Cómo vencer las barreras hacia puestos de liderazgo

Tres ejecutivas explican la manera de ascender a puestos de liderazgo


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

¿Cómo están posicionadas las mujeres en el mundo gerencial?

La respuesta es poco alentadora, ya que una investigación realizada durante cinco años por el Centro para el Liderazgo de la Mujer de Incae Business School y revelada el mes pasado, señaló que solo 1% de las mujeres ocupaba un puesto de alto mando en Latinoamérica.

Según Susan Clancy, profesora del Incae, a las mujeres se les presentan barreras que les impiden llegar a puestos gerenciales.

“El incremento de empleo y educación de las mujeres en Latinoamérica no ha llevado a incrementos proporcionales en su poder económico, legislativo, político o social”, detalló Clancy.

La profesora agregó que aunque las mujeres conforman la mitad del talento humano en América Latina, los sistemas son incapaces de aprovechar el ingenio y capacidad que ellas tienen.

El balance entre la vida familiar y la personal, los estereotipos, y las ambiciones profesional se mencionaron como obstáculos.

Por esta razón, las ejecutivas Patricia Rodríguez, Grace Mena y Mayela Rojas, explicaron cómo vencieron estas barreras y brindan consejos para lograrlo.

1. Balance entre vida personal y laboral:

La investigación concluye que las mujeres le dedican aproximadamente el doble de su tiempo a las tareas domésticas.

Según Patricia Rodríguez, gerente del puesto de bolsa en Improsa, es importante definir prioridades y tener un balance.

“En mi vida personal, mi prioridad es mi familia, tener paz espiritual, el deporte y comer de manera saludable, eso es indispensable para mantener mi equilibrio”, afirmó Rodríguez.

Mayela Rojas, subgerente en Grupo Mutual, manifestó que para triunfar fue básico tomar la decisión de ser una mujer profesional, además de  definir a dónde quería llegar y fijar prioridades.

“Tengo un  manejo cuidadoso de la agenda familiar  y establecemos en común acuerdo las actividades que vamos a  compartir”, relató.

2. Estereotipos y sesgos:

Los sesgos subconscientes emergen como una poderosa, pero a menudo invisible barrera para las mujeres. Datos recolectados durante un estudio del sector bancario en España, indicaron que el 78% de las mujeres percibían que existen estereotipos.

Grace Mena, gerente general de Café Deli y de Nature’s Best Coffee, dijo que nunca  ha creído en la teoría que los hombres sean más o menos calificados que las mujeres. “Mi convencimiento es que el mundo está compuesto  por  personas con diferentes aptitudes y cada quien asume el rol que pueda desempeñar de la mejor forma posible”, afirmó.

Cuando estos sesgos se acumulan pueden interferir en la habilidad de las mujeres para verse ellas mismas como líderes.

Mena agregó que la mujer no tiene por qué sentirse discriminada y que con sus logros demuestre que posee las cualidades para ejercer puestos de liderazgo.

Rodríguez agregó que los sesgos se vencen con disciplina, actitud, compromiso y humildad.

“Siempre hay personas que saben más y el conocimiento que se tiene hoy, no será suficiente para mañana”, acotó.

En América Latina, durante mucho tiempo, el énfasis cultural se dio con el papel del hombre como figura fuerte y a las mujeres con el rol de esposas y madres.

Por esto, Rojas explicó que estos  estereotipos los ha superado aprendiendo razonablemente de las áreas  en  las que se  desempeña para opinar y desarrollar un punto de vista que le aporte a los demás.

3. Ambiciones profesionales de las mujeres y sus decisiones:

Según la investigación de Clancy, un estudio realizado a los estudiantes graduados de prestigiosas escuelas de Estados Unidos y Latinoamérica, señaló que aproximadamente el 80% de los hombres aspira a posiciones de poder organizacional, mientras que solo el 20% de las mujeres reportaron ese interés.

Rodríguez consideró que las mujeres deberían tener mayor confianza en sí mismas.

Por su parte, Mena dijo que muchas mujeres prefieren administrar el hogar u ocupar puestos de baja jerarquía, pero esa es la decisión que toma cada persona. “No importa cuáles son sus ambiciones, lo importante es tenerlas.  Estar clara en las metas para lograrlas; no todas nacimos para ser líderes,  pero lo importante es que nacimos libres”, añadió Mena.

La ambición profesional es forjada tanto por lo que un individuo cree posible, como por lo que las otras personas les apoyen y esperen de ellas.

Mayela Rojas manifestó que hay aspectos culturales profundos  que las afectan   y que de alguna manera ocasionan que muchas mujeres no aspiren a puestos de liderazgo.

“El apoyo familiar, desde la infancia de las niñas y de los niños y  de la pareja es fundamental. Si queremos ser mujeres profesionales, tenemos que buscar una pareja que comparta y apoye esa decisión”, explicó Rojas.

Las gerentas aconsejan

Estas tres mujeres ejecutivas brindan recomendaciones para las mujeres que desean ser líderes en sus puestos de trabajo:

  • Tengan autoconfianza, sean simplemente auténticas, genuinas, crean, por convicción, que son capaces de lograr todo cuanto se propongan.
  • No pierdan el tiempo hablando de machismo, sino concéntrense en su trabajo. Demuestren sus capacidades con resultados.
  • Expresen claramente sus posiciones sin titubeos y trabajen en armonía de tú a tú tanto con hombres como con mujeres.
  • Decidan si quieren ser o no una mujer profesional y ocupar un puesto de liderazgo.
  • Construir posiciones sólidas respecto a los puntos de vista y manifestarlas.
  •  Estar consciente de los prejuicios que inhiben el liderazgo femenino, para no dejar que las atrape.
  • Tener buenos mentores.
  • Tener un buen manejo y uso de la agenda.
  • Lleven a la mesa nuevas ideas, nuevos programas, es decir que sea una innovación constante.
  •  Ante la adversidad, haga un alto, reflexione, recapacite y siga adelante sin contemplaciones.
  •  Si tienen  jefes y compañeros de trabajo  que no valorizan a la mujer, demuéstrenles que están equivocados.
  • Compartan con personas inteligentes y que les ayuden para que se puedan desarrollar.
Sostenbilidad y financiamiento