Este proyecto que tiene una vigencia de cuatro años, proyecta fortalecer más de 4.500 mipymes con capacitaciones, emprendedurismo y vinculación empresarial

Por: Joanna Nelson Ulloa 5 agosto, 2016
Una de los objetivos del proyecto Al-Invest es beneficiar a mujeres empresarias, propiciando que sus empresas puedan colocar sus productos en canales de distribución masivos.
Una de los objetivos del proyecto Al-Invest es beneficiar a mujeres empresarias, propiciando que sus empresas puedan colocar sus productos en canales de distribución masivos.

Más de 600 micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes  )  han participado en el programa AL-Invest 5.0, un proyecto de la Unión Europea para América Latina y que es desarrollado en el país por la Cámara de Comercio de Costa Rica.

Este programa busca incrementar la competitividad de las mipymes mediante el apoyo en la mejora de sus procesos, solidez financiera y rentabilidad, recursos humanos, esquemas de responsabilidad social e innovación.

El 50% de las mipymes participantes son empresas dirigidas por mujeres que trabajan en sectores como belleza y cuidado personal, crianza artesanal, moda, ferreterías y cafeterías.

Para la presidenta de la Cámara de Comercio, Yolanda Fernández, el reto es seguir motivando a las empresas para que se acerquen y reciban asesorías equivalentes a una inversión de $20.000, si tuvieran que contratarlas directamente.

Durante los cuatro años que dura el programa se destinará más de 1 millón de euros para el fortalecimiento y desarrollo de las mipymes. Se proyecta que para estos periodos se fortalecerán más de 4.500 Mipymes con capacitaciones, emprendedurismo y vinculación empresarial.

"La idea es potencializar a las empresas mediante el programa para que cuenten con mayores herramientas para enfrentar la coyuntura económica actual”, añadió Fernández.

Proceso

Para ser parte de este proyecto, las mipymes tienen que pasar por un proceso de selección.

El primer paso es acercarse a la Cámara para llenar los formularios requeridos. Las empresas interesadas deben estar legalmente constituidas y tener sus pagos al día.

"Queremos incentivar a que las empresas se formalicen", dijo Fernández. "Además, la meta es que podamos romper el círculo de vida útil de tres años de las pymes".

Aprovechando el músculo del programa se espera concretar alianzas con otras instituciones –como Banca para el Desarrollo– para que las pymes puedan verse beneficiadas.

El objetivo es lograr que estas empresas también puedan generar vínculos tanto a nivel nacional como internacional, en este caso con el apoyo de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer) previo una identificación de los negocios con un perfil exportador.