PREGÚNTELE A RICHARD BRANSON

Richard Branson: No te guardes tus ideas brillantes

Pregunta: Cuando uno tiene una idea brillante como emprendedor emergente, ¿es posible incorporar a la gente correcta e involucrarse con empresas más grandes sin que se roben la idea? Kylie McGowan, Australia.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Puede ser difícil saber cómo desarrollar ideas cuando apenas se está empezando en los negocios.

Pudieras pensar que se te ha ocurrido algo que pudiera convertirse en una empresa exitosa –y que hay un verdadero mercado para tu producto o servicio–, pero existe una gran diferencia entre formular una idea y hacerla que cobre vida.

Sin embargo, guardarse una idea es algo que todos los emprendedores deberían evitar.

LEA Richard Branson: Personalidad, pasión y propósito son mejores que un título académico

Al principio, quizá quieras buscar retroalimentación de amigos y familiares: el sencillo acto de explicar el concepto del negocio a personas cercanas a ti revelará problemas que podrían haber pasado inadvertidos, o pudiera desencadenar nuevas ideas.

Conforme se desarrollen las cosas, con suerte estarás en busca de socios de negocios y potenciales miembros para tu equipo que puedan ayudarte a lo largo del camino, así como posibles inversionistas y la atención de la prensa.

Adicionalmente, pasar tiempo con personas de la industria en la que buscas entrar será invaluable, especialmente si puedes confiar en una de ellas como mentor. Tener a alguien con conocimiento relevante para sopesar ideas y que te señale la dirección correcta a menudo resulta esencial para el éxito de los negocios principiantes. Un buen mentor podrá asesorarte sobre con qué empresas o individuos será sensato que te reúnas, y cuánta información deberías compartir con ellos.

Pero, incluso, con un mentor experimentado, la verdad es que nunca puedes considerarte “segura” de que un competidor no te robará tu idea. Después de todo, ningún aspecto de los negocios puede considerarse libre de riesgos.

La clave que hay que recordar es que cuando compartas la idea, te asegures de que estás en la mejor posición para capitalizar su éxito. Aun cuando tengas un negocio próspero en un país, alguien en un territorio diferente donde no estés activa pudiera imitar lo que tú estás haciendo.

Sin embargo, vale la pena correr el riesgo porque guardarte la idea impide su crecimiento. La probabilidad de que seas una experta en todos los aspectos del desarrollo de una idea es remota; y las aportaciones de otras personas harán avanzar las cosas. Además, es probable que alguien más esté trabajando en la misma idea, o en una que sea similar. Si tratas de desarrollarla sola, la competencia pudiera adelantarte.

El desarrollo del teléfono es un gran ejemplo del riesgo. La mayoría de nosotros sabemos que Alexander Graham Bell es el inventor. Pero mientras a él le concedían la primera patente, y subsecuentemente ascendía al estrellato, el teléfono pudo haber sido inventado por alguien más: al mismo tiempo que Bell alistaba su prototipo, Elisha Gray y Antonio Meucci trabajaban en aparatos similares. Si sus intentos hubieran avanzado un poco mejor, ¡los libros de historia serían bastante diferentes hoy!

En los últimos años, ha habido un esfuerzo concertado por parte de algunas personas en la comunidad emprendedora por derribar las barreras históricas que han sido erigidas en nombre de la discreción. Elon Musk, el director ejecutivo de Tesla, incluso se ha negado a aplicar cientos de patentes de Tesla porque hacerlo habría hecho más difícil que se desarrollara la industria de los vehículos eléctricos.

“Había una pared de patentes de Tesla en el vestíbulo de nuestras oficinas centrales de Palo Alto”, escribió Musk en una publicación de blog en 2014. “Ya no es así. Han sido retiradas, con base en el espíritu del movimiento de las fuentes abiertas, para el avance de la tecnología de los vehículos eléctricos. Tesla Motors se creó para acelerar el advenimiento del transporte sustentable. Si allanamos el camino hacia la creación de vehículos eléctricos atractivos, pero luego colocamos minas terrestres sobre la propiedad intelectual detrás de nosotros para inhibir a otros, estamos actuando de manera contraria a ese objetivo”.

Aunque no estoy promoviendo la publicación de todas las ideas que tengas en nombre del movimiento de fuentes abiertas, es bueno recordar que la discreción no debería ser una manta que cubra todo en lo que estés trabajando.

Saber qué compartir y qué no compartir es una habilidad que se puede adquirir. Hasta entonces, encontrar un mentor que pueda ayudarte a guiar esas decisiones es un buen primer paso. Compartir tus ideas con esa persona será una experiencia liberadora.

¿Quién es Branson?

Richard Branson es fundador de Virgin Group y compañías como Virgin Atlantic, Virgin America, Virgin Mobile y Virgin Active. Tiene un blog en www.virgin.com/richard-branson/blog. Se le puede seguir en Twitter en twitter.com/richardbranson. Para conocer más de Virgin Group, visite: www.virgin.com

© 2017 The New York Times Syndicate

Sostenbilidad y financiamiento