Equipos avanzan en productividad, rapidez, calidad y costo

Por: Carlos Cordero Pérez 11 septiembre
Las impresoras 3D están ganando espacio en la industria de salud, manufactura y en productos de consumo, según las firmas HP y Deloitte.
Las impresoras 3D están ganando espacio en la industria de salud, manufactura y en productos de consumo, según las firmas HP y Deloitte.

A finales de agosto anterior las firmas HP Inc. y Deloitte Consulting LLP anunciaron una alianza con el fin de impulsar la adopción de la impresión tridimensional (3D) en diferentes industrias, en la fabricación en gran escala y a nivel global.

La alianza se da en un momento en que esta tecnología pasa del diseño y creación de prototipos, en que se ha concentrado hasta ahora, a la producción en gran escala.

La promesa es reducir los costos, incrementar la velocidad y la flexibilidad de la producción, reducir las fronteras de la distribución y crear mercados completamente nuevos de manera global.

El cumplimiento de esa promesa depende de que las tecnologías de impresión 3D sean de más calidad, económicas, rápidas y productivas. Además, depende de que se incorporen más materiales.

Todavía la impresión 3D estaría lejos de llegar a los hogares.

"La distancia entre las impresoras 3D destinadas al mercado masivo y las destinadas a los profesionales se mantiente marcada, tanto en precio como en capacidad de los dispositivos", dijo Gilles Maury, Líder de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones Deloitte.

Algunas marcas como BMW, Jabil, Johnson & Johnson, Nike, Superfeet y otras están utilizando la impresión 3D para producir partes y productos a la medida y de alto rendimiento.

Sectores de salud, automóviles, aeronáutica en Asia Pacífico, Estados Unidos y Europa encabezan la adopción de esta tecnología para diseño y para la creación de prototipos, piezas y prótesis.

La oferta de sistemas 3D incluye equipos de impresión, software y materiales provistos por HP, SAP, Siemens, Autodesk, Materialise, Arkema, BASF, Evonik, Henkel, Lehman & Voss, y Sinopec Yanshan Petrochemical Co., entre otras.

El rol de firmas como Deloitte es el de brindar servicios para la definición de estrategias y planes de acción a las compañías.

Pragmáticos

Tras el entusiasmo inicial, actualmente las diferentes industrias están identificando aplicaciones más pragmáticas y adoptando la tecnología en forma paulatina, buscando obtener mayor provecho.

También sectores de educación e investigación están identificando nuevas aplicaciones.

Y el sector de productos de consumo visualiza cómo la tecnología 3D apoya la innovación.

Parte de la conversión de la industria proviene de que el costo de producir una pieza o una protésis es un fuerte imán, pues se gasta apenas una décima parte.

La impresión 3D tiene todavía mucho camino por delante y los próximos avances dependen de la inversión de los fabricantes, empujados por ganar cuotas de mercado.

HP, por ejemplo, destaca que su solución de impresión Multi Jet Fusion 3D que produce piezas 10 veces más rápido, con más productividad (cantidad de piezas por día) y en mitad del costo que otros sistemas existentes en el mercado.

Se espera que estos avances ayuden a que, por caso, para que en los próximos años al menos la mitad de los consumidores y de la industria manufacturera y de salud utilicen la impresión 3D.

El otro esfuerzo es el de juntar esfuerzos entre los proveedores de equipos, programas informáticos, materiales y servicios de asesoría gerencial para un mercado que IDC estima alcanzará $35.400 millones en el 2020.

"Ninguna empresa –ni siquiera una con la experiencia, escala o activos sin precedentes de HP– puede transformar la industria manufacturera global sola", afirmó Rodolfo Pilipiak. Director General HP Inc. Centroamérica y Caribe.