Identifique aquellas prácticas riesgosas que pueden estar llevándose a cabo en su negocio y tome medidas de protección.

Por: Joanna Nelson Ulloa 24 enero
Utilice 'firewall' y antivirus para proteger su información y evite emplear una red de Internet inalámbrico que sea pública.
Utilice 'firewall' y antivirus para proteger su información y evite emplear una red de Internet inalámbrico que sea pública.

No solo los activos físicos de su pyme, como su mercadería y equipos, deben protegerse. También se debe resguardar toda aquella documentación relevante para su empresa almacenada en su computadora y en los diferentes sistemas informáticos.

Un primer paso que debe darse es identificar todas aquellas prácticas riesgosas que pueden estar llevándose a cabo actualmente en su negocio que desprotegen esos datos.

Por ejemplo, aunque se dan advertencias constantemente, aún existen casos de personas que brindan información confidencial sobre cuentas bancarias o datos empresariales relevantes, sin sospechar que se trata de una estafa.

También sucede que no distinguen correos maliciosos que contienen archivos con virus que pueden atacar su sistema y hasta sustraer información.

Otra mala práctica es utilizar redes de Internet inalámbrico públicas para acceder al correo electrónico de su negocio o no asegurar los documentos que se guardan en los dispositivos móviles.

Estas son algunas medidas que puede tomar para estar más seguro:

-Diseñe un pequeño manual de protección

La empresa de seguridad informática ESET aconseja a las pymes contar con un documento básico –no tiene que ser demasiado largo- en el que se enumeren las necesidades de protección informática de las empresas, las medidas que pueden tomarse y las sanciones que se establecerían en caso de incumplimiento.

Dicho texto puede ser empleado para capacitar al personal y evitar exponer a la empresa a peligros.

-Utilice un router con firewall

Dicha empresa también señala que existen algunos routers o enrutadores (que permiten conectarse a la red) más sofisticados, cuyos precios son “moderados” y que contienen firewalls, los cuales son dispositivos de protección que detectan amenazas y las bloquean.

-Cuente con un asesor de tecnología

Aunque toda persona puede capacitarse en temas tecnológicos, siempre es recomendable contar con un experto en la materia que pueda instalar los sistemas o programas que se requieren y que vele por la seguridad informática de la empresa.

-Instale un antivirus y actualice sus equipos y sistemas

En todas las computadoras que utiliza su empresa, se sugiere la instalación de un antivirus. Hay varias opciones en el mercado, que inclusive ofrecen paquetes gratuitos, con menos funciones que los pagados, pero que brindan cierta protección.

Por otro lado, es fundamental estar actualizando los equipos y programas para impedir que se vuelvan obsoletos. Se aconseja configurarlos en la actualización automática.

-Cuidado con la información que descarga

Antes de descargar cualquier archivo adjunto en un correo, asegúrese de que viene de una fuente confiable.

Esta precaución, acompañada de un antivirus que analice los correos electrónicos, dificultará que sus equipos se vean vulnerados.

-Respalde su información en la nube

Es común que se borren documentos digitales accidentalmente o que el disco duro de la computadora se dañe y se imposibilite la recuperación de la información.

En un mundo cada vez más digitalizado, es trascendental respaldar los archivos en la nube, ya sea con el uso de programas diseñados para ello o remitirse los archivos a su propio correo o incluso utilizar Google Drive. Procure tener esa práctica, pues le ayudará a ‘salvar’ su información.

Si se siente más cómodo al almacenar la información en dispositivos USB (conocidos como llaves mayas), guárdelos en un sitio seguro, si es posible bajo llave, donde no estén expuestos a cualquier persona.

-Proteja también los dispositivos móviles

Algunos empleados o gerentes configuran su celular inteligente para poder visualizar desde allí su correo empresarial o guardan en él archivos sensibles de la empresa.

Si se recurre a estas prácticas, es importante proteger el dispositivo con un antivirus, fijar contraseñas para evitar que cualquiera pueda acceder al aparato y visualizar fácilmente la información.

Además, se aconseja no descargar aplicaciones desconocidas que puedan infectar los dispositivos y hasta sustraer información de interés.