El nuevo Centro cuenta con 34 investigadores y 90 estudiantes asistentes trabajando en 36 proyectos de investigación

Por: Carlos Cordero Pérez 25 septiembre, 2015
El nuevo Centro de Investigación en Biotecnología, del TEC, se construyó con una inversión de ¢1.500 millones.
El nuevo Centro de Investigación en Biotecnología, del TEC, se construyó con una inversión de ¢1.500 millones.

El nuevo Centro de Investigación en Biotecnología (CIB), inaugurado en la sede de Cartado del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) con una inversión de ¢1.500 millones, permitirá fortalecer las alianzas estratégicas y servicios hacia el sector productivo.

Las autoridades del TEC resaltaron que el CIB —que tendrá 34 investigadores y 90 estudiantes asistentes trabajando en 36 proyectos de investigación— dará "un respaldo trascendental" al desarrollo de esta rama científica, pues tendrá laboratorios de primer línea en materias de biotecnología vegetal, biotecnología ambiental y aplicaciones biomédicas.

En el Centro se podrán realizar proyectos dirigidos al sector empresarial como protocolos de micropropagación (cultivo de tejidos in vitro) de especies de interés agrícola, ornamental y medicinal, mejoramiento genético de plantas y obtención de fuentes de energía renovables, con uso de microalgas y especies vegetales.

Asimismo, se podrán realizar diagnósticos de plagas y enfermedades en cultivos de importancia agrícola y desarrollar biocontroladores (hongos, bacterias o insectos) que ayuden a disminuir la dependencia de plaguicidas.

En el campo de la salud se podrá realizar cultivos de células de piel humana para el tratamiento de pacientes con quemaduras.

“Tenemos todo para atraer inversión extranjera en el campo de la biotecnología", afirmó Ileana Moreira, directora de la Escuela de Biología.

Agregó que Costa Rica puede posicionarse en los mercados internacionales con productos basados en desarrollos biotecnológicos "con sello país".

Entre los proyectos que ya están en desarrollo se pueden enumerar:

-Producción de microalgas como alimento, obtención de aceites para biocombustibles y captura de CO2 para mitigar cambio climático.

-Búsqueda y producción de compuestos vegetales para su uso en medicina e industria, como por ejemplo antioxidantes, pigmentos y anticancerígenos.

-Pruebas de los compuestos vegetales sobre células cancerosas para conocer sus efectos.

-Producción de bacterias, hongos e insectos que combaten plagas y enfermedades, evitando así el uso de agroquímicos

El CIB cuenta con un área de 15.000 metros cuadrados.

La inauguración del Centro se realizó en el marco de la semana de la biotecnología.