Por: Carlos Cordero Pérez.   27 mayo
(Foto reproducción EF)

Daniela Peña tuvo que cerrar su tienda Dieciséis, ubicada en Escazú, a finales del mes de marzo debido a la emergencia provocada por el COVID-19.

Tenía cinco años de operar.

Pero Daniela no se dio por vencida. Decidió transformarse a una tienda virtual.

El comercio electrónico se convirtió en la alternativa con la cual las pequeñas empresas y emprendimientos enfrentan la situación causada por la pandemia, por lo que durantes estos meses surgieron nuevas tiendas en línea y plataformas para quienes no han dado el salto.

Muchos negocios, de la noche a la mañana, tuvieron que cerrar sus tiendas y paralizar operaciones, e ingeniárselas para generar cadenas de recepción y entrega de pedidos.

“Buscamos una forma de potenciar el mismo esfuerzo de los microempresarios”, indicó Aníbal Ruiz, profesor de la carrera de ingeniería en electrónica del TEC, uno de los impulsores de otra plataforma denominada Miferia.org.

En el caso de la tienda en línea de Dieciséis, el sitio web empezó a operar a mediados del mes de abril, ofreciendo todos los productos con un 25% de descuento.

Dieciséis es una tienda boutique que ofrece productos altamente diferenciados debido a sus diseños, colores, texturas y calidad.

En su catálogo de productos se encuentran accesorios, bolsos, joyería, ropa, mantas, sombreros y zapatos, entre otros.

Cuenta con más de 250 productos diferentes importados de India, Tailandia, Indonesia, Colombia y Bali.

La emprendedora destaca que por sus colores, texturas y materiales son más duraderos, más llamativos y de calidad.

Al mismo tiempo le ofrece a los clientes una mayor exclusividad en cada una de las piezas.

Los clientes también pueden visualizar en la tienda en línea de Dieciséis los productos por categorías (tipo de producto, color y talla).

Una vez seleccionados los productos en el carrito de compra, realiza el pago por medio de tarjeta de crédito, Sinpe móvil o transferencia bancaria.

La entrega se realiza por medio de Correos de Costa Rica, Glovo y entregas sin costo en Santa Ana, Escazú, Sabana, Rohrmoser y Pavas.

También se puede revisar el catálogo de productos y comprar por medio de Instagram y Facebook.

(Foto reproducción EF)

Una de las plataformas que se dieron a conocer en estos días es la de Miferia.org, dirigido a agricultores, artesanos, servicio de mensajería o transporte, restaurantes y pulperías de las diferentes zonas del país.

Miferia.org fue creado por por estudiantes y profesores de las carreras de ingeniería en computadores, electrónica y diseño industrial del Instituto Tecnológico de Costa Ricia (TEC).

El proyecto involucró a Jean Paul López, Karina Martínez, Karla Rivera, Jasson Rodríguez, Gerald Valverde y Melany Rodríguez, con el apoyo del profesor Antonio González, Pablo Alvarado y Aníbal Ruiz.

Los microempresarios deben completan un formulario en línea y automáticamente quedan registrados en la plataforma.

El consumidor detalla la provincia, cantón y distrito donde vive, para que la plataforma le muestre las microempresas y servicios que operan en su zona.

Una vez que el cliente seleccione un producto o servicio de su interés, encontrará los datos del propietario, dirección, número telefónico, horario, lista de precios, formas de pago y día de entrega a domicilio.

La herramienta aumenta la visibilidad de los productos y servicios, lo que les permitirá reactivar sus negocios.

Uno de los negocios que ya se registró en Miferia.org es Empacadora Agroindustrial AR, que ofrece desde frutas, verduras y legumbres hidropónicas.

“El objetivo es que nos ayudemos todos, cumpliendo con los protocolos del Ministerio de Salud, ya que estamos pasando momentos muy difíciles a raíz del COVID-19”, dijo Brayan Alvarado, propietario de Empacadora Agroindustrial AR.

Los resultados no serán de la noche a la mañana.

“Estoy segura que esta plataforma me ayudará a mejorar mis ventas”, dijo Estela Salas, comerciante de jabones. “Soy paciente y sé que poco a poco vamos a salir adelante".

(Foto reproducción EF)

Desde mediados de mayo pasado también opera la plataforma tecnológica Tesoro Tico.

Se trata de un marketplace o centro comercial virtual que ofrece variedad de productos sostenibles: pajillas comestibles, papel de algas, cepillos de dientes de bambú y jabones artesanales de cerveza e incluso joyería de plata de 100 años.

Tesoro Tico está abierto a la exhibición y venta de diversos artículos y servicios nacionales o extranjeros con un enfoque ecológico y amigable con el ambiente.

A la fecha, cuentan con 34 socios proveedores con más de 120 productos, divididos en categorías como cuidado personal, mascotas, comestible, hogar, bebés, belleza, joyería, accesorios y artículos de oficina, entre otros.

“Es una plataforma que une y apoya a las pymes que no cuentan con las estrategias, herramientas o espacios necesarios para visibilizar sus productos o servicios”, explicó Sebastian Pieper, CEO de Tesoro Tico.

Además de atender las necesidades de los negocios para comercializar en línea sus productos y servicios, tiene el objetivo de convertirse en un centro de información que impulse el consumo de productos costarricenses.

Para esto buscan autores invitados que deseen escribir en su blog sobre temas de sostenibilidad (reciclaje, reutilización, restauración, compostaje, entre otros).

(Foto reproducción EF)

Otra opción es Chicha y Limonada, que también es un marketplace que brinda la posibilidad de vender sus productos por Internet.

Fue creada por los amigos y empresarios Freddy Hernández, André Paredes y Dashiel Carr, vieron a raíz de la situación que está atravesando el país.

La plataforma es un canal de venta online que apoya a empresas o emprendimientos, de una forma fácil, sin costos de entrada y 100% digital.

“La idea del nombre surge con la famosa frase ni chicha ni limonada que significa que, no es ni una cosa ni la otra, para desarrollar un concepto de mercadito, en donde podemos encontrar de todo, de proveedores nacionales”, indicó Carr.

Las empresas o emprendimientos que están interesados en ser aliados de Chicha y Limonada completan el formulario de registro, envían fotografías y el detalle de los productos que desean vender en la plataforma.

Una vez completado el registro en 24 horas los productos están en línea. Las marcas que están en la plataforma no tienen ningún costo fijo asociado.

La plataforma destinará $1 de cada venta generada a la fundación Aldeas Infantiles SOS, aparte que se reinvierte parte de la utilidad en pauta y estrategias de generación de tráfico.

Próximamente, se habilitará una sección con recursos gratuitos para emprendedores, con temas desde finanzas para pymes, mercadeo digital, toma de fotografías, entre otros.

“El mercado costarricense ya venía madurando su comportamiento de compra online, pero descubrimos que para la mayoría de las pymes el mayor reto ha sido la integración de su negocio con el ecosistema digital”, indicó Hernández.

Chicha y Limonada cuenta con más de 25 emprendimientos activos en la plataforma, que pertenecen a diferentes categorías.

“Hemos logrado tener una tienda virtual efectiva que nos permite exponer nuestros productos en otros canales de venta en este caso de manera digital” afirmó Maluc Solano, fundador de Aqua Melón y una de las marcas que se puede encontrar en esta plataforma.

Pollen Keepers es una empresa familiar dedicada a la producción y comercialización de mieles de abejas especializadas, todo con un enfoque más gastronómico. También ofrece sus productos en Chicha y Limonada.

“A raíz de la pandemia, nos dimos cuenta de que para crecer necesitábamos ideas innovadoras”, explicó María José Mena, fundadora de Pollen Keepers. “La plataforma por si sola es una experiencia enriquecedora para los usuarios y ese es nuestro principal motivador. Es fácil, práctico y la entrega es satisfactoria al consumidor”.