Conozca de cerca cómo se gesta un ecosistema de negocios

Carao Ventures alberga bajo un mismo techo a diferentes emprendimientos


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

¿Qué pasa cuando varias empresas conviven bajo un mismo techo? ¿Se roban las ideas? ¿Se forma la competencia? ¿Hay un ambiente hostil?

En realidad, ninguna de las anteriores.

Carao Ventures, aceleradora que ha invertido $5 millones en proyectos emprendedores, ha demostrado que diferentes compañías compartiendo un mismo espacio físico da como resultado una explosión de ideas y de creatividad, además de la constante retroalimentación.

Así es la vida de los emprendedores en Carao Ventures

No es una cuestión de moda o de millennials, pues marcas como Slidebean, Go Pass, Speratum, Leaf y Go Pato han salido con gran éxito al mercado y, según el testimonio de los mismos gerentes, bajo un sistema colaborativo lograron compartir recursos e incluso recibir capacitaciones.

Como lo describe el propio fundador de Carao, Adrián García, se trata de una especie de bosque en el que crecen diferentes plantas de forma simbiótica, es decir cada uno saca provecho de ese espacio que tienen en común.

En Costa Rica, existen otras aceleradoras como GN Plus y también incubadoras (que ven los proyectos desde una etapa más inicial, desde su idea) como CIE-TEC, UNA Incuba, AUGE, Costa Rica Open Future y Parque La Libertad.

Entre paredes de innovación

Carao Ventures es una firma de capital de riesgo que invierte en startups que presentan propuestas innovadoras y que poseen potencial de crecimiento. Además, se encarga de brindar acompañamiento operativo, apoyo estratégico y de desarrollo de negocios.

La aceleradora cuenta con un portafolio de 11 empresas, cifra que se queda corta con las 1.000 solicitudes de ingreso que reciben al año.

Estas iniciativas están marcando la diferencia en temas como pago electrónico en transporte público, inteligencia artificial, entregas de paquetes con drones, tratamientos contra el cáncer, plataformas para música, presentaciones digitales, construcciones inteligentes y las transacciones financieras de forma electrónica.

Carao está ubicada en las inmediaciones del Estadio Nacional, en La Sabana, San José. Al cruzar sus puertas se percibe un estilo "casual", luces, colores y letreros que invitan a la reflexión.

Al caminar por sus pasillos se ve a los emprendedores que vienen y van, la mayoría del tiempo con su computadora en mano, pero eso no les impide saludarse entre sí y compartir brevemente el estado actual de su empresa.

Vinicio Chanto, cofundador de Slidebean, fue de los primeros emprendedores en llegar a Carao y ha visto la evolución y la llegada de los diferentes empresarios.

Chanto rescata de este modelo la agilidad, la forma rápida de trabajar y de dar respuesta al mercado, una cualidad de la que carecen muchas organizaciones tradicionales. El exceso de procesos lleva a la burocracia, palabra prohibida en las nuevas compañías.

Otro punto a favor de esta estructura es la interacción. "Estamos a la vuelta del pasillo para evacuar dudas", aseveró García.

La comunicación es clave

Los colaboradores intercambian ideas tanto fuera como dentro de la oficina.

Incluso lo que podría llamarse tiempo libre en las áreas comunes, se convierten en conversaciones dentro de un ambiente informal y de las cuales pueden sacar provecho los diferentes emprendimientos.

Aunque se trata de compañías diferentes, tienen un ADN similar que está compuesto por liderazgo horizontal, flexibilidad al cambio e innovación. Sin embargo, no solo se trata de conversaciones informales o improvisadas, también se imparten charlas y capacitaciones para el grupo en general.

García comentó que recientemente los visitó un experto en realidad virtual, quien les explicó cómo se puede aplicar esta tecnología en las diferentes industrias.

Los emprendedores pueden aprovechar las charlas con contenido de valor y de temas que están a la vanguardia, pues ellos son conscientes de la importancia de la actualización profesional.

Gibert Corrales, de Leaf, emprendimiento que desarrolló una aplicación para música y que ahora trabaja desde Inglaterra, comentó que el tiempo que pasan en Costa Rica no dudan en acudir a Carao, pues allí pueden trabajar y aunque el espacio en ocasiones se les puede hacer reducido, les genera tiempo de valor.

"Podríamos estar en una casa, pero acá se dan oportunidades; uno nunca sabe cuando puede llegar un inversionista, gente que conoce gente y así se forman los contactos", dijo Corrales.

En Carao, no existen horarios de entrada ni de salida, las happy hours son comunes y la responsabilidad está enfocada en que cada quién ya sabe lo que tiene que hacer, no solo se trata de títulos.

La libertad laboral que existe no se tiene que relacionar con desorden, ya que según los empresarios, su método de trabajo se rige por metas.

En la aceleradora actualmente laboran unas 20 personas, pero esta cifra varía, ya que cuando los emprendimientos más "maduros" concluyen su etapa de formación se mudan a sus oficinas como Go Pato y Slidebean.

De esta forma, se liberan espacios para las nuevas empresas. 
"Es como la escuela, acá se genera una renovación natural, además los empresarios más experimentados les dan consejos a los nuevos", afirmó García.

Carao demuestra cómo, en un espacio relativamente pequeño, se puede generar un ecosistema de negocio en el que se genera la relación ganar - ganar.

Aunado a los elementos de nuevos estilos de dirección que les sellan los empresarios a sus marcas en crecimiento.

Por ejemplo, Slidebean demostró que se puede pasar del ya conocido Power Point a otras formas de hacer presentaciones.

Ha logrado que más de 2.000 empresas alrededor del mundo tengan una suscripción de paga en su sistema, esto se traduce a más de 5.000 usuarios activos.

Además registran $500.000 en ventas y tienen proyectado llegar a $1 millón en la primera mitad del 2017.

Y este es tan solo uno de los casos de éxito.
Sostenbilidad y financiamiento