Hay que tener claro quiénes somos como profesionales y cuáles son nuestras reales competencias

Por: Vineet Chopra y Sanjay Saint 11 enero
Un tema que resulta complicado para la mayoría de los candidatos es cuando le preguntan la manera como impone sus ideas.
Un tema que resulta complicado para la mayoría de los candidatos es cuando le preguntan la manera como impone sus ideas.

Sin duda alguna, la entrevista es una de las etapas más importantes en un proceso de selección y reclutamiento de personal.

Es el momento cúspide para que el candidato se dé a conocer y exprese sus habilidades, cualidades, competencias, deseos y metas.

Sin embargo, existen preguntas que ponen al entrevistado en serios aprietos.

Para Adriana Clavijo y Cristina Herrera, consultoras de Metaconsulting, preguntas como cuál fue el motivo de retiro de la empresa anterior, sobre todo cuando la desvinculación no fue decisión del candidato, pueden ponerlo en jaque.

Lo mejor es responder honestamente y explicar con claridad la situación difícil que tuvo que pasar.

Silvia Constanza Vargas, asesora de Adalid y especialista en Gerencia de Recursos Humanos, expresó que cuando se le pregunta al aspirante por sus defectos o puntos débiles, este no suele encontrar las características que describa esas deficiencias.

"Además porque este piensa en cómo responder algo que no sea rechazado socialmente y termine descalificándolo. La recomendación es contestar puntos que se quieran mejorar o cambiar", externó la asesora.

Otras preguntas incómodas y difíciles para los entrevistados son aquellas que tocan temas de aspiración salarial, desarrollo y competencias, o sobre su futuro jefe.

También, cuando le piden que exprese por qué la compañía debe contratarlo a él y no a otra persona. "Ahí es el momento donde se espera que de una forma clara, precisa y contundente se exponga los principales logros y cómo estos pueden enriquecer a la organización", agregó Vargas.

Asimismo, un tema que resulta complicado para la mayoría de los candidatos es cuando le preguntan la manera cómo impone sus ideas o su voluntad, y también cuándo se le pide que relate una situación en la que por más que lo intentó no logró su objetivo.

Al entrevistador le interesará saber: ¿cómo la manejó?, ¿qué aprendió?, ¿qué no volvería a hacer?