Los cinco pasos para que el ejecutivo mantenga su empleabilidad


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Ciertamente, como no controlamos lo que se encuentra fuera de nuestro rango de acción, debemos siempre procurar, en cualquier tiempo que sea, mantener nuestra “empleabilidad”.

En la actualidad, con los cambios en las empresas, sus decisiones estratégicas no necesariamente conllevan a la creación de más empleos sino a la reducción de costos, en los cuales, desafortunadamente, la planilla y el número de empleados, es el primero en ser revisado.

Existen una serie de consejos que pueden servir para moverse en las arenas movedizas del empleo.

1. Comentar la situación con familiares y amigos . Muchas de las personas que se quedan sin empleo comentan el despido a amigos, familiares y conocidos nada más conocer la noticia. Es algo recomendable y que hace mucho más llevadero este proceso de cambio.

Eso sí, hay que saber comunicarlo, pues en muchas ocasiones propicia que las personas allegadas no sepan en ocasiones cómo actuar en favor del profesional despedido. Se recomienda que antes de lanzarse a difundir el comunicado se reflexione, se piense y se articule un mensaje coherente para que las personas del entorno tengan claro cómo ayudar a buscar opciones profesionales.

2. Actuar con prudencia y no hablar mal de la antigua empresa. Es frecuente, y contraproducente, que los empleados despedidos reaccionen con ira cuando conocen el despido y que empiecen a hablar mal de la empresa saliente. Aunque puede ser una reacción comprensible, resulta una forma de actuar que a largo plazo se vuelve en contra.

Los profesionales que actúan de esta manera reducen las probabilidades de recolocación, ya que en la práctica son pocos los responsables de recursos humanos que contratan a personas que hablan mal de su anterior empresa. Se les considera personas conflictivas y con quienes pueden surgir problemas en el futuro.

3. Mantener la buena reputación ante la anterior empresa . La vida profesional da muchas vueltas y es posible que, tarde o temprano, se tenga la oportunidad de trabajar de nuevo en la empresa o bien junto con algunos profesionales con quienes se ha trabajado en esta. Por lo tanto, no es conveniente actuar de forma impulsiva.

No se debe buscar revancha ni desquitarse con personal que no haya tenido un buen comportamiento con la persona despedida. El extrabajador debe llevarse intacta su buena reputación como profesional; el revanchismo puede hacer que se pierdan buenas referencias.

4. Buscar recomendaciones en la empresa que despide. Se debe tener la cabeza fría e, incluso, intentar buscar recomendaciones entre los antiguos jefes u otros profesionales que continúan en la empresa. Sobre todo, si el despido es por causas económicas y los superiores han estado satisfechos con el rendimiento laboral.

En estos casos, se debe pensar en todas las personas de las empresas que pueden dar una recomendación o facilitar contactos en otras empresas. No hay que dudar en pedirles una carta de recomendación, un instrumento que será de gran utilidad en la búsqueda de un nuevo empleo.

5. Mantener el control emocional. En la mayoría de personas, las reacciones inmediatas ante la pérdida de empleo pasan, según los expertos, por cinco fases emocionales diferentes: shock , negación, cólera, depresión y aceptación de la situación.

El hecho de que la experiencia demuestre que no se puede evitar pasar por esta curva de emociones, debe servir para adoptar medidas inmediatas para recomponer el control emocional y que sea más fácil encontrar un nuevo empleo lo antes posible.

La sensación generalizada que se vive es la de desvalorización. Los trabajadores no se sienten apreciados como antes, tienen la idea de que se les considera inútiles (o menos útiles que otros) y que, por eso, prescinden de sus servicios.

Un plan de vuelo

Por ello, se debe pasar muy rápido por las cuatro primeras fases para centrarse en la última, en la aceptación de la situación. Una vez conocidas las medidas que se deben tomar en el mismo momento o en las horas siguientes tras conocer el despido, llega el momento de buscar un nuevo empleo.

Y es aquí donde hay otras posibilidades para buscar un nuevo empleo.

1. Recurrir a la red de contactos. Es una medida que se debe tomar de inmediato, es la vía más eficaz. Se estima que entre el 65% y el 70% de los puestos de trabajo surgen a través del denominado networking (recomendaciones de amigos, conocidos o antiguos colegas). Es el momento adecuado para utilizar los contactos que se han hecho a lo largo de la carrera profesional.

Hay que comunicar a las personas de la red de contactos que se busca empleo y explicarles con detalle el tipo de trabajo que se quiere conseguir.

2. Múltiples versiones del currículum vitae . Es posible que no se tenga el currículum actualizado, por lo que se debe actuar con rapidez para preparar el nuevo y la carta de presentación para comenzar el proceso de búsqueda. Se debe pensar en el currículum como un reflejo en evolución y no como un documento estático. Se recomienda tener preparadas múltiples versiones diferentes adaptadas a los distintos puestos que se buscan o al tipo de empresas a las cuales se dirige.

Después de un despido, los responsables de recursos humanos de las empresas con las que se realizan entrevistas pueden formular dos preguntas delicadas. De lo convincente que se sea en las respuestas dependería que se consiga el puesto o no. Estas dos preguntas son: ¿Cuál es el motivo por el que le despidieron de su anterior empresa? Y ¿Qué cree usted que fue lo que realmente sucedió?. Hay que preparar una respuesta razonada y razonable a estas preguntas, y referirse al tema mediante comentarios positivos acerca de la antigua empresa e, incluso, de los anteriores jefes.

Éste es el momento de exhibir la carta de recomendación.

Es necesario estudiar todos los pros y los contras del nuevo empleo. Hay que meditar muy bien las decisiones, sobre todo, en lo referido a ofertas imprevistas. Numerosas personas aceptan la oferta aunque el salario sea inferior al de la anterior empresa. ¿La razón? Entienden que obtienen otras compensaciones como la proximidad, el buen ambiente laboral o el horario. Sobre todo, es fundamental pensar que es un período de transición mientras se encuentra otro empleo mejor remunerado.

Al quedarse sin empleo, la mayoría de las personas intentan encontrar uno nuevo en el sector donde han trabajado hasta el momento. Pero tal vez puede ser una buena idea replantearse un cambio de rumbo profesional y cambiar de carrera o actividad.

Alguien que ha trabajado durante toda su vida en el sector de seguros no tiene por qué buscar únicamente trabajo en una aseguradora, puesto que sus conocimientos le pueden ser también útiles para aplicar en contabilidad o administración, entre otros. Éste es un factor que no se debe pasar por alto.

¿Se debe aceptar el primer empleo que nos ofrezcan? Es necesario estudiar todos los pros y los contras del nuevo empleo. Hay que meditar muy bien las decisiones, sobre todo, en lo referido a ofertas imprevistas.

Numerosas personas aceptan la oferta aunque el salario sea inferior al de la anterior empresa. ¿La razón? Entienden que obtienen otras compensaciones como la proximidad, el buen ambiente laboral o el horario. Sobre todo, es fundamental pensar que es un periodo de transición mientras se encuentra otro empleo mejor remunerado.

Y ¿por qué no cambiamos de profesión? Al quedarse sin empleo, la mayoría de las personas intentan encontrar uno nuevo en el sector donde han trabajado hasta el momento. Pero tal vez puede ser una buena idea aprovechar una situación de desempleo para replantearse un cambio de rumbo profesional y cambiar de carrera o actividad.

Alguien que ha trabajado durante toda su vida en el sector de seguros no tiene por qué buscar únicamente trabajo en una aseguradora, puesto que sus conocimientos le pueden ser también útiles para aplicar en contabilidad o administración, entre otros. Éste es un factor que no se debe pasar por alto.

¿Por qué está usted sin trabajo? Resulta muy complicado ayudar a alguien con objetivos tan imprecisos como: “Quiero encontrar un trabajo en finanzas lo antes posible”. Por ello, hay que especificar las aptitudes personales y extender la red de contactos.

3. Es adecuado acudir a eventos y conferencias del sector y utilizar sitios web de redes sociales como Linkedln. No se debe ver la colaboración en redes sociales como algo puntual que sucede en un lugar y en un momento determinado. Los mejores candidatos siempre buscan otros profesionales de su sector con quienes establecer contacto: en el banco, en una tienda o en un restaurante. La próxima oferta de empleo podría venir de cualquier parte.

Debemos ser muy cuidadosos y lograr planear una estrategia de búsqueda convincente. Se requiere planificación y evitar enviar CV a todos lados. Debemos analizar el contexto de las empresas, la realidad de las mismas. Sería inútil enviar una oferta de trabajo a un lugar que sabemos están eliminando posiciones.

Tener un plan de vuelo u hoja de ruta le asegurara un periodo menor de desempleo.

Sostenbilidad y financiamiento