Editorial: ¿Y la reforma financiera?


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En esta edición presentamos un reportaje sobre los grupos financieros regulados y supervisados por la Sugef. Nos parece importante que nuestros lectores conozcan la evolución de la actividad financiera desde la perspectiva de los grupos o conglomerados.

LEA: Mitad de los grupos financieros de Costa Rica empujó las ganancias de la industria este año

La actividad financiera en el país cada día se efectúa más por medio de grupos financieros que a través de entidades individuales. En general, el grupo o el conglomerado incluye un banco o una entidad de intermediación financiera, un puesto de bolsa, una sociedad administradora de fondos de inversión, una operadora de pensiones y otras empresas relacionadas con el giro financiero.

Los grupos financieros en Costa Rica son relativamente simples, si se les compara con sus equivalentes en mercados financieros desarrollados. En nuestro país los grupos están dominados por la actividad de intermediación financiera de un banco, una mutual o una cooperativa de ahorro y crédito. El peso relativo de otras actividades financieras relacionadas con el mercado de valores o pensiones es relativamente escaso. Esto último refleja un sistema financiero poco sofisticado.

Hay otros grupos financieros relativamente pequeños que no son objeto del análisis del reportaje porque son supervisados por la Sugeval, dado que su principal actividad está relacionada con el mercado de valores.

La principal actividad de los grupos analizados en el reportaje es la captación de depósitos y la realización de operaciones crediticias. En este aspecto, en el primer semestre de 2016 el crecimiento del crédito ha sido moderado y de acuerdo con las expectativas del Banco Central en el Programa Macroeconómico.

Llama la atención la rentabilidad de los grupos financieros. En promedio, la rentabilidad sobre patrimonio, después de impuestos y expresada en términos anuales, fue del 9 % en el segundo semestre del 2016. No es una tasa extraordinariamente alta, si se le compara con la rentabilidad de las empresas de otras actividades económicas y si se considera el componente de riesgo asociado a la actividad financiera. Hay algunos grupos financieros con rentabilidades sobre patrimonio negativas o muy bajas que deberían estar en el ojo de la Sugef con mayor atención para verificar su viabilidad financiera en el mediano plazo.

Nuestro reportaje es oportuno para recordar temas de agenda de reforma financiera olvidados. El sistema financiero no es un objetivo en sí mismo, pero sí es muy importante para el desarrollo económico del país. Se necesita que sea más eficiente y una agenda para lograr la inclusión financiera.

Una tarea insoslayable es la reducción en el margen de intermediación de los bancos, especialmente en las operaciones en colones. Para esto se necesita entrarle a los temas de eficiencia interna de los bancos y a los aspectos externos a ellos, tales como encajes, peajes y otros.

La agenda de reforma financiera debería incluir temas como seguro de depósito, mecanismos de liquidez de última instancia, mejoras en la supervisión consolidada de los grupos financieros, prevención de los excesos de endeudamiento de las personas y protección de los derechos del consumidor financiero.

La reforma financiera también debería procurar el desarrollo del mercado de valores, que se ha dejado de lado, dado el abundante ahorro externo con que se ha contado en los últimos años para financiar al sector privado y al público. Pero este fenómeno no es eterno, llegará el día de volver la mirada hacia los mecanismos de canalización del ahorro interno mediante el mercado de valores.

En conclusión, el reportaje sobre grupos financieros nos da una visión de buena parte del sistema financiero del país y es la oportunidad para recordar la necesidad de una agenda de reforma para lograr una mayor contribución del sector al desarrollo económico y social del país.

Sostenbilidad y financiamiento