El balance espiritual, físico y personal resulta indispensable para ser un administrador eficaz

Por: Jéssica I. Montero Soto 27 abril, 2014
 Arturo Condo, rector de Incae, asegura que el plan de estudios de sus maestrías ahora desarrolla habilidades para la vida.
Arturo Condo, rector de Incae, asegura que el plan de estudios de sus maestrías ahora desarrolla habilidades para la vida.

En la gerencia moderna, el equilibrio personal es uno de los retos.

Según propone Arturo Condo, rector de Incae, para ser un líder exitoso, hay que aprender a administrarse como persona con el mismo empeño con que se administra la oficina.

Condo participó en el relanzamiento de la sección de Gerencia de EF con su charla “Liderazgo dentro y fuera de la empresa”, enumerando los cuatro grandes desafíos del líder eficaz, y en el cierre desarrolló el tema de “manejarse a uno mismo”.

Esta administración personal se basa en cinco pilares:

-Manejo de la información

-Manejo de la comunicación

-Manejo de la imagen

-Manejo del tiempo

-Manejo de sí mismo

“En Incae acabamos de hacer una renovación importante del MBA y una parte del programa, que antes no se incluía o se hacía extracurricularmente, es lo que nosotros hemos llamado life skills o habilidades para la vida; porque si uno no está espiritualmente en paz, uno no es un líder eficaz”, asegura Condo.

Pasos básicos

El correcto flujo de información es crucial dentro de la empresa y en la vida personal. Lo contrario obliga a correr el riesgo de sobrecargarse con datos inútiles.

“¿Quiénes de ustedes leen todos los correos que reciben? ¿Y quiénes contestan todos los que reciben? El punto es que simplemente no podemos leerlo todo. Requiere una disciplina muy importante saber mantenerse al tanto de la información que yo necesito”, explica.

El gerente eficaz debe jerarquizar los temas que le resultan prioritarios, sin dejar por fuera sus intereses personales no laborales y, por supuesto, sus asuntos familiares.

De la información se pasa a la comunicación. La abundancia de nuevos medios y la demanda de información sobre el quehacer del líder, hace indispensable desarrollar una estrategia, delegar algunas funciones y elegir qué se comunica y qué no.

Esto va de la mano con el manejo de la imagen: cuando hay información laboral y personal disponible para todos en un perfil de redes sociales o en la Intranet empresarial, ese es el material que utilizará el mundo para construir la imagen del gerente.

“Ese manejo es importante porque, dependiendo de la generación de la que es uno, algunos tenemos ciertas pretensiones de privacidad, que algunas cosas no se sepan. El manejo de imagen de uno como persona, no solo del CEO, de pronto se vuelve clave”, comenta.

La sobrecarga de datos y de demanda de información también permea al tiempo: cada vez más tareas, personas y temas exigen atención del gerente, creando la tentación de desatender las otras áreas de la vida. La diferencia es que ahora existe el conocimiento sobre los efectos negativos de esa adicción al trabajo.

Entonces, esa administración de los espacios del día debe incluir tiempo para actividades lúdicas, sean grupales o individuales, porque también es valioso el espacio para estar solos.

El último trecho del camino al equilibrio es el manejo de sí mismo o la capacidad de comportarse como un ser humano integral, satisfecho en las diferentes áreas relevantes para la realización personal.

“Es desarrollar habilidades para mantenerse bien”, resume Condo.

Este apartado, lejos de concentrarse en temas banales, se fundamenta en las experiencias de los MBA de Incae, quienes aseguran que sus principales obstáculos al comenzar gestiones más demandantes se alejan de las dudas sobre qué hacer o cómo hacerlo, para concentrarse en ¿cómo consigo manejarme yo?

“Manejarse a sí mismo es crucial. Puedo tener las mejores ideas, el mejor equipo, la mejor estrategia de mercado, que si no me administro correctamente, no funciono”, asegura.

En un mundo complejo, donde la composición de las oficinas ha cambiado, los retos son locales y globales simultáneamente y la tecnología pasa de la vanguardia al desecho en tiempo récord, ejercer la gerencia con éxito es un gran acto de equilibrio, donde sus habilidades para la vida harán la diferencia, indicó Condo.