Startups impulsan nuevos estilos de liderazgo

Empresas apuestan por los trabajos en equipo y en crear una cultura flexible

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El talento que existe en muchas de las startups costarricenses no es obra de la casualidad.

Al frente de las ideas innovadoras y de los colaboradores que le dan forma a los empredimientos, se encuentran nuevos líderes que están dispuestos a transformar la forma convencional en la que se trabaja.

Esto es los que ha ocurrido en Los Paleteros, Go Pato y Speratum, pequeñas empresas que han traído aires frescos dentro del mercado nacional.

¿Cuál es la clave del éxito de estos emprendedores? Además de presentar productos y servicios innovadores, estos empresarios han sabido cómo liderar a su equipo y a sus proyectos.

Las cualidades que identifican a estas organizaciones son la creación de espacios que fomentan el crecimiento de los colaboradores, el trabajo por metas y una estructura flexible.

Helados con visión

Enrique Artiñano, Daniel Phillips y Édgar Berrocal fundaron Los Paleteros, la pequeña empresa que le dio vida a la famosa Churchilleta.

Estos emprendedores comenzaron con una máquina de helados instalada en la sala de la casa de Daniel.

Todos los días, durante cuatro meses, se reunían en las noches para probar diferentes fórmulas, hasta que llegaron a concretar las que hoy son tan populares.

LEA: El secreto detrás del éxito de Los Paleteros

Actualmente, Los Paleteros son una franquicia, tienen sus propias tiendas y son reconocidos en el país por sus helados artesanales que seducen los paladares.

Empero, detrás de esas paletas, hay una organización que trabaja para que la marca siga creciendo.

Según Artiñano, en la empresa tienen un estilo de liderazgo democrático de puertas abiertas, donde todos los colaboradores tienen derecho a dar su opinión y a ser escuchados.

El estilo de trabajo en Los Paleteros radica en que los gerentes tienen metas y delegan en sus grupos de trabajo las actividades que necesitan para que la meta se cumpla en tiempo y forma.

“Trabajamos en equipo, tenemos reuniones semanales para compartir resultados, resolución de problemas y compartir nuevos objetivos”, señaló Artiñano.

Los fundadores tienen un norte fijo: liderar con pasión y contagiar de esa chispa a los 20 trabajadores que de momento se encuentran en la empresa.

“Patos” con ganas de volar

Go Pato es otro ejemplo de lo que se puede lograr con un liderazgo horizontal y que incentive la participación de todo el equipo.

Esta es una startup que supo aprovechar los medios digitales para atender la demanda que existe en las entregas a domicilio.

José Navarro, fundador de Go Pato, tuvo la visión de formar “el Uber de las entregas”, pero sin un solo vehículo dentro de su lista de activos.

¿Cómo lo hizo? Con el sistema de economía colaborativa.

Los “patos”, quienes no tienen horarios establecidos y ganan según la cantidad de entregas que realizan, se rigen bajo un modelo que está enfocado en la atención al cliente.

LEA: El nuevo concepto de empleo se viste de traje informal

Cuanta más alta sea su calificación, mayores serán sus posibilidades de posicionarse mejor dentro de la compañía.

La esencia de Go Pato radica en un espacio flexible y “no tan cuadrado como en las empresas tradicionales”, afirmó Navarro.

La forma de trabajar dentro de la startup incluye equipos con diferentes coordinadores.

Para monitorear el avance, semanalmente, los líderes se reúnen para valorar el estado de esos objetivos.

“Es un ambiente con mucho dinamismo y fuerza. Como toda startup, nuestra misión es poder hacer crecer el negocio exponencialmente, y para esto necesitamos una energía y una velocidad distinta de la de una empresa tradicional”, añadió Navarro.

Por esa misma necesidad de eficacia es que se requiere que los trabajadores den la “milla extra”, pero esto no sería posible sin la motivación del personal.

Go Pato cuenta con 14 personas que trabajan de forma regular y con 200 colaboradores que realizan las entregas según su conveniencia de horarios y metas económicas.

Para dar esperanzas de vida

El liderazgo no solo conlleva dar órdenes, sino saber trabajar de la mejor forma para sacar adelante los proyectos al tiempo que se fomenta el bienestar del equipo.

Así lo entienden en Speratum, una startup que tiene gran potencial por delante.

Speratum –que en latín significa esperanza– trabaja para darle vida a las personas que padecen cáncer de páncreas.

Christian Marín y Marianne Hütt se enfocan en crear un tratamiento contra este tipo de cáncer, el cual consiste en sintetizar la molécula, encapsularla, inyectarla y reponerla en el cuerpo.

Ellos aspiran a que sus investigaciones abran la puerta para lograr la comercialización.

Empero, un proyecto ambicioso requiere de buenas cabezas que estén al frente orientando el camino de la investigación.

Marín señaló que en Speratum se esfuerzan por hacer la mejor ciencia posible, lo cual implica que todos hacen cualquier función cuando sea necesario, es decir, desde asistir a reuniones de alto nivel, realizar presentaciones y hasta limpiar el piso.

“Delegamos las funciones basándonos en las competencias y los talentos de cada miembro del equipo y así nos complementamos de mejor manera”, añadió.

LEA: ‘Startups’ con potencial de inversión representarán a Costa Rica en competencia global

La jerarquía en Speratum acaba cuando los científicos entran al laboratorio. Esto les permite innovar y abrirle paso a la creatividad.

Marín ve su trabajo como el de una banda sonora, en la que un maestro de orquesta no tiene que saber tocar todos los instrumentos, pero sí debe contar con una visión global y completa de cómo debe escucharse la música.

Además, debe elegir y entrenar a los músicos que lo acompañarán y saber darles todo el crédito cuando lo merezcan.

Y, más que nada, debe poder escuchar la sinfonía entera en su mente en todo momento para poder anticipar lo que viene.

Aunque son empresas nuevas, desde ya están innovando tanto con sus productos como con la forma de liderar a sus equipos.

Sostenbilidad y financiamiento