PREGÚNTELE A RICHARD BRANSON

Richard Branson: Comienza con poco pero piensa en grande

Tengo dos ideas de negocio. Unas pruebas mostraron que ambas parecen interesar a clientes potenciales. ¿Qué harías? ¿Descartarías una, trabajarías con las dos al mismo tiempo, o le darías prioridad a la vía del dinero instantáneo y te enfocarías más tarde en las personas? Maiko Saluorg

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Maiko, dices que te gustaría ayudar a las personas, y ese es un gran motivo para dar vida a una empresa. Soy un firme creyente en el poder de las empresas para cambiar el mundo.

Es maravilloso que tengas dos ideas y que una ya haya arrancado y esté operando. No puedo decirte en cuál empresa concentrarte. Si los productos de la primera idea de negocio ya están en venta y las cosas están marchando bien, ¿podrías delegar esta empresa a alguien más mientras trabajas en tu segunda idea, o planeas hacerlo en el futuro?

El mejor consejo que puedo darte es que comiences con poco pero pienses en grande. Te aconsejo preparar planes de negocio para ambas empresas. Este ejercicio, además de la investigación al respecto, te prepararán para muchas eventualidades, incluido protegerte del dolor de cabeza de lanzar un negocio que termine no siendo rentable.

LEA: La mejor manera de decidirse sobre una idea de negocios.

Es muy importante considerar las peores situaciones posibles que podrían presentarse y pensar en formas de solucionarlas. Cuando eché a andar Virgin Atlantic, me aseguré de protegerme contra desventajas haciendo un trato con Boeing: regresaríamos el avión que alquilábamos si la aerolínea no tenía éxito en un año.

Tus negocios encontrarán obstáculos para crecer que no puedes anticipar. No estaba preparado cuando unos pájaros volaron dentro del motor de nuestro avión: eso fue un inconveniente imprevisto. Aun así, contar con un plan de acción desde el principio le dará estructura y enfoque a tu toma de decisiones.

Escribir los principios en los que te fundamentas puede ayudarte a definir tu empresa, así que hazlo. Reflexiona en lo que quieres que distinga a tu marca.

Cuando termines, considera mostrar tus planes a un mentor (quizá necesitas encontrar uno primero). La perspectiva de esa persona sería particularmente útil si tiene experiencia en uno o ambos sectores en los que estás incursionando, pero no tiene que ser así necesariamente; solo se necesita experiencia, amabilidad y el deseo de ayudar. Tu mentor puede ayudarte a entrar en contacto con inversionistas externos para tu segunda empresa, que puede ser un poco intimidante si se trata de algo que no hayas hecho antes.

Luego haz a un lado tu plan y haz que tu equipo trabaje. No puedes predecir qué sucederá, así que en lugar de tratar de aferrarte a tu plan, es mejor buscar continuamente nuevas oportunidades de crecimiento.

LEA: Cuatro consejos para enfrentar el fracaso y avanzar hacia el éxito.

Cuando mis amigos y yo operábamos la revista Student , por ejemplo, comenzamos un negocio de ordenar discos por correo, lo que algún día se convirtió en Virgin Records. Nunca había sido nuestra intención incursionar en el negocio de los discos, y no teníamos idea de que esa empresa se convertiría en ese enorme éxito.

Hicimos todo lo que pudimos, en cada una de las oportunidades que tuvimos, de hacer crecer la empresa. Invertimos todas nuestras ganancias en expandirnos. Pasaba los días pensando cómo podríamos escalar usando el dinero que habíamos ganado abriendo cada vez más tiendas.

Teníamos una ventaja al expandirnos a esta nueva área y luego a otras, en el sentido de que sabíamos qué defendíamos y qué traía el éxito a nuestras empresas. Pusimos a nuestros clientes en el centro de nuestra marca. Eso nos facilitó el escoger buenas inversiones, prepararnos para el futuro y crear empresas de las que pudiéramos sentirnos orgullosos. Conforme nuestra marca creció, nos aseguramos de que cada negocio con el nombre Virgin pusiera en práctica este valor.

Al tiempo que tu negocio crezca, pon atención a tu instinto de ayudar a las personas: este parece ser uno de los principios fundamentales de tu empresa. Incorpora a tu trabajo esas ideas para ayudar a las personas.

Tienes razón al decir que es más fácil ayudar a las personas si ya eres millonario. Sin embargo, es posible ayudar a la gente y el planeta al mismo tiempo que buscas oportunidades de negocio.

Al haber comenzado con la revista Student , me di cuenta de que los estudiantes necesitaban a alguien a quien recurrir para pedir consejo, así que usé una parte de nuestras ganancias para crear un servicio de asesoría a estudiantes.

Los ayudamos en todo tipo de cosas, desde la renta de pisos hasta cómo prevenir un suicidio. Se sentía que valía mucho la pena y yo estaba realmente orgulloso de lo que el servicio logró. El centro operó durante varios años, y de muchas maneras fue precursor de nuestra fundación, Virgin Unite.

De hecho, deberías tener en mente tu deseo de ayudar cuando elabores tus planes de negocio, ya que eso puede ser tu mayor activo. Muchos empresarios le dan prioridad a ganar mucho dinero, pero es mejor preguntarte: “¿Cómo puedo mejorar la vida de las personas?”. Esa es la definición de empresario: alguien que hace que la vida de los demás sea mucho mejor. Si entiendes eso, el dinero vendrá por añadidura.

© 2017 New York Times News Service

Quién es Branson

Richard Branson es fundador de Virgin Group y compañías como Virgin Atlantic, Virgin America, Virgin Mobile y Virgin Active. Tiene un blog en www.virgin.com/richard-branson/blog. Se le puede seguir en Twitter en twitter.com/richardbranson. Para conocer más de Virgin Group, visite: www.virgin.com.

Sostenbilidad y financiamiento