Por: Manuel Avendaño Arce.   3 julio
Imagen ilustrativa tarjetas de crédito. Fotografía: Shutterstock.

Las tarjetas de crédito en colones no podrán sobrepasar una tasa de interés del 37,69% mientras que en dólares el tope máximo será de 30,36%. Los porcentajes corresponden a la primera fijación de tasas de usura que publicó el Banco Central de Costa Rica (BCCR) a las 12:28 a.m. de este viernes.

La entidad estableció estas cifras como tipos de interés tope que regirán para los créditos (préstamos en general y tarjetas) durante el próximo año.

En el caso de los microcréditos −préstamos cuyo monto es menor a los ¢675.000− las tasas máximas se fijaron en 53,18% en colones y 42,99% en dólares.

Para los micropréstamos y créditos en otras monedas como, por ejemplo, euros, la tasa se definió en 7,44%.

Ver más!

La publicación de las tasas que servirán como base para definir la usura en el mercado nacional se establece en el artículo 36 de la Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor (7.472) por una reforma que entró en vigor el pasado 11 de junio mediante la recién aprobada Ley 9.859.

Esta normativa le confiere al Central la responsabilidad de definir las tasas máximas que deben ser publicadas en la primera semana de enero y julio de cada año.

La Ley establece una metodología para que el BCCR calcule las tasas tope para créditos y microcréditos.

En el caso de los préstamos bancarios en colones (incluidas las tarjetas de crédito) se calcula con la suma del promedio simple, del promedio ponderado de los últimos 12 meses de la tasa de interés activa, más 12,8 puntos porcentuales. El resultado se multiplica por 1,5.

Esta fórmula fue la que permitió fijar la tasa del 37,69% para créditos y tarjetas en colones.

Mientras que para los microcréditos se define con base en la sumatoria del promedio simple, del promedio ponderado de los últimos 12 meses de la tasa de interés activa, más 13,18 puntos porcentuales. El resultado se multiplica por 2,085.

La operación arrojó la tasa máxima de 53,18% para microcréditos en colones.

Decisiones de BAC Credomatic

BAC Credomatic anunció este jueves que despedirá 373 empleados, cerrará 11 puntos de servicio y eliminará 187.526 tarjetas crédito que pertenecen a 79.789 clientes. Todas estas medidas por el impacto de la ley para regular la usura en el mercado doméstico.

“Enfrentamos y nos adaptamos a los cambios buscando preservar la confianza que hemos construido y asegurando la sostenibilidad saludable de la organización en el nuevo contexto”, explicó Federico Odio, gerente general de la entidad.

Los nuevos topes a los intereses de las tarjetas afectarán beneficios como programas de lealtad, promociones, puntos y facilidades que se ofrecen de acuerdo con el producto y el perfil.

El 9 de marzo, EF publicó un especial en el que analizó los datos del Cuarto estudio trimestral del tarjetas de crédito, publicado por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) en octubre del 2019 (el último disponible en esa fecha). Cabe destacar que para julio del 2020 ya se publicaron los estudios de enero y abril de este año.

Ese análisis arrojó que de los 469 tipos de tarjetas de crédito diferentes que circulan en el mercado costarricense con tasas en colones, el 58,2% estarían en condición de usura si se tomaba como base el tope que de discutía en la Asamblea Legislativa en ese entonces que era del 39% anual.

82 de los 93 plásticos que reportaba Credomatic tenían tasas superiores al 39%, según el análisis de los datos.

Ver más!

BAC evalúa nuevos productos de crédito y micropréstamos para ofrecer a los clientes a quienes les cerrará las tarjetas por considerlas operaciones poco rentables.

Ver más!

Los resultados del banco se vieron afectados por el impacto de la pandemia del coronavirus que golpea a la economía costarricense y al sector financiero.

La utilidad operativa (excluye la devaluación cambiaria) decreció un 8% en mayo con respecto al año anterior. Laura Moreno, vicepresidenta de Relaciones Corporativas de BAC Credomatic, indicó a EF que esta caída se atribuye a la adversa coyuntura económica.