Especialista afirma que si los consumidores pueden elegir es porque hay competencia y que eso no hay que estudiarlo más, como lo plantea la Sutel

Por: Carlos Cordero Pérez 13 septiembre, 2016
"La regulación de precios al que afecta es a los usuarios", aseguró Pablo Bello, director ejecutivo de Asiet.

La regulación de los precios de los servicios móviles limita al mercado, afecta al usuario y tiene cinco años de atraso sostuvo Pablo Bello, director ejecutivo de la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (Asiet).

El ejecutivo estuvo presente en la Segunda Reunión de la Conferencia de Ciencia, Innovación y TIC, que se realiza estos 12 y 13 de setiembre en el Hotel Aurora Holiday Inn, organizada por la la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

La Asiet realizó, a través de su Centro de Estudios de Telecomunicaciones de América Latina (CET), un análisis sobre la regulación tarifaria en el país (ver documento aquí).

En Costa Rica rige un modelo de precios tope establecido por la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), la cual sostiene que para hacer la declaratoria de mercados en competencia –con lo que se podría desregular las tarifas— hay que hacer un estudio.

La Superintendencia prometió los resultados de este estudio para finales del 2016. Pero los operadores Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Claro y Movistar han sostenido que el mercado ya está en competencia y que urge esa declaratoria.

- El informe señala que la regulación de precios está afectando, algo que la industria reclama.

"Efectivamente. Nosotros, desde el CET, encargamos un estudio a Pablo Márquez —encargado no hace mucho de la comisión de regulación de las telecomunicaciones de Colombia— para hacer un análisis de las condiciones de mercado de Costa Rica en el ámbito móvil, así como de la conveniencia o inconveniencia de la fijación de precios.

"Lo primero que hay que decir es que en todos los países desarrollados y en todos los países de la Asiet existe libertad tarifaria en los servicios móviles.

"En América, en todo el continente americano, solamente Costa Rica y El Salvador mantienen de fijación de precios. Es una excepcionalidad, excepcionalísima, la de fijar precios en el contexto mundial de cómo funciona el mercado móvil.

"La apertura, la liberalización y la entrada de nuevos actores en el mercado de Costa Rica ha sido extraordinariamente exitosa. Si uno analiza todos los indicadores en términos de cobertura, de precios, de calidad de servicios y de tecnologías ofrecidas en los últimos seis años ha habido un salto muy importante en Costa Rica.

"Todos los indicadores así lo señalan. Hoy la penetración móvil llega al 160%, que es una de las cifras más altas de América Latina. Eso, sin duda, son buenas noticias.

"Al mismo tiempo hay indicadores que no están tan bien. Particularmente el de la velocidad de Internet, que ha sido tema de debate en el país".

- En banda ancha.

"Efectivamente, en banda ancha. Nos estamos moviendo hacia un mundo móvil. El acceso móvil es y será el más importante en América Latina.

"En ese contexto es fundamental que existan condiciones para que haya una competencia activa para que las empresas inviertan y se pueda desarrollar mejor el mercado.

"La fijación de precios es una rigidez regulatoria que no beneficia a los consumidores y que tiende a desincentivar las inversiones".

-¿Nos pone el precio más alto o más bajo?

"No es un problema solo de nivel de precio. Es un problema de diversidad de precios. Lo que uno ve en todos los países de la región, de Europa y en Estados Unidos es que hay varias alternativas de precios distintas.

"En un contexto de competencia las empresas ofrecen —y los consumidores eligen de acuerdo a las posibilidades de consumo, de presupuesto, de necesidades de conectividad— paquetes de datos, de mayor o menor cantidad, con muchas combinaciones que son los que permiten dinamizar el mercado, que son las que permiten que más familias puedan acceder, incluso los segmentos de ingresos más bajos, a las posibilidades de banda ancha en el móvil.

"Eso hace que el mercado sea más dinámico y que haya más inversión, que haya más oferta de ancho de banda. Los consumidores terminan ganando. La fijación de precios no protege a los consumidores. La fijación de precios perjudica a los consumidores.

"Todas las experiencias lo muestran. De hecho, yo fui regulador de telecomunicaciones en Chile y me tocó llevar la desregulación de precios de la telefonía fija. En telefonía móvil por ley desde el inicio estuvo desregulado.

"Las consecuencias de esa desregulación es que hubo más opciones para los consumidores, más alternativas para elegir, más competencia y mejores servicios.

"Esta rigidez, esta obsolecencia regulatoria, es un incumplimiento —a nuestro entender— de los acuerdos que Costa Rica tiene a nivel internacional y del propio proceso de apertura que establecía como razón de ser el introducir la competencia.

"La competencia ya está en el mercado costarricense y se debió haber derivado naturalmente y casi que automáticamente ya hace algún tiempo en la declaración de libertad de precios".

- En Costa Rica se ha hablado de que no deberíamos ya tener el modelo de precio tope o que debíamos haber pasado a la declaratoria de competencia en los mercados.

"La alternativa es declarar lo que existe. Y lo que existe es competencia. Lo que existe son tres empresas que tienen infraestructura en prácticamente todo el país, que están invirtiendo, que están acá para quedarse en el mercado de Costa Rica. Incluso, ahora mismo hay otra licitación de espectro.

"Son empresas que están en el mercado, que tienen presencia en América Latina y que, como en toda la región, compiten por precio y por calidad de servicio. El establecer modelos rigidos de precos tope, aunque sean más altos, tampoco es la solución.

"Eso lo que hace es 'rigidizar' las posibilidades de ofrecer modelos distintos de servicios y de servicios empaquetados, de ofrecer soluciones que sean más atractivas para los consumidores.

"Por ejemplo, se puede bajar de manera sustancial los precios para facilitar el acceso a las familias de menores ingresos en la medida que existan flexibilidades.

"Como fue el prepago en el caso móvil. El prepago es un mecanismo que tiene un precio implícito más caro, si se quiere, pues el precio por minuto del prepago es más caro que el precio por minuto del postpago. Pero, al no tener un cargo fijo, lo que hace es facilitar el acceso.

"Ese tipo de soluciones, que son soluciones comerciales, que son soluciones inteligentes, que han funcionado en toda América Latina, que son las que han permitido el despliegue de los servicios en general, se ven muy limitadas si existe rigides tarifaria como la que existe hoy o alguna otra que se pueda plantear en sustitución".

- Los críticos de la apertura plantean que esa flexibilidad nos llevaría a que aumenten los precios.

"Eso no tiene ningún sentido porque a las empresas les interesa ofrecer y vender más. No les interesa vender menos.

"Por lo tanto, los precios promedio que están en en el mercado, no se van a modificar. La tendencia es que sigan yendo hacia la baja. Eso no va a cambiar.

"La evidencia clara en todos los países de América Latina es que, en los últimos años, hay un proceso de reducción de precios reales muy acelerado. La Cepal lo ha reconocido en los últimos informes que ha preparado, tanto en banda ancha como en telefonía.

"Esa es la tendencia. Eso va a seguir ocurriendo así. No hay ninguna razón para temer que vaya a haber incrementos de precios.

"Lo que va a haber, como consecuencia de una libertad tarifaria, son más alternativas, más opciones, más modelos de comercialización distintos, que en definitiva benefician a los consumidores.

"Porque no todos los consumidores son iguales. Hay hogares con más o menos personas, con edades distintas, con necesidades distintas, con intereses distintos, con patrones o parámetros de consumo distintos y hay restricciones presupuestarias distintas.

"Para llegar a los segmentos de mernores ingresos lo que se requiere es mayor flexibilidad. Eso no pasa por un tope ni por un modelo rigido de comercialización, sino que se requiere mucha flexibilidad".

- ¿Cómo se ubica Costa Rica en el ranking de precios a nivel regional?

"Hay varios estudios de indicadores de precios. Costa Rica está a nivel medio. No está ni en los más altos ni en los más altos.

"El problema es que la existencia de una rigidez tarifaria, y la existencia de un riesgo regulatorio, afecta la inversión porque como inversionista no sabés que es lo que va a decidir la autoridad el día de mañana o pasado mañana.

"Esa amenaza regulatoria, donde se puede establecer el precio que se le ocurra a la autoridad, hace que se dé un desincentivo a la inversión. Y el desincentivo a la inversión introduce riesgo. Y ese desincentivo a la inversión y ese riesgo hacen que las redes no ofrezcan la velocidad que podrían.

"Es un lastre para el desarrollo de las telecomunicaciones en Costa Rica. Si se procede en consecuencia de lo que se aprobó en el 2008 con la apertura y se decreta la libertad, que es lo que corresponde porque existe una competencia en el mercado, eso va a traer como consecuencia que habrá más inversión, que el mercado funcionará de mejor manera, que los inversionistas podrán mirar al largo plazo, que habrá mejores precios y mejores servicios.

"Así ha ocurrido en todas partes. No es un cuento porque se me ocurre... No. Es la evidencia demostrada en toda América Latina durante los últimos 15 años. Es la evidencia de lo que ocurre en todos los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD, por sus siglas en inglés).

"Sería imposible que Costa Rica entrara a la OECD si no estableciera la libertad tarifacia".

- ¿Cuál ha sido el procedimiento para la declaración de mercados en competencia en otros países? Aquí la Sutel insiste en que debe hacer un estudio de todos los mercados, para ver si están en competencia, y va desde el móvil hasta el de telefonía IP.

No. En la mayoría de los países de América Latina el mercado móvil nació en competencia.

- ¿Y a nivel de precios también?

"Exactamente. En el caso de Chile nunca hubo fijación de precios de las comunicaciones móviles a nivel minorista. ¡Jamás! Porque empezó en competencia.

"Es ceierto que cuando uno tiene un monopolio, y abre las condiciones, hay un cambio. Pero, lo que corresponde hacer allí —y esto debió ocurrir en Costa Rica hace cinco años— es constatar que esa competencia existe, que los consumidores pueden elegir alternativas. Y están eligiendo alternativas.

"Eso lo desmuestran todos los indicadores. Es cosa de ver las participaciones de mercado. Es cosa de ver cómo se ha ido moviendo el mercado en los últimos cinco años.

"Que los consumidores puedan elegir es una demostración de que hay competencia. Y si hay competencia, no hay que estudiarlo más. Lo que hay que hacer es decretar la libertad.

"Costa Rica tiene un atraso regulatorio muy significativo".