Por: Carlos Cordero Pérez.   8 abril
En enero del 2017 el viceministro de Telecomunicaciones, Edwin Estrada (izquierda), y Adrián Umaña, ingeniero en Telecomunicaciones, mostraron los dispositivos y mostraron el tipo de imagen que recibirá la población que utilice el servicio de televisión digital abierta y gratuita. (Foto: Mayela López / Archivo GN).

A cuatro meses del apagón de la televisión analógica y del encendido del sistema digital, con el cual se pasará a la televisión bajo el estándar japonés brasileño ISDB-Tb, hay tareas que siguen acumuladas entre los pendientes.

“La fecha prevista para el apagón analógico es el 14 de agosto de 2019 y se trabaja fuertemente con el sector y las instituciones respectivas para que se cumpla exitosamente”, respondieron Francisco Troyo, Angélica Chinchilla y Cynthia Morales, directores de espectro, mercados y concesiones del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), respectivamente.

A los gremios del sector de telecomunicaciones y de televisión les preocupa especialmente el avance en las acciones técnicas y jurídicas implementadas por diferentes entidades involucradas, incluidos el Micitt y la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel).

También está involucrado el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), para la entrega de convertidores a sectores de menores recursos, y varias entidades a cargo de los permisos de reubicación de las torres de radiodifusión de la zona de deslizamientos en el volcán Irazú.

En 2009 se presentaron los distintos estándares para televisión digital. Entonces, se estimaba que el país duraría de 5 a 10 años en el cambio. (Foto: Archivo GN).

Lo que más preocupa, sin embargo, es la difusión del cambio a la televisión digital y que se garantice el acceso de la población para que tengan acceso libre y gratuito al nuevo servicio.

“Es fundamental que todos los costarricenses estén enterados y listos para el paso a la televisión digital”, enfatizó Vanessa Castro, presidenta de la Cámara de Infocomunicación y Tecnología (Infocom).

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) a junio del 2018 en el país había 1,5 millones de hogares, de los cuales 97% tenía televisión y el 70% algún servicio de suscripción.

Los clientes de televisión por cable, satelital o por Internet no deben realizar ningún cambio.

El 30% restante es el que recibe señal abierta y gratuita. Este debe contar con un convertidor y antena o un televisor con el estándar ISDB-Tb para recibir la señal digital.

Una década
Principales hechos relacionados con el proceso hacia la televisión digital:
Noviembre de 2009: Se estableció Comisión Mixta que recomendaría al Poder Ejecutivo el estándar digital.
Enero de 2010: Se amplía plazo de la Comisión Mixta. En abril se adoptó el estándar ISDB-Tb.
Abril de 2013: Se publica reglamento técnico de receptores y de antenas de televisión.
Abril de 2014: Se otorga primer permiso a Canal 13 para pruebas de televisión digital.
Octubre de 2014: Se asignan canales virtuales durante la transmisión a la televisión digital terrestre.
Diciembre 2015: Micitt ha otorgado 11 permisos para pruebas de televisión digital.
Diciembre 2017: Se define nueva fecha del encendido digital para el 14 de agosto de 2019.
Setiembre 2018: Micitt ha otorgado 15 permisos para pruebas de televisión digital.
Fuente: Archivo EF
Avance

El cambio a la televisión digital se compara con el paso a los televisores a colores y a los servicios de suscripción.

Las autoridades y la industria destacan que con la televisión digital se obtendrá una mejora en la calidad de la imagen y del sonido, servicios interactivos, la optimización del espectro y la disponibilidad de frecuencias para telecomunicaciones móviles avanzadas.

En Costa Rica, el proceso ha sido lento o al menos “no lo rápido que se quisiera” debido a la complejidad y los múltiples requerimientos de las partes involucradas, en especial la característica parsimonia para resolver las diferentes situaciones que se presentan.

La primera etapa del proceso duró cuatro años, desde el establecimiento de la comisión mixta –integrada por representantes gubernamentales, de la industria y de la academia– que recomendó al Poder Ejecutivo el estándar por utilizar.

En esa época se definió también la primera fecha del apagón: 15 de diciembre del 2017.

Posteriormente, desde 2014, vino la etapa de otorgamiento de permisos para que los concesionarios realizaran pruebas.

También las autoridades empezaron a realizar la readecuación de los títulos habilitantes.

Cuando se acercó el plazo del apagón analógico la información a la población era muy escasa, situación agravada por un recorte de ¢600 millones al presupuesto: el Micitt alegó que el principal impacto del ajuste fue a la campaña de divulgación.

El Ministerio también argumentó que realizar el apagón en diciembre del 2017 no era lo mejor ya que habría ocurrido en medio del proceso electoral y se corría el riesgo de que la población que usaba la señal abierta y gratuita se quedara sin servicio, viéndose marginada de la información electoral.

Así fue como la fecha del apagón de la televisión analógica fue redefinida para agosto del 2019.

Convertidor que se necesita para televisión digital. (Foto: Mayela López / Archivo GN).

A la fecha, no obstante, hay varias tareas técnicas pendientes.

Las solicitudes de enlaces de microondas, que son de concesión directa, están en análisis en Sutel y luego deberán ir a Micitt para su aprobación.

Solo cinco de 24 concesionarios cuentan con el acuerdo ejecutivo que certifica la adecuación de sus títulos habilitantes. Incluso dos están en la primera etapa del proceso, la de audiencia por escrito.

La adecuación es un paso crítico, pues después se pasa a la distribución final de los canales físicos y lógicos que usarán los concesionarios.

En el volcán Irazú todavía quedan tres de 10 concesionarios en el área del deslizamiento (llamada Zona 2). En febrero pasado la la Comisión Nacional de Emergencias había reportado que faltaban por trasladar nueve antenas: cuatro de ellas de televisión.

Los problemas fueron detectados a fines del 2014.

Donde se avanzó más fue en el otorgamiento de los permisos experimentales, pues actualmente hay 22 autorizados y únicamente está en trámite una solicitud a la que le faltaría información que debe aportar el concesionario, según el Micitt.

Ejemplo de una antena que se necesita para la televisión digital, de acuerdo con el Micitt. (Foto: Mayela López / Archivo).
Acceso

Las preocupaciones sobre la información a la población y el campo técnico y jurídico se mantienen.

La Cámara Nacional de Radio y Televisión (Canartel) insistió en la necesidad del alineamiento de una visión que apoye el proceso digital para el avance tecnológico y de la política pública, pero “sin menoscabo ni sacrificio de los concesionarios”.

“Es muy importante el ordenamiento de las frecuencias de enlace, entre otros, y una comunicación profusa hacia el ciudadano para que comprenda bien el cambio, se adapte y tome las medidas para no quedarse a oscuras, sin televisión libre y gratuita en su hogar”, insistió Saray Amador, presidenta de Canartel.

En los próximos meses, las instituciones deberán intensificar la divulgación y la distribución de los convertidores entre la población que lo requiere.

Micitt indicó que coordina con el IMAS la divulgación del trámite que debe realizar cada familia para ser beneficiaria del convertidor.

El Ministerio dice haber realizado desde el 2015 una campaña de divulgación que incluye giras, anuncios en radio y televisión, insertos en periódicos regionales y atención a medios de comunicación.

Asimismo activaron una página electrónica en el sitio web del Micitt, un correo electrónico y una línea telefónica para consultas de la población.

Podría no ser suficiente. El Micitt asegura que se están comercializando televisores y convertidores con estándar ISDB-Tb, estos últimos sin el 15% de impuesto al selectivo del consumo.

Las cadena de tiendas de electrónica Gollo no respondió cuál es la disponibilidad y el movimiento en la venta de estos dispositivos, particularmente de los convertidores.

Grupo Monge indicó que sí comercializa pantallas con sintonizador digital ISDB-Tb y que actualmente tienen agotados los convertidores.

“Recibiremos convertidores próximamente y a tiempo para el apagón analógico”, aseguró Carlos Fernández, gerente de comunicación de Monge.

Grupo Monge indicó que las pantallas que ofrece al público cumplen con la norma técnica para televisión digital. (Foto: Mayela López / Archivo GN).