MOPT todavía no define fecha en la que se instalaría sistema de cobro

Por: Krisia Chacón Jiménez 2 octubre
 Go Pass ya instaló algunos dispositivos que admiten el pago electrónico en la flotilla de Autotransportes Desamparados; sin embargo, no ha comenzado su funcionamiento oficial.
Go Pass ya instaló algunos dispositivos que admiten el pago electrónico en la flotilla de Autotransportes Desamparados; sin embargo, no ha comenzado su funcionamiento oficial.

Pagar con tarjeta un pasaje de autobús o tren todavía es un sueño que se inició hace aproximadamente cinco años en Costa Rica.

Un tema que aparece y desaparece con cada jerarca que lo tiene a su cargo; sin embargo, según la viceministra de Transportes, Liza Castillo, esta opción de pago está más cerca de lograrse.

Las trabas se han originado, entre otros muchos factores, porque se deben atender los temas de control de la calidad del servicio, la planificación y modernización del transporte.

 El pago electrónico en buses aún debe recorrer un largo camino
El pago electrónico en buses aún debe recorrer un largo camino

Sin embargo, la tecnología no ha querido esperar los procesos que llevan las autoridades competentes y ya se han diseñado opciones para agilizar el uso del transporte público.

Lectores de tarjetas, diseño de stickers y sistemas que se han puesto en marcha han sido parte de un lanzamiento de cobro electrónico disperso y sin mayor impacto en el país (todavía).

El paso más reciente que ha dado este proyecto fue el 2 de febrero anterior con la firma del Convenio de Cooperación para el Desarrollo del Proyecto 'Sistema de Pago Electrónico en el Transporte Público Remunerado de Personas entre el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) y el Consejo de Transporte Público (CTP), El Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) y el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

Con este documento se estableció el marco de gobernanza y las condiciones en las cuales se construirá la infraestructura de pago que permita modernizar la recaudación tarifaria en el transporte público masivo.

El método de pago se basará en un sistema único (multimodal) que funcionará con el uso de tarjetas de débito, crédito y prepagadas de diferentes entidades financieras.

Ruta llena de obstáculos

La iniciativa de instaurar en el país el sistema de pago electrónico en buses nació hace cinco años, y en ese proceso el MOPT manifestó en el 2015 que serán los mismos usuarios quienes tendrán que subsidiar, por medio de la tarifa, la implementación del eventual sistema de cobro electrónico. El costo quedaría integrado como un rubro más en el precio final, como ya sucede con los gastos en combustible o flotilla que realizan las empresas.

Precisamente, por la falta de métricas para el cobro de este sistema, y por la incertidumbre, fue que La Periférica y Paga Fácil anunciaron en noviembre del año pasado que retiraron su sistema de pago electrónico, luego de cuatro años de estar en operación.

Las firmas explicaron que la falta de decisión por parte del Gobierno en implementar el modelo, los intereses contrapuestos de los bancos y algunos empresarios que se oponen a utilizar el sistema, fueron algunos de los factores que motivaron la decisión.

Hasta el momento, el sistema de pago parece estar avanzando en el servicio ferroviario que, según Castillo, se prevé empiece a funcionar en el primer semestre del 2018.

Mientras que en los autobuses se está en luz amarilla, pues los equipos técnicos están elaborando el diseño del sistema final.

En julio pasado se efectuó la planeación para instaurar los comités interinstitucionales que se encuentran a cargo de la dirección, así como la integración de los equipos técnicos que estarán al frente del diseño y construcción del proyecto.

Ante la pregunta de EF a la viceministra acerca de por qué han ocurrido los atrasos en cuanto a la puesta en marcha de la licitación para elegir al proveedor del sistema de cobro electrónico, la respuesta fue que el Sistema de Pago Electrónico en el Transporte Público (SPETP) es un proyecto que requiere una organización formal, un levantado de requerimientos completo y un diseño moderno y robusto, por lo que, antes de pensar en especificar un proceso licitatorio para su construcción o adquisición, contratar sin un adecuado diseño conlleva el riesgo de que se termine comprando lo que al proveedor le interesa vender.

“Cuando asumí el Viceministerio de Transporte, no encontré un expediente del proyecto sobre el SPETP, no encontré una organización formal trabajando el proyecto, ni dentro del Ministerio ni fuera de él; no tuve acceso a un levantado formal de requerimientos de los usuarios involucrados en el transporte, ni mucho menos un diseño formal de este, que nos hubiera permitido identificar los diferentes componentes del sistema, los tiempos y esfuerzos requeridos para su puesta en marcha”, manifestó Castillo.

Un método de pago eficiente

El aspecto que sí estuvo definido desde un principio fue la implementación de un sistema único de pago en todas las rutas nacionales, según el cual el usuario puede cancelar su pasaje sin que su tarjeta contacte el dispositivo.

Para llegar a este punto, también se han tenido retrocesos, pues el exviceministro de Transportes Sebastián Urbina, en una entrevista con EF, afirmó que la licitación para elegir al proveedor del sistema estaría lista para el primer semestre del 2016, situación que no ocurrió.

Ahora, Castillo, sin definir una fecha, explicó que la elección se hará por escogencia competitiva de acuerdo con la mejor oferta del mercado, mediante un concurso entre los proveedores que estén en capacidad de ofrecer las soluciones requeridas por el sistema del pago electrónico que pretende instaurar el Gobierno.

Autotransportes Desamparados analiza implementar su propio sistema de pago electrónico de la mano del emprendimiento Go Pass, que desarrolló un sistema que admite tarjetas de débido y crédito, así como un sticker que funciona con prepago.

Por parte de las entidades financieras, el reto que tienen es dotar a sus clientes con tarjetas que funcionen con los pagos por proximidad, requisito para el pago electrónico en autobuses y trenes.

En Costa Rica ya circulan 3.334.034 tarjetas con chip y contactless (el 42% del total de tarjetas de pago), según datos del BCCR, al 31 de julio pasado.

Requisitos del pago digital en transporte público

Abierto: Su arquitectura debe estar basada en el uso de estándares internacionales abiertos o, al menos, en tecnologías que no estén reservadas para un proveedor.

Universal: Ser únicamente para el servicio del transporte público de personas, de manera que el usuario pueda pagar su pasaje con el uso de un mismo instrumento de pago en las distintas rutas nacionales.

Seguro: Estar respaldado por una infraestructura operativa y tecnológica fiable.

Transparente: Proveer a los entes reguladores información oportuna, relevante, completa y confiable sobre la operación del servicio y para su regulación.

Fuente Banco Central de Costa Rica.