Empresas tropiezan con velocidad de red

País fue calificado como el peor de la región en navegación

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /tecnologia/Internet-empresas-Prosic-Akamai-velocidad-TIC_ELFCHA20160902_0001_5.jpg
    326x204
    Empresas tropiezan con velocidad de red
    / 02 SEP 2016
  • /tecnologia/Internet-empresas-Prosic-Akamai-velocidad-TIC_ELFCHA20160902_0002_5.jpg
    326x204
    Empresas tropiezan con velocidad de red
    / 02 SEP 2016
  • /tecnologia/Internet-empresas-Prosic-Akamai-velocidad-TIC_ELFCHA20160902_0003_5.jpg
    326x204
    Empresas tropiezan con velocidad de red
    / 02 SEP 2016

index

En Estados Unidos, la Federal Communications Commission (FCC) definió que la velocidad mínimas de Internet de banda ancha es de 25 Mbps para descargar datos y 3 Mbps para subir.

En Costa Rica el promedio de navegación en general es de 2,5 Mbps, según Open Signal.

La realidad empresarial no escapa de un panorama en el cual el país figura con bajas calificaciones otorgadas por firmas internacionales.

Aunque en el país se registra un crecimiento en los últimos cinco años del sector de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), las velocidades de la red no han ayudado a impulsar el uso de la red para actividades avanzadas como Internet de las Cosas y comercio electrónico.

LEA: Es la hora crítica de Internet banda ancha en Costa Rica

El 40,7% del las empresas consultadas por el Programa Institucional Sociedad de la Información y el Conocimiento (Prosic) cuentan con velocidades que rondan entre los 10 Mbps y los 50 Mbps.

Seguido por un 38% que cuentan con más de 2 Mbps pero menos de 6 Mbps.

¿Qué pueden hacer las empresas con estas velocidades?

Freno de mano

El sector TIC ha mostrado mayor relevancia en sus actividades productivas, así lo demuestra la la Matriz Insumo-Producto calculada por el Banco Central de Costa Rica.

Según esta matriz, el valor agregado del área TIC pasó de un 3,49% del Produco Interno Bruto (PIB) en el 2011 a 4,94% y 4,81%en los años 2012 y 2013.

Además, ha ocupado al 5% de la fuerza laboral del país, es decir cerca de 110.100 personas, según datos del Prosic.

Gran potencial en desarrollo de soluciones tecnológicas, pero están inmersos en un país que se ha quedado corto en las velocidades de Internet.

La velocidad promedio de las compañías ronda entre los 10 Mbps y los 50 Mbps (40,7%).

Tan solo un 5,6% de las organizaciones dijeron contar con más de 100 Mbps.

Estos resultados fueron arrojados luego del sondeo que realizó el Prosic, en el cual se tomó en cuenta 119 respuestas de empresas aglutinadas en las diferentes Cámaras.

La recolección de los datos se efectuó entre noviembre 2015 y enero 2016, a través de un cuestionario web elaborado en Google Forms.

Aunque pareciera ser un avance, todavía hay retos, pues estas velocidades son insuficientes, señaló Rolando Pérez, coordinador del Prosic.

Las actividades de las empresas constan de enviar y recibir correos (100% de ellas), seguido de la realización de operaciones bancarias y adquirir información de servicios privados y gubernamentales.

Estas operaciones no conllevan de gran uso de datos, sin embargo, las actividades que aparecen con menor frecuencia de uso como Internet de las cosas, aplicaciones de aprendizaje electrónico y compras en línea sí requieren de mayor velocidad.

Aquí se evidencian las limitaciones que tienen las empresas al enfrentarse ante una realidad digital devoradora.

LEA: Baja velocidad limita ímpetu de cibernautas en Costa Rica

Luis Amón, vocero del tema de telecomunicaciones de la Cámara Costarricense de Tecnologías de Información y Comunicación (Camtic), afirmó que para que Costa Rica pueda competir en el mercado globalizado, necesita infraestructura y servicios de primer mundo.

“Eso significa, por ejemplo, Internet simétrico, o sea, la misma velocidad de subida y de bajada a precios competitivos”, señaló.

Amón citó el mercadeo digital y el comercio electrónico como dos actividades económicas en las cuales existen grandes oportunidades y están directamente relacionadas con la velocidad y calidad del Internet.

Pero sin estas herramientas, es muy complicado perfilar al país como competidor mundial.

En lo que respecta a Internet, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) sigue siendo el principal proveedor (63,3%), aunque ha cedido terreno por la competencia, según las estadísticas dadas a conocer en mayo pasado por la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel).

Adriana Víquez, coordinadora de prensa corporativa del ICE, indicó que actualmente la compañía le brinda el servicio de Internet a unas 30.000 empresas y pymes.

Las velocidades que ofrece son de hasta 1 Gbps, según Víquez.

LEA: Así es la vida con Internet de banda ancha

Golpe internacional

Las limitaciones del país se evidencian en los índices efectuados por entes internacionales.

El país cayó en Internet fija (76 a 83) y en Internet fija de alta velocidad o banda ancha (86 a 93), en la lista de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

La UIT es el órgano especializado de las Naciones Unidas encargado de regular las telecomunicaciones a nivel internacional entre las distintas administraciones y operadoras.

El retroceso también lo vio Akamai.

Costa Rica terminó el 2015 entre los 40 países con las peores velocidades de conexión de Internet, de acuerdo con el último reporte global de la empresa de contenidos y servicios en la red Akamai Technologies.

Costa Rica tuvo una velocidad promedio de conexión a Internet fijo de 3,4 Mbps, significativamente inferior al promedio del resto del mundo (5,6 Mbps).

Este promedio incluye tanto a las empresas como a los hogares e instituciones públicas. Por esta razón es que la calificación cae.

Kevin Fitchard, analista de OpenSignal y autor del Global State of Mobile Networks Report, dijo a EF que las velocidades lentas que también golpean al Internet móvil en Costa Rica se deben al limitado espectro.

Las operadoras pusieron en marcha solo dos bandas del espectro (1800 MHz y 2600 MHz) para LTE, mientras que en otros países hay de tres hasta cinco diferentes bandas del espectro.

Para Amón, la posibilidad para enfrentar esta situación está en que el Plan Nacional de Desarrollo de las Telecomunicaciones (PNDT) debe tener metas más agresivas en cuanto a ancho de banda, cobertura, accesibilidad y asequibilidad para lograr que la oferta del país esté basada en la economía del conocimiento.

Sostenbilidad y financiamiento