veces el salario base, por no perfilar a los inversionistas.

Además, por incumplir con documentación para determinar si el inversionista es sofisticado, podría recibir las mismas dos multas anteriores.

En el caso de la falta por la falta de información sobre la comisión que recibiría y el conflicto de intereses, podría ser multado con 200 salarios base, en cada infracción.

El antecedente del fideicomiso

El caso del Fideicomiso Altara El Tucano-Scotiabank lleva un antecedente de investigaciones por posibles infracciones.

El proceso administrativo en contra de Scotiabank Costa Rica, en su condición de fiduciario del Fideicomiso para la emisión de bonos, se abrió a inicio del 2016.

La omisión de información a los inversionistas y el incumplimiento de normas de contabilidad son algunas de las supuestas fallas por las que Sugeval abrió el proceso en contra de Scotiabank.

Sin embargo, para entender su caso hay que ir aun más atrás.

La franquicia Altara Resorts adquirió el hotel Tucano Resort & Thermal Spa a inicios del 2013, con el fin de desarrollar el concepto de la medicina alternativa. La compra se realizó luego de haber concretado, en noviembre del 2012, la colocación de bonos del fideicomiso Altara-El Tucano-Scotiabank, por un monto de $7 millones.

Sin embargo, el fideicomiso cesó el pago de sus obligaciones con los inversionistas, luego de que el bono con vencimiento al 28 de noviembre de ese año no se cancelara.

Ante esto, se le brindó un plazo de 30 días hábiles a las sociedades Altara El Tucano Resort y Villa Playa Dorada, para que cancelara el monto adeudado. Ese periodo caducaba el 14 de enero del 2014, pero no se llevó a cabo el pago correspondiente.

El siguiente paso era ejecutar la garantía debido al incumplimiento de pago por parte del fideicomitente.

En marzo del 2014, los inversionistas del fideicomiso rechazaron la propuesta del fideicomitente para suspender el proceso de ejecución de la garantía y optar por el pago de bonos mediante otro tipo de financiamiento.

Por ello, Scotiabank continuó con la ejecución de la garantía, mediante lo que se realizaron tres subastas, que no fueron exitosas.

De hecho, la tercera subasta del contrato de fideicomiso para la emisión de bonos Altara El Tucano/Scotiabank se declaró como fracasada por la inexistencia de oferentes o postores interesados, según anunció un comunicado de hecho relevante de finales de noviembre de 2014.

*Esta información fue actualizada posterior a su publicación para incluir la posición de BCR Valores.