Empresas participantes se ubican en las áreas de bienes y servicios

Por: Evelyn Fernández Mora 19 agosto
 Reuti-piña se dedica a la investigación y extracción de compuestos activos aislados de la biomasa que genera el cultivo de piña en el país y pertenece al cluster de biotecnología (CR Biomed), el cual se estructuró en noviembre del 2016.
Reuti-piña se dedica a la investigación y extracción de compuestos activos aislados de la biomasa que genera el cultivo de piña en el país y pertenece al cluster de biotecnología (CR Biomed), el cual se estructuró en noviembre del 2016.

El Modelo Asociativo para la Exportación (MAE) es una metodología que comenzó a implementar la Promotora de Comercio Exterior (Procomer) en el 2016 para fortalecer la expansión internacional de diferentes sectores mediante el modelo de cluster .

Actualmente, su diseño colabora en la consolidación y sistematización de 12 consorcios, 6 del sector de servicios y 6 de bienes. .

La iniciativa ha permitido que compañías de los diferentes sectores generen sinergias, potencien, sistematicen y coordinen mejor entre sí para mostrar un nivel más preparado de comercialización a nivel global, destacó Pedro Beirute, gerente general de la Procomer.

Cada cluster está conformado por comités interinstitucionales y Procomer les da un especialista en cada área para que le brinde soporte y seguimiento en el proceso de internacionalización.

“Se han dado buenos resultados. Esto se potencia con una hoja de ruta, de trabajo en equipo, y permite que las empresas puedan mostrar una oferta más atractiva en el exterior como un sector consolidado; favorece logística de envíos y la integración como exportadores”, explicó Beirute.

Por ejemplo, en el área de bienes, el cluster aeroespacial se creó formalmente en julio de 2015, pero se venía trabajando desde el 2011 y la conformación legal se efectuó en enero de 2016.

La razón por la que se creó fue la necesidad de trabajar en conjunto a nivel nacional entre las empresas, el Gobierno y la academia para una industria muy regulada como la aeroespacial, además de tener un mercado meta como Estados Unidos. Comenzó con 23 firmas y actualmente cuenta con 35 miembros y 6 aliados.

En el área de servicios, uno de los que también ha crecido es Global Edu, que quiere promover los servicios académicos privados de Costa Rica, programas y cursos con el fin de diversificar su oferta de exportación y posicionar al país como un buen destino para estudiar a nivel global.

Inició en el 2014 con 6 universidades, unidas como una asociación, y el año pasado se convirtió en cluster . Ahora tiene el doble de instituciones.

“Nos permite posicionarnos como un destino educativo, participamos en ferias comerciales y regionales muy significativas que muestra todos los beneficios que los estudiantes pueden tener al venir aquí”, comentó Alejandra Barahona, presidenta de Global Edu.

Como representante de la universidad Veritas, Barahona comentó que esta entidad aumentó en un año al menos un 2% la visita de extranjeros para cursos cortos y un 2% también para carreras largas (de tres o más años).

Asimismo, atrajo a más estudiantes de Asia y Europa, cuando antes el mercado estaba más concentrado en Norteamérica.

“El mercado internacional tiene más concentración de oferentes como grandes productoras y cada vez es más grande el reto para accesar y destacar a nivel internacional”, dijo Beirute.

La mayoría de cluster están conformados por pymes, no obstante, también hay empresas grandes nacionales que realimentan con su experiencia y fortalecen la relación con el resto.

Cualquier sector interesado en coordinar y consolidarse, anuente a sinergias y colaboración puede optar por ser analizado por el comité designado por Procomer para la conformación de cluster.

infografia