Aunque los efectos de la tasas de trasmitieron al MIL, aún falta que tenga efecto en el resto de tasas del sistema financiero

Por: María Esther Abissi 31 octubre

La Tasa de Política Monetaria (TPM) completó su transmisión al Mercado Integrado de Liquidez (MIL) y parcialmente a otras tasas de interés del sistema financiero, según informó el Banco Central en su comentario a la economía nacional del mes de octubre.

La TPM completó la transmisión en octubre al MIL, mientras que a otras tasas, como la Tasa Básica Pasiva (TBP) el proceso ha sido más lento.

La TPB aumentó 130 puntos base, de 4,50% a 5,80% entre abril y octubre pasados.

Entre abril y junio de este año, el Banco Central realizó cinco aumentos de la TPM.

El primero de ellos, el 5 de abril, ubicó la tasa en 2,25%, influenciado por presiones inflacionarias en el corto plazo.

Las presiones se mantuvieron y 21 días más tarde el Central hizo un nuevo aumento de 25 puntos base, ubicándola en 2,50%.

En junio, se dio finalmente el último aumento de la TPM, que alcanzó 4,50%. Con este último incremento la tasa llegó casi a tres puntos porcentuales por encima de como inició el año.

La estrategia del Banco Central era de enviar una señal al sistema financiero para subir sus tasas en colones, para motivar a los ahorrantes a invertir en moneda nacional y así, evitar la dolarización de los depósitos y las presiones en el precio del dólar.

Sin embargo, los efectos de transmisión no fueron inmediatos.

Fueron necesarios tres meses para que la transmisión comenzara a notarse en las tasas de interés, especialmente en las tasas pasivas.

La primera semana de junio la TBP se ubicó en 4,65% y al cierre de ese mismo mes alcanzó 5,7%.

Sin embargo, el proceso de desdolarización del ahorro financiero y la colonización del crédito no fueron tan expeditos.

En el comentario de la economía nacional del Banco Central de setiembre se admite de que, pese a que ha habido una contención de la dolarización del ahorro financiero, se ha observado una menor velocidad en el proceso de desdolarización del crédito al sector privado.

Para octubre, el Central admitió que se mantienen indicios de contención de la colonización del crédito y del proceso desdolarización del ahorro financiero.