Inteligencia artificial revoluciona el mercado de trabajo

Computación cognitiva automatiza procesos pero consigo transforma a los oficios y profesiones

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Imagine que usted necesita ir al banco, entonces utiliza su celular para solicitar el servicio de Uber, espera un par de minutos y cuando llega el vehículo se da cuenta de que no tiene chofer.

Mientras viaja en el carro que se conduce solo, recuerda que necesita reservar una mesa en un restaurante para cenar con sus amigos. Le pide al sistema cognitivo de su teléfono que le indique la disponibilidad de restaurantes, precios y menús. Luego de recibir asesoría, usted elige dónde ir y es el mismo sistema el que hace la reserva.

Minutos más tarde, entra al banco y se percata de que no hay cajeros, sino una máquina en la que usted escanea su identificación y es ella misma quien le atiende con base en sus necesidades.

¿Nos reemplazarán las máquinas? En muchos oficios sí.

La llegada de la inteligencia artificial le costará al mercado laboral más de 7 millones de trabajos en los próximos cuatro años, según cálculos del Foro Económico Mundial.

La línea de fuego está rozando a sectores como medicina, energía, manejo de inversiones, manufactura, diseño y labores administrativas.

También hay oportunidades pues los cambios obligarán a crear nuevos puestos laborales que hoy ni siquiera se asoman al escenario pero que ocuparán quienes hoy son niños.

Ante los cambios es necesario que el ser humano potencie habilidades que seguirán siendo necesarias en los trabajos. Serán 2 millones de empleos los que se crearán a raíz de esta disrupción.

La resolución de conflictos, el pensamiento crítico y el manejo de equipos son destrezas que sirven para guiar las labores que harán las máquinas.

LEA: Cree un prototipo cognitivo en 30 minutos

El “futuro” ya llegó

¿Cuánto más faltaba para estar dentro de una película futurista? No mucho, ya somos testigos de muchas de esas invenciones.

¿Hay que tener miedo? No. Pero sí se deben hacer ajustes a los trabajos y caminar de la mano con las herramientas que facilitarán los procesos.

Hernando Segura, gerente general de América Latina y Caribe de la empresa Cognitiva, encargada de distribuir el sistema Watson, afirmó que la computación cognitiva es el mayor identificador de la nueva era de la computación, en la que las máquinas se comunican con los humanos en lenguaje humano.

El alcance de la “Cuarta Revolución Industrial” es transversal para todos los sectores que mueven a la economía mundial.

La firma especializada International Data Corporation ( IDC), predice que el gasto global en sistemas cognitivos para el 2020 será de $31.000 millones.

Aquí algunos ejemplos de sistemas inteligentes que ya están operando y valore usted mismo si se trata de una película de ciencia ficción o si es una realidad palpable.

En Pittsburgh, Estados Unidos, la empresa Uber lanzó este mes de setiembre una flota de vehículos Ford Fusion autónomos.

Están dotados con tecnología láser, cámaras y sensores de seguridad para que los clientes de la compañía se trasladen por las calles de la ciudad del estado de Pensilvania.

Por el momento, estos autos viajan con dos técnicos quienes se cercioran de que todo funciones correctamente, sin embargo, a corto plazo estos vehículos viajarán totalmente solos.

La transformación en el transporte a la que le están apostando empresas como Uber, Apple y Google hará que muchos empleos queden en el olvido.

Taxistas, choferes de autobús, los mismos colaboradores de Uber y transportistas de carga son los primeros en recibir el impacto. Pero la lista no se detiene allí, como estos vehículos están diseñados para no chocar, los talleres de enderezado y pintura, incluso los agentes de seguros también se verían impactados por la ola tecnológica.

Las computadoras, además, se cuelan en un tema que es considerado solo para humanos: la atención al cliente.

Ya existen call centers cognitivos, donde las llamadas las contesta una máquina capaz de atender dudas de forma eficiente y rápida. También detecta los estados de ánimo y brinda recomendaciones.

Si un cliente llama molesto, el programa le enviará una alerta al supervisor y le indicará que está atendiendo a una persona enojada. En ese instante se involucra el trato humano para resolver el inconveniente.

Por lo tanto, la primera línea de operadoras ya no será indispensable, las computadoras pueden atender a los clientes.

Un caso es el de la empresa Ixia Corporation en Brasil, la cual a través de una alianza con IBM incorporó la computación cognitiva para predecir el comportamiento del cliente. Esto representa hasta un 97% de retención de clientes y ahorros del 40%, según datos de la compañía.

LEA: Columna Conectados: ¿Cómo la tecnología cambiará el mundo en los próximos 20 años?

Los cajeros en un banco tampoco serán indispensables las transacciones se pueden realizar mediante netbaking y con la inteligencia artificial se pueden atender las inquietudes de los usuarios. Las máquinas procesarán sus patrones de consumo, récord crediticio y liquidez con solo contar con su número de identificación. El sistema podrá ofrecer al cliente paquetes que se adecúen a sus necesidades en cuestión de segundos.

El banco español CaixaBank ya está dando los primeros pasos.

La entidad financiera incorpora entre de sus servicios la asesoría en temas de comercio exterior a través de una aplicación con inteligencia artificial. El usuario se conecta a la plataforma y recibirá toda la atención de sus dudas.

LEA: Procomer usa inteligenia artificial para contestar dudas sobre la marca país

Se podría pensar que las tecnologías impactarán solo los oficios no calificados, pero no es así. Los profesionales también experimentarán cambios.

Un doctor tarda más de ocho años estudiando, pero la computación cognitiva tarda minutos. Estos sistemas son capaces de dar diagnósticos certeros con base en imágenes y síntomas.

Toda la información que se puede introducir en la máquina le sirve no solo para trabajar, sino para aprender y que ella misma llegue a conclusiones.

Esta es la realidad que se avecina y que ya forma parte del presente, sin embargo, un sondeo realizado por Pew Research Center en EE. UU. en el 2015, entre 2.001 adultos, mostró que las personas ven el tema “lejano”.

El 65% de los estadounidenses esperan que dentro de 50 años las computadoras “definitivamente” o “probablemente” harán gran parte del trabajo que es realizado por los humanos.

Aunque más de la mitad de los encuestados espera que las máquinas hagan el trabajo, el 80% espera que sus propios empleos permanezcan sin cambios a pesar de la explosión tecnológica.

Una visión optimista que contrasta con las conclusiones de estudios de mercado e investigaciones sobre el futuro del trabajo .

Según datos del Foro Económico Mundial presentados en el informe “The Future of Jobs” publicado en enero, el impacto de las tecnologías ya se están percibiendo, pero será en el 2020 cuando llegue a su apogeo.

“Los cambios en el trabajo serán entre el periodo 2015-2020, con una pérdida total de 7,1 millones de puestos de trabajo (dos tercios se concentran en trabajos de oficina). Y habrá una ganancia total de 2 millones de puestos en informática, matemáticas, arquitectura e ingeniería”, explica el documento.

La balanza se inclina a favor de la reinvención del trabajo.

Unos trabajos salen, otros se crean, y entre los ganadores está el sector de tecnologías de la comunicación e información, según el Foro. No es una sorpresa que sean las profesiones vinculadas con tecnología, ingenierías y matemáticas las que tomarán mayor fuerza en los próximos cuatro años.

infografia

Esta investigación abarcó más de 350 empresas consideradas como las más grandes en el mundo.

Para Segura, el panorama no debe ser pesimista. El gerente de Cognitiva, consideró que las tecnologías deben ser vistas como herramientas de mejora.

La interpretación de datos para convertirlos en información valiosa ha sido tradicionalmente responsabilidad de los seres humanos, pero la cantidad y complejidad de datos crecen exponencialmente a tal punto que se vuelve imposible para nosotros. Es ahí donde la Computación Cognitiva entra a jugar.

LEA: Tres impactos de la computación cognitiva y tres sectores donde se aprovechará al máximo

“Es muy posible que lo que sucederá con el advenimiento de estos nuevos sistemas es que los empleos serán cada día más completos, porque las respuestas que dan los empleados serán basadas en más evidencia. Los trabajadores se convertirán cada vez más en expertos”, señaló Segura.

Explotar habilidades humanas

Los cambios que se avecinan debido a la llegada de estas nuevas tecnologías, implica que el profesional debe desarrollar otro tipo de destrezas para que, junto con las máquinas, pueda desempeñar una mejor labor.

“Nuestro análisis revela que la próxima irrupción en el panorama del empleo será mucho más que simplemente la automatización. Es esencial que actuemos colectivamente en prepararnos para los cambios”, dijo Saadia Zahidi, jefe del Desafío Global de Empleo del Foro Económico Mundial.

La capacidad para resolver problemas sigue siendo la habilidad por excelencia tanto ahora como dentro de cuatro años, pues es una necesidad que seguirá existiendo a pesar de la propagación de sistemas inteligentes.

El pensamiento crítico y la creatividad, son otras destrezas que deben potencializarse.

La pericia humana es necesaria y los cambios abrirán oportunidades que no imaginamos. Para que se dé una idea, el 65% de los niños que están en educación primaria, trabajarán en profesiones que en la actualidad no existen.

Potencie habilidades laborales

Con la computación cognitiva el ser humano deberá desarrollar destrezas

2015

Competencias y habilidades

1 Capacidad para resolver problemas

2 Pensamiento crítico

3 Creatividad

4 Manejo de personas

5 Coordinación con otras personas

6 Inteligencia emocional

7 Toma de decisiones

2020

Competencias y habilidades

1 Capacidad para resolver problemas

2 Coordinación con otras personas

3 Manejo de personas

4 Pensamiento crítico

5 Negociación

5 Control de calidad

7 Servicio a la orientación

Fuente: Foro Económico Mundial.

Sostenbilidad y financiamiento