Un innovador de propósitos claros


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Revolucionar el negocio, proponer una nueva forma de trabajar en un bufete de abogados y hacerle la vida más fácil a sus clientes es la meta que diariamente cumple Mariano Batalla, desde la firma Batalla Salto Luna.

El entusiasmo por cumplir con su objetivo comienza a cristalizarse luego de la fusión de Batalla Abogados y AFC Tax & Legal, empresas que iniciaron la integración en setiembre del 2015 pero comenzaron oficialmente funciones en enero de 2016.

VEA EL ESPECIAL: 40 menores de 40 2016

Les bastaron solo tres meses de funcionamiento para convertirse en el bufete costarricense que cuenta con la mayor cantidad de prácticas con ranking de número uno: habilidad técnico-legal, ética profesional, servicio al cliente, diligencia, compromiso, según Chambers & Partners, calificadora mundial.

Batalla, graduado con honores en Derecho de la Universidad de Costa Rica, decidió no hacer una maestría en Derecho sino hacer estudios de posgrado en negocios internacionales en un programa conjunto de la Universidad Tufts y la Universidad de Harvard, y especializarse en innovación social y emprendimiento.

“Me decidí por estudiar Derecho, quizá de una forma un poco romántica para entender el país y el mundo a través de una disciplina particular que al mismo tiempo me permitiera tener un mecanismo para resolver el mundo”, cuenta Batalla.

El sello distintivo ya lo traía desde la infancia, pues desde los once hasta los 27 años fue parte de CISV, una organización internacional, dedicada a educar e inspirar a jóvenes y niños alrededor del mundo.

Todo eso influyó en su deseo de estudiar para entender mejor los negocios y el manejo de clientes. Por eso cuando a mitad del primer año de estudios en Boston, comenzó a revisar cursos de otras facultades –algo que permitía el programa que cursaba–, este joven abogado encontró a través de su esposa, un curso de liderazgo para firmas de servicios profesionales.

“Terminé mi especialización en emprendimiento e innovación social y firmas de servicios profesionales, porque ahí convergen la mitad de mis intereses. Quise poner en práctica lo aprendido y sentí que lo natural para mí era hacerlo en una firma de servicios legales en Costa Rica”, dijo Batalla.

Decidido a hacer algo diferente, Batalla quería asumir el reto de mejorar una firma como negocio. “Detecté que no era usual en las firmas del país tener propósito, valores y que existiera una cultura alineada a este propósito”, explica.

Comenzó por trabajar en construir un equipo empático, sincero con los clientes y accesible.

Batalla aseguró: “La pasión por el emprendimiento y la innovación nunca la abandoné”.

Fue así como se dio la fusión más grande de dos firmas legales realizada hasta el momento en el país .

“Mi rol fue el de hacer ese primer acercamiento. Tuve esa iniciativa, propuse la idea y al final me tocó planear, moldear y dirigir ese proceso de fusión de dos firmas de 40 personas y hacerlas una sola”, dijo el abogado.

Hasta la fecha sigue con el mismo objetivo: hacer que sus colaboradores se sientan bien, pues ellos son el producto que le ofrecen a los clientes.

“Ahora, los clientes no quieren sorpresas, quieren asesores que conozcan del negocio que sean casi socios, ese es el valor agregado que queremos dar”, aseguró.

En detalle

Edad: 31

Años

Empresa: Batalla Salto Luna

Cargo o profesión: Socio director

Sostenbilidad y financiamiento