FRUTALATTE

Negocio de arreglos frutales se 'alía' con las redes sociales para atraer clientes

Se trata de una empresa familiar, fundada en el 2013 por una tía y su sobrina.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Su idea inicial de negocios era comercializar arreglos florales para fiestas y celebraciones especiales, pero gracias a que fueron receptivas a las sugerencias de sus clientes, terminó convirtiéndose en una empresa que vende arreglos frutales cubiertos de chocolate.  

Frutalatte (el nombre se origina del juego de palabras fruta y chocolate) nació en el 2013 y, desde su origen, las redes sociales han resultado un aliado fundamental para darse a conocer y comercializar su producto.

La empresa es meramente familiar: está compuesta por las socias Johanna Mora y Stephanie Salas. Mora es tía de Salas.

Dado el crecimiento y buena aceptación que ha tenido el negocio, se han unido más miembros de la familia, quienes les ayudan a transportar el producto hacia los consumidores.

Surgimiento

Mora, de 31 años, y Salas, de 27 años, siempre quisieron tener su propia empresa.

Mora es periodista y Salas es diseñadora gráfica, por lo que en un momento pensaron crear una empresa de comunicación.

Sin embargo, dadas las habilidades manuales de ambas, a Mora se le ocurrió crear arreglos florales para decorar las mesas, mientras planeaba el bautizo para su hija, que se realizó el dos de febrero del 2013.

“Le dije a mi sobrina: ¿no quedaron tan mal, verdad? ¿Por qué no nos ponemos a hacer de esto para el San Valentín?”, le planteó la periodista.

Su sobrina estuvo de acuerdo, así que publicaron en sus perfiles personales de Facebook que ofrecían arreglos florales para el 14 de febrero, el afamado Día del Amor y la Amistad.

Sin embargo, una simple sugerencia hizo cambiar el rumbo del negocio.

Un familiar del esposo de Salas les propuso que crearan un arreglo frutal... con chocolate.

“Usted sabe que no se le puede decir no a ninguna oportunidad. Le dijimos que sí. Investigamos, compramos el chocolate, hicimos las pruebas, el montaje y nos quedó también bonito”, recordó Mora.

Subieron una foto de las frutas con el chocolate a Facebook y, desde entonces, su producción no ha parado. Atrás quedó la idea de las flores.

Una de las características de la empresa es que los arreglos se confeccionan personalizados, es decir, según el gusto del cliente.

Uso de redes sociales

Las jóvenes empresarias decidieron prepararse mejor para el Día de la Madre (el año anterior) y abrieron su propia página de Facebook, a través de la cual han capturado clientes y por medio de la cual se ‘cocina’ un importante porcentaje de los pedidos.

La empresa también cuenta con un perfil en Twitter y pronto abrirán una cuenta en Instagram y en Pinterest.

Dado que su negocio hace uso de muchas fotografías que resultan atractivas a la vista, esperan que estas dos redes sociales les ayuden a conectarse más con el público.

Además, próximamente lanzarán su propio sitio web.

“Las redes sociales han sido un canal de comunicación importante, pero también ha sido importante el boca a boca”, expresó Mora.

La empresa trabaja con diferentes frutas, muchas que han propuesto los mismos clientes: fresas, manzanas, uvas, mandarinas, piña y kiwi.

A las frutas se les añade una cobertura de chocolate, ya sea semi amargo, de leche o blanco.

También están incorporando flores que acompañen a las frutas, a petición de los propios clientes.

Mora y Salas tuvieron que aprender a crear el chocolate, por lo cual han recibido capacitación en el campo de la chocolatería.

La empresa está en proceso de formalización desde el punto de vista legal y sus planes abarcan contar con su propia tienda. Pero, no cualquier tienda, sino una que le brinde “toda una experiencia” al cliente.

Y, ¿por qué no?: crear su propia franquicia y llegar así a otros países de Centroamérica, vislumbró Mora.