En el 2016, unos cinco millones de europeos dijeron estar considerando el país como destino turístico

Por: Andrea Rodríguez V. 21 mayo

En el 2016, Costa Rica reportó la llegada de casi tres millones de visitantes internacionales, una cifra nunca antes alcanzada y que, con excepción de los años de la crisis económica mundial, no ha frenado su ascenso.

El número invitó a la celebración por parte del sector, pero también encendió los cuestionamientos de cuánto más podría crecer Costa Rica en la atracción de visitantes foráneos.

Hoy, las autoridades disponen de una respuesta contundente: Nuestro país tiene, como destino turístico, un amplio margen de crecimiento en los mercados que atiende.

El Instituto Costarricense de Turismo (ICT) cuenta, por primera vez, con información de once mercados que deja entrever que la cantidad de visitantes no tendría por qué frenar, al menos, en el corto plazo.

Más allá de Estados Unidos y Canadá, que han sido escenarios históricamente monitoreados, se cuenta con datos del Reino Unido, Alemania, Francia, España, México, Brasil, Argentina, Colombia y Perú.

De acuerdo con el estudio, en esas naciones la cantidad de viajeros que dicen estar considerando a Costa Rica como destino turístico sobrepasó los cinco millones en el 2016; solo un 5% ya ha materializado ese deseo.

“Es ese margen entre quienes nos visitaron y los que dicen tener mucho interés en venir donde nosotros vemos la oportunidad de seguir creciendo”, sostuvo Luis Madrigal, coordinador de planeamiento de mercadeo del Instituto.

Las mismas autoridades aseguran que el país tiene y tendrá capacidad para hacerle frente a esa demanda, aunque temas de competitividad salgan al paso de los buenos aires.

Mientras, los esfuerzos en acelerar el dinamismo del sector continúan y la atracción de líneas aéreas parece ser la cara más visible de esa apuesta.

infografia
Bien mapeados

De acuerdo con el informe del ICT, las naciones del estudio fueron seleccionadas según variables como la conectividad actual y el buen comportamiento en las llegadas internacionales.

Con 500 entrevistas por cada mercado, para un nivel de confianza del 95% y un margen de error no mayor al 5%, la institución logró perfilar lo que ellos denominan los “mejores prospectos” o “turistas potenciales”.

Se trata de viajeros que ya han expresado su interés de visitar Costa Rica por motivo de ocio y placer, aunque no tengan certeza de las fechas en que viajarían.

“El país tiene recursos limitados para hacer promoción internacional, saber de estos perfiles nos permite direccionar mejor nuestras acciones y obtener mejores resultados”, afirmó Mauricio Ventura, ministro de Turismo.

En términos generales, independientemente de la región, se habla de viajeros profesionales con altos ingresos y niveles de educación, y donde la mayoría pertenece a la generación Y (18- 34 años) y X (35-50 años).

Por otra parte, se trata de prospectos que consideran el clima de Costa Rica, sus atractivos y la experiencia turística que se ofrece, como los factores que más influyen en la elección del país dentro de la lista de destinos por visitar.

Un tope, ¿existe?

En el 2016, el Reino Unido se convirtió en el mayor emisor de turistas europeos hacia Costa Rica.

Los visitantes procedentes de ese destino pasaron de 47.499 en 2015 a un total de 71.392 en el 2016; un aumento del 50% y el incremento más alto reportado por los mercados seleccionados por el ICT para su estudio, en ese periodo.

La institución asegura que para este último año, fueron 1.388.991 prospectos los que dijeron haber estado interesados en visitar nuestro país, de los cuales solo se logró captar un 5%.

Si bien queda clara la oportunidad de crecimiento que tiene Costa Rica, con solo ese mercado, qué pasaría si el número de interesados en todos los otros destinos estudiados sigue creciendo y por ende, el número de buenos prospectos que finiquitan su viaje también sigue ese comportamiento, ¿tenemos capacidad para atender esa demanda?

Pablo Heriberto Abarca, expresidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), considera que el tope en la atracción y recepción de viajeros no está cerca. A modo de ejemplo, afirma que a la fecha la ocupación anual de los hoteles ronda el 60%, por lo que todavía hay margen de maniobra.

“Y en el caso de los visitantes europeos estos también vienen al país fuera de la temporada alta, lo que permite equilibrar los niveles de visitación”, agregó Abarca.

Por su parte, Ventura es enfático en que lanzar un año como límite o un número de viajeros como tope sería un error.

“La infraestructura del país mejora, sus aeropuertos y sus hoteles también, como hemos visto en los últimos años. Tenemos mucho camino por recorrer”, declaró el jerarca.

infografia
El reto de sumar y sumar

Sin embargo, mantener ese optimismo dependerá de cuánto avance el país en temas de competitividad, sean estos carreteras o aeropuertos.

En el último año, el sector de transporte e infraestructura mostró el mayor rezago a nivel de metas en los programas anuales del Plan Nacional de Desarrollo (PND).

Solo 10 de las 32 metas trazadas para el 2016 lograron cumplirse y otras cuatro solo alcanzaron niveles de ejecución parciales.

A esto se añade un viejo conocido, el estigma de ser un país costoso en comparación con nuestros competidores.

Según el índice Big Mac, de enero del 2017 calculado por The Economist, y que valora el precio promedio de esta hamburguesa en Estados Unidos en relación con los precios en diversos países, Costa Rica sobresale como la decimocuarta economía con los Big Mac más caros de entre 48 países analizados. En este caso, la hamburguesa ejemplifica el costo de una pequeña canasta básica.

“La gente paga por lo que recibe. Lo que el país ofrece tiene una relación con su valor. La gente sale satisfecha con su experiencia aunque sea un poco más cara que otras”, sostuvo Ventura.

Por el momento, Costa Rica deberá entonces medir bien sus estrategias y procurar que el país siga en la mira de los viajeros.

Para ello, las acciones de publicidad y mercadeo continúan en la línea del desarrollo de campañas en el extranjero y ferias de negocios.

Además, la apuesta más visible llega de la mano de la atracción de líneas aéreas.

En cuatro años (del 2013 al 2016) ocho compañías aéreas iniciaron vuelos hacia el país, se abrieron 15 nuevas rutas (entre temporales y permanentes) y finalmente, ocho aerolíneas aumentaron frecuencias hacia nuestro territorio. Sin duda, podemos volar más alto.