NEGOCIOS

Casa Blanca presentó convenio preventivo para renegociar deudas con acreedores

Firma acudió al Juzgado Concursal del I Circuito Judicial de San José el pasado jueves 12 de enero


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Land Business S.A., firma dueña de la cadena de almacenes Casa Blanca en Costa Rica, presentó el pasado jueves 12 de enero un convenio preventivo para reorganizar y renegociar las deudas con sus acreedores.

Francisco Luis Vargas, abogado de la empresa —quien llevó el caso de la firma Yanber—, confirmó a EF el inicio del proceso de convenio preventivo que fue presentado ante el Juzgado Concursal del I Circuito Judicial de San José.

El jurista también confirmó que ya iniciaron una serie de reuniones con bancos acreedores.

La empresa se concentrará en ampliar el metraje de sus establecimientos. ( CASA BLANCA PARA EF)
La empresa se concentrará en ampliar el metraje de sus establecimientos.

Vargas aseguró que la situación financiera de la empresa es complicada y por eso buscan un acuerdo para pagar las deudas con sus acreedores con el fin de evitar el cierre de la compañía. 

"En términos generales la empresa pretende continuar sin mayores cambios. Es evidente que si lo que se busca en un caso como éste el rentabilidad en la empresa, habrá que cerrar algunos locales, en la medida en que éstos estén generando más gastos que utilidades", agregó Vargas.

LEA: Abogado de Casa Blanca: 'Los locales que estén abiertos y no generen excedentes deberán cerrarse'

El convenio preventivo es un mecanismo que permite a una empresa en una situación económica difícil, obtener un plazo y un mecanismo para enfrentar sus deudas.

Los acreedores definen si están de acuerdo con la propuesta de la empresa para aceptar el pago de los pasivos.

"Esta una figura que está regulada en el Código Procesal Civil al partir del artículo 743 y en este, el deudor, que todavía no está declarado en quiebra, propone a sus acreedores acuerdos alternos en los que se vean satisfechos todos", explicó Neftalí Garro, socio del Bufete BLP.

Desde julio del 2016, Casa Blanca inició un fuerte plan para mantenerse frente a la competencia. La estrategia incluye el financiamiento de tratamientos médicos y la ampliación de algunas de sus tiendas.

Minor Alfaro, gerente de ventas de la compañía, aseguró en una entrevista con EF el año pasado, que con las acciones que implementaron pretendían dar a sus clientes accesibilidad a servicios y bienes de manera ágil y fácil.

Uno de los principales aliados en esa tarea es su programa de financiamiento "A paguitos", que tiene más de 150.000 usuarios.

Esa línea de financiamiento, permitió a la cadena de almacenes lanzarse al mercado de asistencia en ortodoncia, en alianza con el Centro de Ortodoncia Turnón.

LEA: Casa Blanca apuesta por tiendas de mayor tamaño y el financiamiento de servicios médicos

Casa Blanca decidió expandir su oferta para enfrentar las estrategias de sus competidores: Grupo Unicomer (La Curacao y Gollo) que inició la venta de lentes y motocicletas, y Grupo Monge (El Verdugo y Monge) que recibió el permiso para abrir su financiera en mayo.

Caso Yanber

El 4 de junio del 2015, Corporación Yanber S.A. acudió al sistema judicial para iniciar un convenio preventivo de pago con el fin de evitar la quiebra.

La empresa informó en ese entonces que enfrentó problemas de competitividad que afectaron su posición de liquidez durante los últimos años.

La compañía aseveró que su intención era seguir operando y honrar todas sus obligaciones y compromisos con sus clientes, acreedores y colaboradores.

En octubre del 2016, Francis Durman y su socio Allan Rodríguez, propietario del banco de inversión FCS Capital, compraron el 100% de la Corporación Yanber.

En enero del 2016, Yanber pasó a manos de un fideicomiso conformado por acreedores, bancos y proveedores, quienes aceptaron recibir la compañía como pago para evitar la quiebra de la corporación.

Yanber, empresa dedicada a la fabricación de plástico, acumuló deudas por $62 millones con 18 entidades financieras, incluidas locales, extranjeras, públicas y privadas.

La compañía con 60 años de operar en Costa Rica y 490 empleados directos, era propiedad de Samuel Yankelewitz, quien aseguró que los problemas de competitividad afectaron la operación de la empresas y le ocasionaron una merma en su liquidez.

El Ministerio Público investiga a Yankelewitz por los presuntos delitos de estafa y administración fraudulenta, tras una denuncia presentada por el Banco Nacional de Costa Rica (BNCR) ante la Fiscalía Adjunta de Delitos Económicos, Tributarios y Aduaneros.

Nota del redactor: Esta noticia fue actualizada a las 5:11 p. m.

Sostenbilidad y financiamiento