Cautela de las empresas se refleja en alza leve en salarios de ejecutivos

Incrementos rondaron el 6% sin importar sector productivo o tamaño de la compañía

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Los puestos ejecutivos recibieron aumentos similares, muy cercanos al 6%, sin importar el sector productivo, el tamaño ni el tipo de empresa en el que trabajan, según un estudio semestral de PricewaterhouseCoopers en el país.

Estos porcentajes, además de ser parecidos, están por debajo de los recibidos durante 2014, en todos los casos.

“La disminución en los incrementos salariales del sector ejecutivo se debe a las condiciones económicas actuales, con políticas orientadas a obtener una inflación meta de 4%, más menos un punto. Esto ha llevado a las empresas a ser más cautelosas en sus costos de personal”, asegura Victoria Scott, gerenta de Compensación y Beneficios de PwC Costa Rica.

Para compensar el escaso crecimiento de la remuneración en dinero, las compañías recurren a sistemas de compensación variable, que les permiten remunerar a sus ejecutivos según el logro de metas.

Los datos del estudio de PwC, denominado Sistema Empresarial de Información Salarial (SEIS), indican que el 65% de ejecutivos tiene esquemas de compensación variable.

Este porcentaje sube al 71% en empresas multinacionales y al 77% en el sector industrial.

Estudios anteriores de esta y otras firmas consultoras han concluido que ese porcentaje variable tiene más peso en los cargos de mayor responsabilidad y la tendencia es ponerles techo, para evitar que una coyuntura de bonanza genere sobresueldos desmedidos.

¿Por qué el salario crece igual?

Los aumentos salariales para ejecutivos se movieron entre 4,9% y 5,4% durante 2015, un rango casi marginal.

Existen varios factores que provocan esa uniformidad en los sectores, entre los cuales la investigadora destaca la guerra por el recurso humano.

“Se puede resaltar la necesidad de atraer y retener el mejor talento, lo cual impulsa a las compañías a generar esquemas de compensación y propuestas de valor más competitivas, además de que los bajos porcentajes de aumento ligados a las condiciones económicas han dejado menos margen para la variabilidad de ajustes”, dice Scott.

Esta competencia por convertirse en empleadores atractivos para el talento existente y futuro sigue alejándose de la compensación económica.

En las condiciones actuales, controlar costos por remuneraciones y a la vez atraer a los mejores profesionales para cada puesto, requerirá mayor creatividad e innovación en las empresas.

Sostenbilidad y financiamiento