PRESIDENTE DEL BANCO CENTRAL DE COSTA RICA

Olivier Castro: ‘El mercado cambiario de Costa Rica tiene imperfecciones’

En entrevista con EF, el jerarca afirma que se mantiene enfoque en la meta de inflación


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR), Olivier Castro Pérez, considera que el Mercado de Monedas Extranjeras (Monex) es imperfecto y afirmó que, a pesar de que mantiene su mirada puesta en la meta inflacionaria, también está ocupado en que el tipo de cambio del dólar refleje realmente la oferta y la demanda de divisas del mercado.

Luego de la subida abrupta que presentó el precio de la divisas en mayo anterior, el Central tomó una serie de medidas para normalizar la situación y mejorar la transmisión de la Tasa de Política Monetaria (TPM) al resto de las tasas del mercado.

Con esto en mente, reabrió la plataforma de Central Directo y empezó a ofrecer rendimientos más altos. Esto con el fin de equiparar la relación entre el premio por invertir en dólares y el premio en colones.

EF conversó con Castro la mañana del 15 de junio y a continuación se presenta un extracto de la entrevista:

¿Existe una intención de que el tipo de cambio esté lo más fijo posible?

En realidad, el Banco no ha cambiado la norma respecto a lo que se ha hecho en el sistema cambiario desde antes de que yo llegara. El banco trata de eliminar las fluctuaciones en el tipo de cambio –determinadas como violentas– pero no trata de interferir la tendencia.

“Si usted ve el tipo de cambio, desde el año pasado hasta ahora, ha ido creciendo lentamente, más o menos lleva una variación del 5%, de manera que no nos puede decir que el tipo de cambio es un tipo de cambio fijo.

“La variabilidad, en vez de bajar, ha tendido a aumentar.

“El nivel del tipo de cambio, de acuerdo con los análisis que hacemos, es de equilibrio y eso lo hemos informado.

“Uno puede afirmar con bastante certeza que ese nivel está de acuerdo con los fundamentales de la economía.

“Ahora, cuando el tipo de cambio tiende a salirse de una cosa que nosotros consideramos que es normal, intervenimos”.

LEA: Tipo de cambio del dólar seguirá bajo presión en el 2017

¿La inflación sigue siendo el objetivo o ahora es tener un tipo de cambio estable?

Usted no puede decir que no nos fijamos en las metas de inflación. La meta de inflación del banco es 3% (más o menos un punto). Y ¿en cuánto está la inflación? En 1,7%.

“El banco no descuida por un momento el comportamiento de la tasa de inflación, ese es nuestro objetivo número uno, pero también el Banco es responsable de lo que pase en el país con las reservas, el tipo de cambio y todas estas cosas.

“Hemos observado un fenómeno, que tenemos que corregir, que es que los agentes económicos se han pasado de colones a dólares. Esa es una tendencia porque la relación de la tasa de interés interna y externa se desajustó. Entonces, actuamos corrigiendo vía la Tasa de Política Monetaria y las tasas del captación, para volver a lograr que el colón tenga cierto premio respecto al dólar”.

¿Las medidas que han tomado recientemente respecto al mercado cambiario procuran quitarle distorsiones al Monex?

Estamos tratando de quitarle distorsiones al mercado. El Monex simplemente es un instrumento y la subasta que pensamos poner en práctica es otro instrumento, tratando de que el precio sea un precio más de mercado que de una parte del mercado, que es el Monex.

LEA: Banco Central le resta fuerza a Monex tras turbulencia del tipo de cambio y reabre Central Directo

Entonces ¿está admitiendo que Monex era una plataforma imperfecta o el mercado cambiario es imperfecto?

De alguna manera lo es, es lo mejor que tenemos. Lo que sucede es que en un mercado tan pequeño como el nuestro en materia cambiaria, con jugadores muy grandes, tenemos todas las imperfecciones. Y la teoría dice que cuando eso ocurre, debe haber alguien que regule la operación de ese mercado. El Banco trata de regular, pero permitiéndole al tipo de cambio la mayor libertad posible.

“El precio del dólar es un precio muy importante en la economía y debe ser establecido de la mejor manera posible de tal forma que, idealmente, sea realmente un tipo de cambio de mercado. Lograr eso en el mercado costarricense es difícil, eso le va a llevarlo a este país bastante más tiempo creo, pero esa es la línea del Banco Central”.

¿No es contraproducente el mensaje de “tranquilidad” que envía el Banco Central a los deudores en dólares estabilizar el tipo de cambio luego de una subida abrupta?

El Banco Central no tiene objetivo de tipo de cambio, lo que pasa es que esta locura que pasó con el tipo de cambio, en tres o cuatro días, no es normal. Es un comportamiento anormal provocado por algunas cosas de las que tenemos sospecha y de otras que no conocemos con todo detalle. Y una anormalidad de mercado hay que corregirla, pero que el riesgo cambiario está latente.

“Uno quisiera (y cuando viene la misión del Fondo es una de las discusiones que tenemos) que el tipo de cambio tuviera más volatilidad (variabilidad). Pero el mercado cambiario costarricense tiene un problema: cuando el tipo de cambio tiene un trepón, entonces la gente cambia su comportamiento y el tipo de cambio no debe ser un instrumento para que la gente cambie de comportamiento, sino un instrumento que mida la demanda y la oferta.

“Han salido divisas del Banco Central y han ido a parar a los bancos comerciales porque alguna gente considera que es más seguro estar en dólares que estar en colones. Es un tema de percepción y de rentabilidad. ¿Cuánto quiero sacrificar yo de rentabilidad por seguridad?

“Por eso es fundamental hacer el ajuste de tasas de interés, para que quien se refugió en dólares, sienta que está asumiendo un costo rentable. En ese proceso de ajuste estamos”.

Cuando suben la TPM y anuncian la apertura de Central Directo, lo que están impulsando es que las tasas en colones suban, pero, por otro lado, está el Ministerio de Hacienda intentando reducir la presión a las tasas. ¿Significa que el Central no podrá colaborar más con Hacienda?

Hace dos años, nosotros desde el Banco Central propiciamos una reducción en las tasas de interés porque las condiciones lo permitían. En la economía norteamericana, la Reserva Federal (Fed) mantenía una posición monetaria bastante laxa y los términos de intercambio eran muy favorables en Costa Rica y, en esas condiciones, no se justificaba tener las tasas de interés altas.

“Entonces, presionamos y tratamos de que la tasa de interés bajara; bajó y me parece que fue un éxito el esfuerzo que hizo el Banco en ese momento, en conjunto con Hacienda, porque en ese momento coordinamos muy bien.

“Pero, como el mundo no es fijo, las condiciones empezaron a cambiar; la Fed tomó una decisión de ‘vamos a normalizar la política monetaria’ y empezó a subir las tasas de interés.

LEA: La Fed aumenta en 0,25 puntos porcentuales las tasas de interés en EE. UU.

“El país no es ajeno a eso. Nosotros empezamos a ver que las condiciones de liquidez que habíamos mantenido durante esos dos años eran muy altas y empezamos a subir la Tasa de Política Monetaria. Sabemos que uno de los problemas que tiene la Tasa es que se transmite muy lentamente al resto de la economía.

“Entonces, una de nuestras preocupaciones con la parte cambiaria (porque uno no puede desligar el fenómeno) es darle un premio normal al colón sobre el dólar en las tasas de interés, para que el ciudadano ponga en la balanza el riesgo cambiario y la rentabilidad, y tome la decisión de dónde se queda.

“Hoy, la balanza estaba un poco hacia los dólares, pero lo que pasó con el tipo de cambio exacerbó las expectativas de la gente también y, entonces, se hace necesario corregir la tasa de interés.

“Central Directo, que estaba en la caja de los recuerdos del Banco Central, es un mecanismo que nosotros consideramos que es muy útil para acelerar el proceso de transmisión, porque el Banco no tiene que esperar que el Banco Nacional, la mutual y el otro y el otro reaccionen. Si no, que el Banco Central puede ofrecer tasas de interés más altas al día siguiente. En realidad, en cualquier momento estamos ajustando las tasas.

“La última tasa que vi indicaba que por lo menos ya no tenemos un premio negativo.

“Ahora, andamos buscando un premio, ¿cuál es ese premio? Es un asunto de feeling , de calibrar muy finamente el mercado. Históricamente, ha habido medio punto de premio (en colones por encima de dólares), pero pudiera ser que en las circunstancias actuales el premio tenga que ser un poco mayor, aun cuando después el banco deba hacer un ajuste”.

¿Cuánto se acelera la transmisión de la TPM a la economía con Central Directo?

Del 6 de abril al 13 de junio, la Tasa Básica Pasiva había aumentado entre 35 y 45 puntos base y ya en la última semana fueron 15 puntos base. Los bancos tenían resistencia para hacer el ajuste.

“Hay que ver las tasas, pues tenemos un problema de información para ver realmente lo que los bancos ofrecen porque hay mucha diversidad de producto financiero, pero nosotros vimos que ya el mismo día que se rehabilitó Central Directo había bancos haciendo ajustes entre 50 y 60 puntos base, es decir, prácticamente de inmediato.

“Central Directo los obliga a actuar más rápido de lo que hubieran hecho por sí solos. De un día para otro, se hizo más que lo que se había logrado en las últimas seis o siete semanas”.

Respecto a la inflación, desde finales del año pasado se dijo que tendería a ser más alta este 2017 y hemos visto una aceleración en estos meses. ¿Ese comportamiento está acorde a lo que esperaban?

Totalmente. Nosotros decíamos que sería una inflación entre 2% y 4% y estamos en 1,7% en mayo.

“Pero no es cierto que estamos despreocupados de la inflación. Nosotros observamos lo que pasa y si tenemos que tomar medidas adicionales para ajustar la inflación, lo vamos a hacer.

“La inflación se está comportando adecuadamente, ha habido un pequeño ajuste que más o menos era previsible, y está muy cerca del rango meta inferior.

“Las expectativas de inflación a 12 meses se mantienen cerca del rango meta superior, un 3,7%. De hecho, estuvieron en 3,9% (en marzo). El mercado se está acomodando y no me extrañaría que alguien piense que la inflación será de 4% o 4,1% al final del año. Hay que esperar”.

De lo que se ha observado en los primeros cinco meses y lo que prevén para lo que resta del año, ¿a ustedes no les preocupa el comportamiento que pueda tener la inflación?

Creemos que la inflación está controlada. Si por a o por be se diera algún fenómeno, lo tendríamos que evaluar: si es un fenómeno externo, tendríamos muy poco que hacer, pero si es interno, sí tenemos instrumentos.

“Si ustedes observan el comportamiento a las variables macroeconómicas, ese comportamiento está muy similar de lo que habíamos previsto en el Programa Monetario, excepto la colonización y dolarización de los pasivos, pero la suma de ambos sigue estando más o menos de acuerdo con eso y ahí nosotros no vemos que haya presiones inflacionarias por ese lado”.

Sostenbilidad y financiamiento