Víctor Vega, coach empresarial y personal, asegura que el secreto está en superar el concepto de rendimiento y concentrarse en el potencial del grupo

Por: Jéssica I. Montero Soto 15 febrero, 2016

El líder es la clave para que un equipo alcance y supere sus metas, pero ¿cómo puede liderar con efectividad?

Víctor Vega, MBA y coach profesional, asegura que los métodos de autocoaching pueden ser la herramienta adecuada.

El profesional dictó el taller "Definiendo metas personales y profesionales a través del modelo GROW" como parte de las actividades de desarrollo profesional que organiza la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (Ulacit), y grabó un video para EF sobre cómo aplicar el proceso en el trabajo de equipo.

Para que sea real, el crecimiento personal debe trascender a la persona en el ser y no en el tener.
Para que sea real, el crecimiento personal debe trascender a la persona en el ser y no en el tener.

"Cuando se definen las metas desde arriba y se le imponen a los colaboradores, se concentra el esfuerzo en el rendimiento y se pierde de vista el potencial del grupo. Lo ideal sería ir casi al contrario: que sea el equipo el que defina cuánto quiere lograr, de acuerdo con sus capacidades", asegura Vega.

El modelo GROW es una técnica utilizada para el entendimiento y la creación o consecución de metas u objetivos, y se enfoca en que las personas sean capaces de desarrollar las respuestas a preguntas en cuatro áreas claves, como: ¿cómo diseñar y medir mis metas? (Goals) ¿Dónde estoy, y cuál es mi realidad? (Reality) ¿Cuáles son mis opciones, y qué puedo hacer? (Options) y ¿qué voy a hacer para cumplir con el compromiso que me he fijado? (Will)

Su aplicación adecuada en la empresa depende de la claridad de la información con la que se cuente y de que la cultura organizacional sea sana, es decir, que todos los involucrados sepan qué es importante para la compañía y lo compartan.

"Si el líder se enfoca en el resultado, opaca al individuo. Si se va completamente a la persona, opaca el resultado. La clave está en alcanzar la motivación que lleve al trabajo en equilibrio y a compartir los logros como beneficio para todos. Lo contrario es correr el riesgo de que la gente no crezca, y si el personal no crece, la empresa tampoco crece", asegura Vega.