Por: Joanna Nelson Ulloa.   3 abril, 2018
María Mercedes Ramírez Chin y su madre Beatriz Cristina Chin Villalobos emprendieron en noviembre del año pasado. Su negocio se denomina Tita's Taste Bakery. (Foto: Tita's Taste Bakery para EF).

A la educadora Beatriz Chin Villalobos siempre le ha gustado la repostería. Cuando estaba en el colegio solía preparar las recetas que veía en los programas de televisión o las que le daban sus amigas.

En las fiestas familiares y en las actividades, era ella quien se encargaba de realizar queques de variados sabores y los bocadillos.

Luego tomó varios cursos que le permitieron perfeccionar sus técnicas de preparación.

Ocasionalmente ella les vendía queques y otros postres a conocidos que le hacían encargos para sus reuniones y eventos.

A pesar de que siempre quiso tener su propia pastelería, el sueño se fue aplazando, especialmente por su trabajo como profesora de estudios sociales y porque el resto de su tiempo lo dedicaba a su familia.

Los años pasaron y su idea de tener la pastelería, como un negocio más formal, parecía lejos de concretarse.

Tortas chilenas, alfajores, panes son algunos de los productos que se venden en la pastelería. (Foto: Tita's Taste Bakery para EF).

Las cosas cambiaron cuando en setiembre del año pasado su hija, la ingeniera informática María Mercedes Ramírez, se levantó a las 3 a.m. pensando qué podía hacer su familia para tener mejores ingresos.

Ella creció escuchando a su mamá, hoy de 67 años, decir que le encantaría vender su repostería y que los ticos conocieran sus creaciones.

Había llegado la hora de crear un negocio más sólido a las ventas que de vez en cuando realizaba.

Desde adolescente a Beatriz Chin le ha gustado preparar repostería. (Foto: Tita's Taste Bakery).

En esa madrugada, María Mercedes investigó cómo operaba una pastelería, qué se ocupaba y cómo era el ámbito de mercadeo.

A las 7 a.m. le presentó el proyecto a su mamá, quien lo avaló, y dos meses después nació oficialmente Tita’s Taste Bakery.

Se trata de una tienda en línea, por ahora, en la que las personas pueden hacer encargos por las redes sociales o por teléfono. Actualmente, tienen presencia en Facebook, Instagram, Twitter y Pinterest.

El emprendimiento, en el que participa toda la familia, aspira a convertirse en un espacio físico y, en su mente, sus fundadoras tienen grandes ambiciones.

“Queremos llegar a ser un Carlo’s Bakery (del chef estadounidense Buddy Valastro). Ellos tienen una tienda de todos sus productos en Nueva York y es tan famosa que la gente hace fila para comprarse aunque sea un cupcake. Entonces, nosotros queremos llegar a eso”, anheló María Mercedes.

“Que se conozca Costa Rica porque está Tita’s Taste. Que sea un punto turístico. Que sepan que aquí estamos y que los productos que van a probar van a causar esta experiencia inolvidable”, aspiró la emprendedora de 38 años.

Otra línea de productos son los bocadillos salados. (Foto: Tita's Taste Bakery para EF).

Dentro de los productos que efectúan hay queques (de vainilla, combinado, de chocolate o temáticos con fondant), alfajores, tartaletas, tortas chilenas, tortas frías, pan de cebolla, pan de jamón y queso, de queso y natilla y más.

Hay una línea saludable, hecha de un sustituto de azúcar, que ofrece cupcakes de banano y de zanahoria, muffin de arándanos, cheesecakes, tartaletas y queques para diabéticos, entre otros.

La empresa lleva sus postres a actividades en las que soliciten sus servicios, como bautizos, fiestas y también han participado en eventos de golf.

Las emprendedoras quieren que sus postres ayuden a las personas a escapar de sus problemas, aunque sea un rato, al darse un gusto con sus diversas alternativas.