Una fuga o filtración de datos es realmente una complicación de niveles insospechados para cualquier compañía y si ésta no está preparada, las consecuencias pueden ser catastróficas.

Por: Vineet Chopra y Sanjay Saint 27 abril, 2016
La protección de los datos de clientes y operaciones clave es fundamental para el buen funcionamiento de las empresas y es indispensable para su credibilidad.
La protección de los datos de clientes y operaciones clave es fundamental para el buen funcionamiento de las empresas y es indispensable para su credibilidad.

Las empresas, en su mayoría, no terminan de entender que son vulnerables y creen que una fuga de datos, una filtración de información o un hackeo a sus servidores es poco probable. Piensan que con los sistemas instalados ya todo está resuelto.

Pero no es así. Los delincuentes informáticos están todo el día trabajando en vulnerar los sistemas, algunos por alcanzar metas particulares para crecer en el mundo del delito informático y otros buscando información valiosa para vender, entre otros.

Por esa razón, es importante que las empresas entiendan que sus sistemas de protección de datos e información también tienen que estar trabajando las 24 horas del día en detectar las fallas y actuar en forma persistente e inmediata en proteger la información.

Una fuga o filtración de datos es realmente una complicación de niveles insospechados para cualquier compañía y, si no está preparada, las consecuencias pueden ser catastróficas. Lo ocurrido recientemente al escritorio jurídico Mossack Fonseca con los Panamá Papers le puede pasa a cualquier organización, grande, mediana o pequeña.

Recomendamos a las empresas y organizaciones disponer de la mayor cantidad de recursos para la protección de los datos, tratando de blindar todos los dispositivos de trabajo de forma persistente, desde portátiles, teléfonos y cualquier equipo con conexión a la red. Además, creemos importante proteger todos los sistemas, así como los diferentes niveles de acceso a la organización por parte de los empleados desde cualquier sitio.

Los Panamá Papers demostraron que las organizaciones no están totalmente blindadas y que un simple fallo puede ocasionar una debacle. En este caso fueron 2,3 Terabytes de información que se filtraron por un fallo en el servidor de correos electrónicos y lo que ocurrió después es del dominio público mundial.

¿Está su empresa preparada para soportar un ataque de esta naturaleza? ¿Sus sistemas están siendo monitoreados constantemente por personal de alto nivel? ¿Cree que sus datos o sus equipos están totalmente blindados? Si una de las tres preguntas lo puso a dudar, debería inmediatamente consultar con su equipo informático y buscar soluciones.

La seguridad informática es crítica en la época actual y las empresas deben disponer de los mejores sistemas y profesionales. En América Latina, son millones de ataques diarios a empresas e instituciones, pero una parte importante de las empresas aún no percibe como vital la protección de sus datos.

*Gerente General de GM Security Technologies