Incubadora Auge recibió 152 proyectos de emprendedores en 2016

Con el respaldo de Procomer, el próximo año planea internacionalizar a por lo menos cinco empresas en etapa de crecimiento.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Si tiene una idea de negocio y quiere convertirla en una empresa que realmente genere ventas, la incubadora Auge ofrece asesoría y acompañamiento en las diferentes etapas de los emprendimientos. Este año 2016, se recibieron 152 proyectos.

Auge nació en noviembre del 2012 y pertenece a la Universidad de Costa Rica. Inicialmente se aceptaban únicamente proyectos de estudiantes, funcionarios y egresados de la institución. Hoy el proceso está abierto a todos los emprendedores.

En sus cuatro años de existencia, por la incubadora han pasado empresas del área de las tecnologías de información y comunicación, de la industria creativa (animación, videojuegos, diseño textil, artesanía), iniciativas ligadas al ambiente, a la educación e incluso emprendimientos sociales.

LEA TAMBIÉN: UNA-Incuba ofrece asesoría a emprendedores nuevos y en áreas tradicionales o innovadoras

Procedimiento de ingreso y fases

Los interesados en entrar a Auge deben llenar un formulario en el cual brinden detalles de su idea de negocio.

Según el estado del proyecto, las iniciativas que sean aceptadas se colocarán en alguna de las fases existentes, aunque lo ideal es que se les dé asesoría desde la primera etapa e para ir avanzando a las siguientes.

Estas son las diferentes fases:

Fase azul: El emprendedor define un problema sobre el cual quiera trabajar, investiga e idea una solución.

Fase amarilla: Luego de entender el problema y de plantear una alternativa para solventarlo, se realiza un prototipo básico (producto mínimo viable) y también se trabaja en el modelo de negocio. Auge definirá si el proyecto pasa a la siguiente etapa.

Fase verde: Es la incubación propiamente del proyecto en la que se realiza un prototipo mucho más elaborado (producto máximo viable), se lanza la empresa y se empiezan a generar ventas.

En esta etapa, el emprendimiento puede recibir hasta $3.000 para efectuar dicho prototipo y despegar. Ese dinero luego debe ser reintegrado por la empresa a medida que comercializa sus productos y servicios.

Fase roja: Es la etapa en la que la empresa se enfoca en su crecimiento y en internacionalizarse, es decir, en vender sus productos y servicios fuera del país.

De acuerdo con Luis Alonso Jiménez, director de Auge, este fue el año de mayor crecimiento, debido a que en la fase azul recibieron 99 iniciativas y en la amarilla 31 proyectos.

En la fase verde se acogieron 12 emprendimientos y en la fase roja participaron 10 empresas.

A partir del próximo año, quienes tomen parte en las diversas fases deberán realizar un pago mensual, que aún se está definiendo, pero que no será elevado.

Además, la incubadora tiene varios planes para el 2017. Dentro de ellos se encuentra facilitar la internacionalización de al menos cinco empresas con alto potencial de crecimiento (fase roja), con el apoyo de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer).

Asimismo, se espera recibir el aval del Sistema de Banca para el Desarrollo con el fin de otorgar recursos para el desarrollo del prototipo a emprendimientos en la fase verde. La meta es que al menos 40 emprendimientos en dicha etapa sean financiados.

Jiménez agregó que van a iniciar el programa PITs, con el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones, para impulsar proyectos de innovación tecnológica con la participación de investigadores de la Universidad, empresas y emprendimientos.

Luego continuarán apoyando al Ministerio de Cultura y Juventud en el impulso de emprendimientos culturales, con énfasis en animación, audiovisuales y emprendimientos regionales basados en identidad y diseño.

LEA TAMBIÉN: El CIE-TEC ofrece nuevo servicio de preincubación para ideas de ciencia y tecnología

Empresas destacadas

Según Jiménez, este año hubo seis empresas –que se encuentran en la etapa de crecimiento de la incubadora- que tuvieron una serie de logros.

Por ejemplo, la empresa Licitaciones Inteligentes (una base de datos que asesora a las empresas interesadas en venderle al Estado), así como UPE Places (emprendimiento que promueve el turismo local) ingresaron a la fase uno de Start-Up Chile.

My Green Cloud, una plataforma web que otorga respaldo  en materia ambiental a las empresas para calcular su huella de carbono, formalizó un contrato con la Corporación Andina de Fomento (un banco de desarrollo) y obtuvo el certificado de validación de la unidad de carbono neutro de la Universidad Earth.

Parso, una app que permite el pago del estacionamiento digitalmente, estableció un acuerdo con la Municipalidad de Montes de Oca para empezar a operar. Asimismo, la startup ingresó a la fase dos en Start-Up Chile.

La empresa de animación  Studio Flex lanzó la serie religiosa Jesus Stories en 300 tiendas de Estados Unidos, en conjunto con Herald Entertainment, contó Jiménez.

Y Huli, que ofrece diversas plataformas web ligadas al campo de la salud, obtuvo $1,3 millones de inversión.

Este año la empresa fue escogida como la startup más innovadora en el área de la salud digital en el programa Intercambio de Google para Emprendedores y fue galardonada en el concurso Seedstars Costa Rica by Procomer en la categoría de empresa emprendedora.