EMPRESAS MEDIANAS Y GRANDES

Los procesos de coaching empresarial deben tener su final previsto

Cada caso debe llegar a conclusiones y evaluación, aunque después surjan nuevos temas, inquietudes o más necesidades, por ejemplo, con colaboradores nuevos.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

¿Ha visto casos en los que un proveedor de capacitación en coachingse instala en una empresa en forma permanente?

Sepa que ese no es el espíritu de esta línea de la capacitación. Es más, es necesario que cada asesoría termine y experimente una evaluación.

LEA: Coaching gana espacio en diversos nichos de negocio en Costa Rica

Iván Esquivel, regional country manager CA & Caribe de la escuela internacional de coaching TISOC, explica que el objetivo de un proceso de coaching es que al final ya no haya más coaching.

"Es decir que el coach pueda partir de la organización porque está consciente que en esa empresa se aplican de manera adecuada las herramientas y que le darán el seguimiento adecuado que fortalezca la calidad en las relaciones humanas. Eso sí, pueden existir nuevos temas en los que la empresa requiera un acompañamiento específico de su coach", explica.

Empero, sí se trata de un proceso que puede demorarse, sobre todo si en lugar de tomarse en forma preventiva, se solicita cuando la empresa presenta problemas. Pero, si bien muchas veces no es posible dar una fecha de cierre, los avances y resultados deben ir marcando el ritmo.

"El coaching viene a cambiar paradigmas y he visto cada vez más cómo organizaciones que lo implementan le están dando vuelta a la pirámide, en donde los líderes pasan a ser personas de servicio que apoyan y acompañan a sus colaboradores a alcanzar los objetivos de la organización, quedando tiempo de ese líder para dedicar a la estrategia, que es la que conduce al crecimiento", asegura Esquivel.

LEA: ¿Qué debe hacer el gerente cuando surgen problemas de cultura organizacional?

Estos son los pasos básicos de un proceso de coaching que propone Tisoc en empresas medianas y grandes:

- Fase 1: Análisis y diagnóstico: Conocer las necesidades individuales permite conocer también las necesidades colectivas, para adecuar el proceso a esa organización.

- Fase 2: Sesiones de coaching ejecutivo individual: Se parte de la cúpula de la organización, por ser quienes más influencia tienen y más cambios pueden generar; mediante un proceso de acompañamiento de seis sesiones de coaching (dos horas cada una, cada 15 días aproximadamente).

- Fase 3: Sesiones de coaching de equipos: De acuerdo con las necesidades detectadas, conociendo la situación actual y la realidad de la empresa, se establecen temas para trabajar con los diferentes departamentos o equipos involucrados.

- Fase 4: Taller directivo coach: Se entrega a cada líder herramientas del nuevo liderazgo, para que lidere con herramientas de coaching, mejorando así la efectividad en la comunicación y en los resultados. 

- Fase 5: Guía de aplicación práctica (GAP): Se crean nuevos hábitos en comportamientos y actitudes con la aplicación de un manual para el cierre de brechas o "gaps". Las prácticas se llevan al campo de trabajo, lo que permite tener experiencias de éxito para que el ejecutivo interiorice los resultados.

- Fase 6: Evaluación de cuádruple filtro: Permite valorar el proceso y las medidas de seguimiento. Esta fase se desarrolla en paralelo a las demás y en forma constante en todo el proceso.

A partir de este punto, las empresas aplican el coaching interno y pueden solicitar sesiones de coaching de supervisión, para mantener sus logros y procesos actualizados, pero ya el proceso debe haber arrojado resultados y experimentado un cierre formal.

LEA: Guía práctica para aplicar el autocoaching empezando el 2016

Si un proveedor no pueda diseñarle un proceso de trabajo con etapas claras y una finalización prevista, pídale más información. 

Sostenbilidad y financiamiento